domingo, 17 de mayo de 2009

Utopia y virtualidad. A proposito de los veinte años de Internet. (Gustavo Pita Cespedes)

Con el nacimiento del capitalismo renacen las Utopías, porque el individuo humano se empieza a sentir con el derecho de intervenir en la transformación de un mundo que también él, no sólo Dios, puede cambiar; un mundo social y natural dotado de un horizonte de posibilidades y sorpresas que dejan un margen para la libertad creativa del ser humano, la cual hace sus primeros intentos de recreación de lo existente en el ámbito práctico-espiritual de los ideales, los sueños y las utopías.
El "renacimiento del capitalismo" llega antecedido en nuestros días por el nacimiento de internet y de un espacio cibernético en el que se ensaya por primera vez no ya en forma utópica, sino virtual, un nuevo tipo de relación humana que no es ya meramente posible, sino imprescindible para el "nuevo capitalismo". Con el decursar de la historia, la capacidad de realización de los seres humanos se ha incrementado notablemente, y lo que era hace siglos una posibilidad abstracta, apenas esbozada o sugerida por la tendencia de los acontecimientos y tan sólo asequible a la genial previsión del escritor de Utopías del Renacimiento, es ya hoy una clara indicación y hasta una exigencia que puede leerse en esa realización primera de la historia ideal y posible que es la historia virtual. La relación de la realidad con el ser humano se transforma con los siglos, lo que la realidad antes sugería, ahora lo reclama, de modo que resulta cada vez más difícil para cada uno de nosotros salir absueltos del juicio de la historia. La exigencia de nuestros tiempos es que leamos en la realidad lo que el hombre renacentista leía en los libros, porque también hoy estamos en condiciones de sembrar y cosechar en la historia real, lo que en otras épocas servía sólo para engordar aún más los tomos ya gruesos de las bibliotecas. Acaso en los libros del mañana los utopistas de hoy serán recordados no por la genialidad de su previsión, sino por su imperdonable ceguera.
La transformación necesaria al capitalismo se viene ensayando desde hace dos decenios en internet. Aquí no existen ya las trabas feudales que siguen impidiendo la materialización definitiva en la realidad histórica de su peculiar naturaleza como sistema social. En primer lugar, el ciberespacio circunscribe cada vez más el ámbito justo de aplicabilidad y viabilidad de la relación de propiedad privada como relación humana dotada de funcionalidad y sentido. En segundo lugar, en el ciberespacio no hay nacionalidades ni fronteras. En todo caso, hay aquí sólo dos cosas que merecen nuestra lealtad: la humanidad en nosotros y la Madre Tierra en torno a nosotros.
El ser humano es ciudadano del mundo, su verdadera patria es la tierra y su lugar en la sociedad capitalista está en cualquier lugar del planeta en el que se haga útil y remunerable su trabajo. Nada está más acorde con la fluidez necesaria al capitalismo y a la verdadera riqueza. Como en eI antiguo koan del Mumonkan, internet nos enseña en nuestros días: no es el viento ni la bandera lo que se mueve.
Gustavo Pita Cespedes
Barcelona, abril de 2009.

12 comentarios:

  1. Genial Pelusa, Genial!

    Gracias por compartirlo eh!
    Es que no seríamos nada sin Internet... no imagino un domingo espeso en la soledad de mi casa... sin Internet!!!!!!!!!
    no, no, no
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Al profe: Una vez más, no me dan las palabras para expresar como se posan estan ideas para completar esos círculos que mis lagunas culturales no me permiten aterrizar. Medito y doy las gracias... una vez más.

    ResponderEliminar
  3. Cordial saludo,

    Mi pequeña Pelusa (tu si sabes como sacarme de mis agujeros)

    Felicitaciones por tu proyecto, me hacía falta nutrirme un poco de ti.

    No creas que los he olvidado, ni a ti, ni a tu esposo. Feliz día del internet. No se debe olvidar que por este medio nos conocimos, somos del 0.23% de la población mundial, con acceso a este recurso, que no malutenciona las herramientas informaticas. Y vaya que somos pocos.
    Pero para muchos otros el mundo virtual, el mundo de los sueños, el mundo en el que cualquier tipo de interacción con la "realidad" es posible.
    La internet, esa red globlal de la que tanto nos ufanamos los homo sapiens sapiens; en vez de unir materialmente a estos humanos que evolutivamente vamos perdiendo la "humanidad"; nos separa a los individuos unos de los otros y de si mísmos.
    es impresionante ver a las personas sentadas como entes frente a sus sillas durante horas sin parpadear, así como en la antigua Roma este es el circo y el pan diario de cada día.

    AVGVSTVS

    ResponderEliminar
  4. Hola Potter, bienvenido!
    Fue un gustazo compartirlo, no creas. Hace un mes que me venia quemando las manos, pero supe esperar... jeje
    Un fuerte abrazo y gracias por la visita.

    Mara, tu mensaje fue leido con agrado (fui testigo). Espera respuesta. Besos

    ResponderEliminar
  5. Hola Augusto. Es un placer tenerte cerca nuevamente, creeme.
    Yo, a pesar de todo, creo en internet y en sus posibilidades. Y la disfruto! Los humanos-mecanizados frente a ordenador, son capaces de mecanizarse de la misma manera frente a cualquier cosa. No es un problema de internet. Quitales el ordenador y dejalos solo con la tele o con el diario, veras lo que pasa...
    Te dejo con la frase que mas me gusto del texto: "En todo caso, hay aquí (en internet -agrego yo) sólo dos cosas que merecen nuestra lealtad: la humanidad en nosotros y la Madre Tierra en torno a nosotros."
    Un beso (te mudaste??)

    ResponderEliminar
  6. Quizás vemos a Internet con tanto asombro porque al sumergirnos en él y transformarnos, también lo transformamos, con naturalidad que sin duda nos enriquece a todos. Me agrada la idea de Internet como territorio de un nuevo universalismo plenamente humano. Gracias por estar y compartirlo. Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Ivanius: Tropece hace poco con la idea chestertoniana (se dice asi?) de que el progreso siempre ha ido en contra del hombre comun. Desde su punto de vista y su epoca, estoy de acuerdo, pero el no conocio Internet. Este medio trabaja por y para el hombre comun, aunque los no comunes intenten lo contrario. Por eso, me alegra ver que reconocemos la riqueza que nos ofrece.
    Siempre he dicho que este espacio es mi agora personal, y ¿que hay en un agora sino el hombre y su compromiso con sus ideas?
    Besos!

    ResponderEliminar
  8. Excelente articulo del maestro Gustavo. Gracias por compartirlo, desde luego. El internet (y los blogs, por ejemplo) es un espacio compuesto de esferas de democratizacion total, pero creo que tambien pudiese ser un una "democracia" con sus peligros, ya que tienen la capacidad de democratizar la banalidad e impedir un saber que dice la "verdad" o lo que los griegos llamaban la 'parresheia'. Por algo Platon estuvo en contra de la democracia total, participativa de Grecia.
    Textos como estos son ideales para repensar la democracia en esta era de poscapitalismo en la era global: Que democracia estamos usando y hacia donde va?
    un saludo a ambos!

    Gerardo

    ResponderEliminar
  9. Augustus:
    Te agradezco mucho tu valioso comentario.
    Tus preocupaciones con respecto a internet me parecen totalmente razonables y dignas de atención.
    El pequeño texto que escribí no está seguramente ni al alcance del 0.23 % de la población mundial, pero si durante mi época como profesor me hubiera detenido a considerar que los alumnos a los que cada año daba clases representaban apenas cerca del 0.0008181 % de la población de Cuba, hubiera asumido que la mía era una ocupación carente de sentido con escaso alcance e influencia y me hubiera ido a otra esfera de impacto masivo. (Por cierto, ese era justamente el drama psicológico de Schindler hasta que un proverbio hebreo en un anillo le hizo comprender que “el que salva a un hombre salva al mundo”).
    Sin embargo, este texto lo han leido, por lo visto, no más de cinco o seis personas y mira como se ha enriquecido ya la comunicación.
    La noción de que algo tiene que llegar a todos para que tenga un efecto constructivo en el resto de los seres humanos no es otra cosa que una más de las ficciones necesarias al capitalismo, a su espíritu empresarial y a su mercado, y con estar ampliamente difundida entre las grandes masas hace más daño que el de las imperdonables limitaciones que esas mismas grandes masas tienen todavía hoy para acceder a Internet.
    Hegel, en la filosofía, primero, y Darwin, en la ciencia, después, nos enseñan que lo individual en su desarrollo se convierte en lo Universal. Basta que los que estamos hoy usando de esta pequeña aula o salón de estudios de internet, entendamos cuál es nuestra responsabilidad con este excelente instrumento de la cultura y hagamos buen uso de él de manera que, directa o indirectamente, devenga un beneficio para muchos.
    A propósito, otra cosa de la que Internet, por el mero hecho de su existencia, constituye una denuncia material, palpable y, por eso, escandalosa: la Red de redes demuestra que la información por las leyes naturales es lo más accesible del mundo, de manera que restringir el acceso a ella – sea por razones de represión ideológica en un lado de la balanza, o de egoísmo económico en el otro – es para el hombre del siglo XXI no un simple atentado contra las leyes de la sociedad, sino contra las leyes de la Naturaleza.
    La simple existencia de la Web, con la testarudez y el cinismo que es propio de los hechos empíricos, nos está diciendo a gritos que tras su limitación no hay sólo un actitud antisocial, sino incluso antinatural. Lo importante ahora es que abramos nuestros oídos a esta denuncia de los hechos y que la sepamos convertir en evidente para aquellos que todavía permanecen ciegos o sordos ante ella.
    Gracias por tu paciencia de leer este largo comentario. A diferencia de un simple acto de trueque en el que para ganar un plátano tengo que perder una guayaba, el resultado de un intercambio de ideas es siempre un enriquecimiento mutuo en el que todo el mundo aporta algo sin perder nada, y en el que todo el mundo sale finalmente enriquecido.
    Gustavo

    ResponderEliminar
  10. Hola Maestro, le escribe Michel de su clase en la facultad de artes plasticas del ISA, me siento muy identificado con este articulo, ya conocemos las causas.Le envio un calido saludo desde Mexico.
    Michel

    ResponderEliminar
  11. Gustavo Pita Céspedesenero 29, 2010 8:47 p. m.

    Querido Michel:

    Muchas gracias por tu comentario.
    Me alegra grandemente volver a saber de ti. Si lo deseas, puedes escribirme a la dirección:

    diariodelapelusa@yahoo.com

    Un fuerte abrazo;

    ResponderEliminar
  12. Que bien!!!! magnifico , Gracias a Gerardo Munoz , me aviso de que habian algunos textos del Profesor Gustavo Pita por aqui , ya estoy al tanto y sin duda leere muchos de ellos.
    Gracias a los dos, al profesor Pita y a Elena nos acercaremos un poco mas a los paradigmas del individuo,sobre todo de diferentes culturas. Aqui en este blog hay un vivo ejemplo de lo cubano en lo universal o lo universal en lo cubano.
    Gracias de veras, mil de ellas
    Un gran saludo
    Hamlet Lavastida

    ResponderEliminar

Dime lo que piensas y te diré quién eres.

Epílogo

“No es bueno de este modo te apoltrones”
dijo el maestro, “que entre seda y pluma
no se va de la fama a las regiones.

Quien entre el ocio su existir consuma,
No dejará mas rastros en la tierra
Que humo en el aire y en el agua espuma.

¡Arriba, sin cansancio, como en guerra
triunfa el alma luchando por la vida,
si vence el flaco cuerpo que la encierra!”

(Infierno, Dante)