martes, 5 de mayo de 2009

Proyecto 365, dia 91: Los ovnipresentes.*

Conforman esa especie tan particular que, aunque no llega a ser omnipresente puesto que aun no ha logrado la ubicuidad, lo intenta con todas sus fuerzas. Se les puede encontrar en todo tipo de cursos, charlas o talleres de reiki, yoga, taichi, energía universal, sanación, meditación, zen… Siempre que se mantenga dentro de los marcos de lo ‘esotérico’, el tema en específico no es lo importante.
Yo pensaba que eran endémicos de mi país, y los justificaba un poco con la escasa variedad de canales televisivos o de estrenos cinematográficos y con el intrínseco deseo de saber todo acerca de nuestros congéneres propio de los cubanos, pero me engañaba. Son una especie que ha logrado sobrevivir y desarrollarse en todos los confines de la faz terrestre. Al menos donde quiera que he estado –sin importar el país y el espectro tan amplio de ofertas de entretenimiento que tenga- los he encontrado.
Su aspecto exterior suele ser muy variado, pero con frecuencia llevan ropa holgada al estilo hippie y algún collar o pulsera de piedras o metales con presuntos efectos curativos. Los más conservadores, suelen ir incluso con traje y corbata, pero casi siempre llevan alguna lectura ‘comprometida’ bajo el brazo o en el portafolio. Visible o no, todos llevan consigo un inseparable amuleto protector en el que coexisten símbolos católicos, yorubas, egipcios, budistas e islamistas.
No llegan nunca a comprometerse con un solo camino y a alcanzar la consecuencia en el, por lo que nunca podrás aventurar una afirmación rotunda sobre ellos. Hoy puedes escucharles toda una charla sobre los perjuicios del cigarro o el consumo de carne y dos días mas tarde encontrarlos fumando o argumentando contra el vegetarianismo. Pueden sentarse a meditar todos los días, pero el Domingo de Ramos no olvidaran pasar por una iglesia a buscar su ramo bendito. Le pondrán un incienso al Buda en su aniversario e irán en peregrinación al templo del patrono de la ciudad en el dia de su fiesta. Asistirán a unas danzas sufies en la tarde y en la noche pasaran un rato por un toque de santo.
Es sorprendente el amplísimo almacén de conocimientos que poseen. Allí donde estén, siempre se mueven como pez en el agua, siempre tienen algo que opinar, siempre tienen un punto de comparación con otros eventos a los que han asistido anteriormente. Puedes preguntarle cualquier duda que siempre tendrán una respuesta a mano y casi nunca estarán equivocados, porque lo cierto es que han asistido a muchos cursos y se han leído innumerables libros sobre lo que te interesa. Sus conocimientos son muchos, si, pero poco profundos. No hurgues mas allá de la superficie porque no encontraras un proceso autentico de reflexión ni una sola experiencia consumada.
No obstante, eso no es razón suficiente para que no los pongan en práctica con el más puro y bienintencionado eclecticismo. No dejaran nunca de recomendarte una piedra de amatista para tu tranquilidad, una cadenita de plata para aplacar a tu hijo hiperactivo, o una buena limpieza con hierbabuena para alejar los malos espíritus. Se brindaran alegremente a confeccionar tu carta astral o a leer tu futuro en el tarot o en las líneas de tu mano. Te harán una sesión de sanación para tu padecimiento o un masaje aural para alinearte los chakras. Te dirán donde conseguir la miel mas pura, el autentico incienso hindú o una medallita de la virgen y, en el raro caso de que te vean muy mal y reconozcan su imposibilidad para ayudarte, te llevaran a ver a un maestro tibetano recién llegado o a una madrina muy experimentada en Palo Monte.
De naturaleza alegre y extrovertida, siempre están prestos a entrar en conversación a grandes voces en cualquier momento y lugar y –ojo- son muy sensibles. Ante un inminente encuentro con ellos en plena calle, nunca corras a esconderte -herirías sus sentimientos porque ya seguramente te habrán visto. Aprovecha entonces para preguntarles alguna duda o pedirles alguna recomendación, y para informarte por la última publicación interesante o los próximos cursos o conferencias. Terminaras probablemente con más información de la que necesitas pero toda será, nunca dudes de ello, absolutamente fidedigna.
_____________________
*El termino no es de mi invencion.

5 comentarios:

  1. Me quedo mucho más tranquila, Pelusa querida pues yo pensaba lo mismo que tú, que estos personajes sólo eran parte del folclore nacional; al ver que no, se siente una especie de relajamiento. Me gusta lo esotérico pero confieso que no estos personajes, que suelen ir hacia donde va el viento... te dejo muchos besos.

    ResponderEliminar
  2. ¡QUÉ TRANQUILIDAD, POR DIOS! YA ESTABA YO PENSANDO QUE ESTAS ALERTAS QUE LANZABAN CIERTOS PERSONAJES ERAN PARTE D EMI COMPLEJO SISTEMA ANTISOCIAL.
    ¿HAY MODO DE VACUNARSE?
    GRACIAS PELUSA.

    ResponderEliminar
  3. Mientras haya preguntas, habrá búsqueda de respuestas... lo incómodo a veces es que hay quienes se creen custodios del diccionario.

    ResponderEliminar
  4. Bueno bueno, ¿y ellos usan cubrebocas?

    ResponderEliminar
  5. Paloma: A mi tambien me gusta lo esoterico y precisamente por eso es que conozco tan de cerca de los ovnipresentes, pero me gusta tener claro como son para no llegar a ser uno de ellos. Besos!

    Mara: La vacuna, mas bien los anticuerpos yo creo que los desarrollamos con el analisis del virus. No crees? Un beso, preciosa.

    Ivanius: Buscadores somos, no te quepa dudas. La ventaja de estos “dueños del diccionario” es que los puedes usar como ‘marca-paginas’ y no perder tu tiempo pasando paginas cuando ellos ya tienen localizada la respuesta. Un abrazo.

    NTQVA: Solo si antes lo han ‘inmunizado’ con un mantra. Saludos!

    ResponderEliminar

Epílogo

“No es bueno de este modo te apoltrones”
dijo el maestro, “que entre seda y pluma
no se va de la fama a las regiones.

Quien entre el ocio su existir consuma,
No dejará mas rastros en la tierra
Que humo en el aire y en el agua espuma.

¡Arriba, sin cansancio, como en guerra
triunfa el alma luchando por la vida,
si vence el flaco cuerpo que la encierra!”

(Infierno, Dante)