Proyecto 365, dia 115: Una de heroes.

La anoréxica novia del mas guapo del pueblo esta preocupada. Su relación ya no es lo mismo. Hay algo que no funciona. Llevan ya varios meses juntos y la verdad es que han sido muy felices, pero ha sido siempre gracias a que ella ha dejado que las cosas sigan de largo sin hacer demasiadas preguntas.
Se lo dijo desde principio, desde que se conocieron que fue mucho antes de que comenzaran a salir: “Yo lo único que necesito es sinceridad. No me mientas y me tendrás a tu lado para siempre.” Y el no ha cumplido con este sencillo pedido. El no es sincero con ella. Ella lo sabe. Su sexto sentido femenino se lo recuerda cada vez que se ven, cada vez que el la acaricia con sus enormes manos, cada vez que la besa. Ella puede sentir toda la pasión que hay contenida detrás de esos labios pero, por algún extraño motivo, el evita esos momentos a solas y, por si fuera poco, nunca va mas allá de los besos.
“Mmmm”- piensa arrugando su escuálido entrecejo – “Aquí esta oscuro y huele a queso… Debo terminar con esto de una vez.”

El más guapo del pueblo esta muy preocupado. Esta sentado en medio de un granero esperando a su mejor amiga. Es cierto que no es tan bonita como su anoréxica novia - tiene los cabellos de un color amarillo pálido que no la favorecen en nada – pero siempre le ha dado muy buenos consejos. Es eso justamente lo el necesita en estos momentos, un buen consejo, un par de palabras mágicas que le hagan recuperar a su amada. ¡Cuánto la quiere! No puede ni imaginarse la vida sin ella… Pero no puede ser del todo sincero, no. ¡Es imposible! Si ella supiera toda la verdad su vida correría un grave peligro y el quiere protegerla a toda costa. ¡Es tan frágil!
Su amiga entra por fin al granero, lo ve y se acerca:

- ¿Qué pasa? Parecías no estar muy bien cuando llamaste.
- No, nada esta bien. ¡Estoy perdiendo a mi novia!
- Pero, ¿cómo es posible? Ustedes se quieren mucho, cualquiera que los vea juntos podría asegurarlo.
- Si, pero nunca le he contado mi secreto y ella siente que le oculto algo…
- Bueno, es sabido que ella valora mucho la sinceridad. Entonces, ¿ella no sabe nada aun de tus súper-poderes? ¿Y la última vez, cuando la sacaste del almacén en llamas, no se dio cuenta?
-No… ella estaba inconciente. Siempre he podido inventarle una excusa pero… ese es el menor de mis problemas… Nuestra relación se viene abajo. Yo no puedo… no puedo… Ya sabes, nuestra relación sexual…
- ¿Tienen problemas con el sexo?
-¡Peor que eso! No hemos tenido sexo… aun.
- Pero, Clark, ustedes ya deberían tener la suficiente confianza…
- Si, la tenemos pero yo…no puedo… tengo miedo.
-¿Miedo?
-Tengo miedo de hacerle daño… ya sabes, aun no he podido aprender a controlar todos mis súper-poderes y ella… ¡ella es tan frágil!

Comentarios

  1. Jajajajajajaja! PELUSAAA! Me gana la semiosis... y no puedo dejar de reirme, jejejejejejeje. ¿Será que me traiciona el subconciente? Ashhh, que mal me cae Freud. Me has hecho la tarde.
    Besos y felicidades!!!!

    ResponderEliminar
  2. ... por eso Lana no quiso saber más de él después de aquella primera noche, embarazosa como ninguna, y Clark tuvo que esperar a que las clases de yoga le enseñaran cómo controlar hasta los más insignificantes movimientos de su libido.

    Buenísimo, Pelusa. Ahora, si me disculpan, tengo que ir a exorcizar mis comics...

    ResponderEliminar
  3. ya leí las instrucciones Pelusita... ¡Siá Cará!
    Aché pa ti mi pelusa.

    ResponderEliminar
  4. AY, Marita! Yo misma me he reido un monton... Esto es mi version de uno de los capitulos de Smallville (la adolescencia de Superman)...
    Son hilarantes los intentos americanos de renovar y acercar mas al pueblo la imagen de su super-heroe, jejeje

    ResponderEliminar
  5. jajaja! Ivanius: usted si sabe como orientar a super-heroes en sus peores momentos! Deberia unirse al clan de los Pepsicologos que Mara tanto ama!

    ResponderEliminar
  6. Pues arriba, Mara! Feliz despojo!
    Esperamos los resultados!

    ResponderEliminar
  7. Querida Pelusa: luego de serenarme del ataque de risa producido por las instrucciones a las ganadoras (te la volaste, de verdad, y prometo hacer caso en todo lo que dices), he leído con gran sorpresa este capítulo de las juventudes del pobre Clark... y he tenido otro ataque de risa... ¡Aplausos y muchos besos!

    ResponderEliminar
  8. Pelusa! ja ja ja, a mas de uno le hiciste la tarde con tu versión de las escualida y anorexica chica, ja ja ja.
    Que tal con los despojos!, me pongo a hacer mi lista. Besos.

    ResponderEliminar
  9. Hola Pelusa que cuento, jajaj en el principio pensé lo más malo y de pronto pun. Me ha encantado el cuento pero que es lo que pasa le cuenta, ella lo entiende, aprende él a controlar los súper poderes.
    Mis saludos amiga me voy al trabajo muaaaaaaaaaaaa para todos acá

    ResponderEliminar
  10. Jajjaa y lo del premio es toda una consulta espiritual jajaja eres lo mejor amiga jajajaj darse unos ramalazos de hierva Jajjaaj hay que eres súper especial amiga

    ResponderEliminar
  11. No hay mejor medicina que la risa, Palomita. No te cortes! Un beso!

    NTQVCA?: Es lo que pasa cuando hay novias anorexicas y chicos guapos…Espero tu lista… te leere sin falta!

    Granito de Azucar: Para saber la continuación de este triste episodio del super-heroe, dale un vistazo al comentario de Ivanius. El esta mucho mas al tanto que yo…
    Y lo del premio… es que no te imaginas lo que pase para hacer mi listadito… no era para menos!!!
    Besos!

    ResponderEliminar
  12. Pues... si yo fuera ella -que no soy: estoy muy gorda- me gustaría darle un chance a eso de los superpoderes. Qué sabe él si a ella le gusta! Ah... y puede que ella también tenga su supermendó sin que él lo sepa todavía... Pa luego es tarde!
    :-)

    ResponderEliminar
  13. Primero hay que hacerlo confesar, Silvita... El chico esta muy guapo, la verdad, y ella tan escualida que yo creo que incluso sin superpoderes, no lo aguantaria una noche! jejeje

    ResponderEliminar

Publicar un comentario