Proyecto 365, dia 101: Despues del baño.

Ayer estuvo todo el día lloviendo por acá. Casi nunca llueve, y lo hace justo el día en que nos toca ir a hacer las compras semanales. En esas circunstancias tan incómodas, cargada con una pesada bolsa en cada mano y tratando de convencer a la sombrilla para que se mantenga sobre mi cabeza, es un poco difícil disfrutar de la lluvia que tanto me gusta. Sin embargo, basta que al día siguiente –o sea, hoy- amanezca el cielo limpio como nunca y los árboles luzcan sus colores más brillantes, para que olvide todos los sinsabores del pasado.
Afuera hay un mundo recién bañadito y perfumado, y adentro, bien adentro, hay otro mundo que esta pidiendo a gritos la oportunidad de fundirse con aquel… Si no salgo a caminar pronto creo que estallo!

Comentarios

  1. Ve, sal a caminar y fundete con ese olorcito de hierba húmeda, te vas a sentir nueva y verde como la que más. Feliz caminata, Pelusita.
    PD: MI compu entro en coma, paso un poco de trabajo para robarme la de C... tenme paciencia.

    ResponderEliminar
  2. Justo en la madrugada también diluviaba por acá, el verano ha llegado. Amaneció lloviendo y en este momento, ese sol brillante se asoma y me dan ganas de hacer lo que tú, Pelusa querida; muchos besos.

    ResponderEliminar
  3. Para mí los días grises y lluviosos son más que nada una invitación a escribir y leer. De esa manera puedo ponerle más colores al paisaje. Cuando brilla el sol, salgo al jardín y, con un poco de música, sin darme cuenta estoy bailando. Lo bueno de tener jardín es que nadie descubre que la parte latina de mi sangre no incluyó los elementos del ritmo....

    ResponderEliminar
  4. a mi hija de 3 años le encanta ver la lluvia... y a mi me encanta verla junto a ella y enseñarle a disfrutar el exquisito olor a tierra mojada desde el balcón techado de casa.

    y algun día no muy lejano caminaremos juntos bajo la lluvia.


    101: que faenón llevas!!!

    ResponderEliminar
  5. Mara: Gracias! Verde estoy de regreso.
    Tiemblo por el deceso de tu amiga (y miro la mia, tan viejita, con ternura)
    Besos!

    Paloma: Pues, abre las alas, amiga. Vuela y disfruta!

    Ivanius: Lo son, sin dudas, y por eso cuando otras tareas te obligan a soltar el libro o el lápiz, no puedes menos que apenarte… Feliz jardin el tuyo que osa contener tanta alegria!!! (Lo del ritmo en la sangre latina es un mito, te lo digo con conocimiento de causa, jeje)

    Lic: A los 3 años no habia Dios que me tuviera dentro de casa cuando llovia, y mis padres yo creo que, en esos intentos de traerme de regreso, tambien terminaron cogiendole el gusto al chaparron…
    101 y pa’lante!!!
    Saludos!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario