viernes, 29 de mayo de 2009

Para leer el post de hoy con el mismo estado anímico con el que fue escrito, sugiero escuchar primero esta canción…

5 comentarios:

  1. Qué hermosa canción! Y pensar que aún no he visto el Mediterráneo. Algún día será.
    Ya veo que estamos marítimas :-)
    Ah, y una notica frívola: ese es Serrat de joven? Hum! Qué bien que estaba! Todo un manguito, yodado como el mar.

    ResponderEliminar
  2. Un placer haber encontrado tu blog. te sigo para poder leerte con mas frecuencia..

    saludos fraternos con mucho cariño
    un abrazo inmenso

    que tengas un buen fin de semana

    ResponderEliminar
  3. de esas canciones que valoro escuchar con serrat, da nostalgia ajena, gracias.

    ResponderEliminar
  4. Si, Silvita, ese buen mozo era Serrat… Todavia tiene un porte muy interesante, no crees? Me alegra que te gustara la cancion. Algun dia lo veras, no te preocupes… Ya lo tienes mas cerca! Besos!

    Hola Adolfo, Bienvenido! Me alegra mucho tenerte por aca. Ya me dare una vuelta por tus espacios… Feliz finde tambien para ti… Hay alguien a quien no le gusten los fines de semana? Saludos

    Dany querido. Vi tu mensaje pero lo quite por no hacer demasiado publicos tus correos ;) Te escribo pronto. Besos a todos por alla!

    Ahora que hice: Bienvenido a mi agora! Por aca tenemos musica de vez en cuando y tambien nostalgias de vez en cuando y de todo un poco (parafraseando a Mara). Espero que siempre lo pases igual de bien en tus visitas! Saludos!

    ResponderEliminar
  5. Es la música de fondo de mi adolescencia. Inolvidable. Gracias por Serrat y por tu espacio que descubro ahora.


    Saludos...

    ResponderEliminar

Epílogo

“No es bueno de este modo te apoltrones”
dijo el maestro, “que entre seda y pluma
no se va de la fama a las regiones.

Quien entre el ocio su existir consuma,
No dejará mas rastros en la tierra
Que humo en el aire y en el agua espuma.

¡Arriba, sin cansancio, como en guerra
triunfa el alma luchando por la vida,
si vence el flaco cuerpo que la encierra!”

(Infierno, Dante)