sábado, 21 de marzo de 2009

Proyecto 365, dia 54: Rendez-vous al Born

La vida suele darnos sorpresas y, en una ciudad como Barcelona, no nos queda mas remedio que aceptar lo que el viento trae.
Caminando por el Passeig del Born, una de las callecitas que desembocan en mi amada catedral de Sta. Maria del mar, entramos sin pensarlo dos veces a por un cafecito en uno de esos locales tan pequeños como acogedores que abundan por estos lares. El lugar ofrecía música agradable, refugio del exceso de alemanes que inundaban la zona en esos momentos, banquetitas cómodas que invitaban al descanso y la promesa de la reconfortante bebida.
Mientras una muchacha nos preparaba los cafés, otra se afanaba en la cocina haciendo unas tostadas, un chico se acercaba a los clientes para cerciorarse de que encontraran todo a su gusto, y un joven detrás de la barra le enseñaba a su aprendiz como hacer cócteles. Sin muchas palabras, el barman se movía como pez en el agua en su pequeño espacio buscando los ingredientes, mezclando, cortando, machacando, removiendo, agitando, espolvoreando, para –en menos de 5 minutos- depositar en el mostrador su obra bien terminada. Daba gusto ver la fluidez que otorga la confianza propia del conocimiento; porque no era otra cosa que pura alquimia lo que estábamos presenciando, ejecutada con hábiles y precisos movimientos. Como si fuera poco obsequio ver semejante exhibición de destreza, cada uno de aquellos cócteles fue a parar a cada una de las mesas ocupadas del sitio: cortesía de la casa. Grata sorpresa, sin duda, y encantadora la reacción de los muchachos al ver que su trabajo era no solo bien recibido, sino también consumido con todo gusto. ¡Delicioso!
Sonrisitas y agradecimientos por delante, terminamos haciendo amigos entre ellos – los muchachos eran mexicanos (Juan Neri y Eduardo Rábago –el alquimista) y las muchachas, francesa, brasileña y uruguaya-, tomándoles fotos, intercambiando direcciones de correo y conversando. Como experiencia, ¡excelente! Si se deciden a pasar, avisen que sin duda les acompañaremos. El buen rato esta garantizado.

4 comentarios:

  1. estoy perdido??
    no.
    solo refundido... perdido hace rato.
    Se me antojo ir.

    ResponderEliminar
  2. Apuntado. Tardaré un poco en llegar, pero seguramente llegaré.

    ResponderEliminar
  3. Bienvenido de vuelta, Augusto!!!!
    Un gusto volver a tenerte por aca.
    Mis saludos!

    ResponderEliminar

Epílogo

“No es bueno de este modo te apoltrones”
dijo el maestro, “que entre seda y pluma
no se va de la fama a las regiones.

Quien entre el ocio su existir consuma,
No dejará mas rastros en la tierra
Que humo en el aire y en el agua espuma.

¡Arriba, sin cansancio, como en guerra
triunfa el alma luchando por la vida,
si vence el flaco cuerpo que la encierra!”

(Infierno, Dante)