viernes, 20 de marzo de 2009

Proyecto 365, dia 53: Falacia socialmente inculcada.


Reza un viejo proverbio: “No digas que estudiaras cuando tengas tiempo libre, pues a lo mejor no lo tendrás nunca.” Y, ¡cuanta razón tiene!
Una de las primeras cosas que te enseñan al estudiar un idioma es a explicar con pocas palabras que haces en tu día a día. Así, hace ya varios años, cuando comencé en el japonés, a la pregunta del profesor sobre en que empleaba mi tiempo libre, respondí que en estudiar. El me repitió la pregunta, deletreando casi cada palabra, pensando que no lo había entendido; y deletreándole la respuesta le repetí mi afirmación anterior… Ahí tuve que sentarme a explicarle ya en japoñol –porque mi exiguo vocabulario en japonés no me alcanzaba para tanto y tuve que rellenar con algunas cosillas en español- que mi día lo llenaba de muchas cosas, de modo tal que el estudio del idioma lo había tenido que ubicar en mi tiempo libre, ¿dónde sino?
Con el tiempo, y otras escuelas de idioma por medio, he tenido que variar mi punto de vista y, con el, mi respuesta de entonces. Mi tiempo libre se ha estirado y acortado paulatinamente hasta el punto de desaparecer como concepto completamente. En un periodo, por “tiempo libre” definía cada uno de los minutos que pasaba fuera de la oficina, y que contaba como gotas de oro liquido porque tenían que alcanzarme para mi practica de artes marciales, mi estudio de chino, mi descanso y mis visitas al cine. Pero la vida da mil vueltas, y ahora ya he dejado de pensar en el término.
Hoy día, estudiar, leer, trabajar, ejercitarme, pasear, ver cine, escuchar música, comer y hasta dormir han cobrado su real importancia, y cada una de estas actividades no supera ni disminuye a las otras en nada. Mis días y mis noches tienen su propia extensión –que generalmente no concuerda con la socialmente establecida- y son empleados de la manera más conciente posible.
He aprendido desde entonces que el termino “tiempo libre” es una falacia… solo existe el “tiempo vital” y tantas formas de usarlo y de enfocar este hecho como personas hay en la faz de la tierra. Pero no estoy segura de que si hoy le diera esta respuesta a aquel profesor de japonés, me entendería.

5 comentarios:

  1. Soberbio pelusita! Pienso que eso del tiempo vital es parte del alimento espiritual. Cierto profe que tuve por ahí.. (jejejejeje), me hizo notar la importancia de los alimentos que dfaba a mi espíritu, nunca lo olvido. ¿N piensas que el tiempo libre, puede definirse como aquel tiempo en el que podemos tomar la decisión de hacer aquello que nos place? Si, que nos da placer en cualquier sentido. Cuéntame.
    Besos, muchos, hartos.

    PD: Espero que todo ok con los exámenes.

    ResponderEliminar
  2. Me gusta eso de "tiempo vital". Trataré de recordarlo sin enojo la próxima vez que quede atrapado en el tráfico de esta mi querida y padecida ciudad.
    Lo cierto es que sustituir "libre" por "vital" me ha traído una responsabilidad-chispa-urgencia. Empezaré a llenar de ocupaciones mis "tiempos muertos". Y los idiomas son una gran idea, como leer. Veremos.

    ResponderEliminar
  3. Hola Marita: Me alegra que te gustara el texto... La clave esta, me parece, en otro viejo refran: "Si no puedo lo que quiero, quiero lo que puedo". Efectivamente, tiempo libre es aquel en el que tomo la decision de hacer lo que nos place, pero si logramos que todo lo que hacemos sea un placer para nosotros, entonces el tiempo libre se extieeeeeendeeee, y abarca todo tu dia. Entonces, ¿por que diferenciarlo? ¿por que no resumir tu dia en "tiempo vital"? Ya se que a veces es dificil encontrar placer en todo lo que debemos hacer pero, de eso se trata, ¿no?
    Besitos!

    ResponderEliminar
  4. Tiempos muertos... Ay, Ivanius! Hace rato que no los veo! Un dia escuche que eso de "aburrirse" podia convertirse en cierto tipo de neuropatia, y me asuste tanto que cada vez que me aparecia uno de esos tiempos sin nada que hacer, en los que el aburrimiento comenzaba a asomarse, me metia de cabeza en un libro o hacia cualquier otra cosa... Claro, esta no es la solucion, esto es solo una reaccion, y las reacciones -por contrarias- son la misma energia en sentido inverso. La solucion llego cuando encontre que en el tiempo muerto estaba, sencillamente, descansando, y lo asumi como tal.
    Otro momento en que una frase quedo grabada en mi por un indice flamigero fue cuando alguien me dijo que estaba "perdiendo el tiempo"... Ahora fue cosa de simple logica-matematica: si estoy perdiendo el tiempo, y mi vida es solo tiempo...
    Interesantes tus comentarios!

    ResponderEliminar
  5. Ah! Aclaro que he encontrado muy pocas personas capaces de disfrutar todo su dia a plenitud, y lamentablemente no me cuento entre ellas salvo raros dias. Una de ellas era capaz de ver lo bello a su alrededor despues de dos horas esperando el bus, y encontrarle el buen sabor a la "pasta de oca" que nos vendian en Cuba por proteina en medio del mas crudo periodo especial... Claro, esta persona ha dedicado su vida al arte y a la apreciacion estetica... quizas eso la ayude a ver las cosas de otro color.

    ResponderEliminar

Epílogo

“No es bueno de este modo te apoltrones”
dijo el maestro, “que entre seda y pluma
no se va de la fama a las regiones.

Quien entre el ocio su existir consuma,
No dejará mas rastros en la tierra
Que humo en el aire y en el agua espuma.

¡Arriba, sin cansancio, como en guerra
triunfa el alma luchando por la vida,
si vence el flaco cuerpo que la encierra!”

(Infierno, Dante)