martes, 10 de marzo de 2009

Proyecto 365, dia 45: De la genialidad o su incomprension.


Si de música se trata, ya se que puedo sonar como una cubana atípica, pero la salsa nunca me llamo la atención. ¡Ni siquiera se bailar! Pase mi adolescencia entre el rock y la trova cubana, pero luego me decante por lo clásico.
Al principio fue Mozart. Me conquisto con todos sus colores, su alegría. Luego descubrí a Tchaikovski, a Biset, a Strauss, a los clásicos cubanos (Cervantes, Lecuona) y estuve rondando de un lado a otro hasta que tropecé con Bach. Después de haberlo escuchado, creo que sentí la insuperabilidad palpable por vez primera. ¿Puede haber algo más?
Lo cierto es que no todos mis amigos, los pocos a los que les gustaba la música clásica, compartían mis opiniones. “Mozart, salvo una o dos piezas, es demasiado ligero”, “Strauss componía solo música para el cuerpo, para la danza, no para el espíritu.”, “¡¿Tchaikovski?! ¿Pero no ves que destila almíbar con cada nota?” Eso si, todos concordaban en que Bach era el mejor. Nunca escuche a ninguno decir nada en detrimento suyo.
Y si escuchas a Bach, nunca mejor que interpretado por Glenn Gould, ¿no? Siempre me resulta encantador ver a aquel hombrecillo sentado en su desvencijada banquetita, encorvado sobre el piano que le llegaba apenas a la nariz. Pinta rara tenia, pero ¡que manos! Da gusto verlo sintiendo aquella música que mas que interpretar, hacia brotar de sus manos con tanta suavidad como brota el manantial de una roca.
Pues ayer –y ahora es que logro entrar en el asunto que me ocupa- estaba estudiando y escuchando a Bach interpretado por Glenn Gould (¿o era a la inversa?) y me pico la curiosidad por saber algo mas sobre el pianista. Entre en google buscando su nombre, luego en wikipedia y comencé a leer.
Canadiense. Niño prodigio. Murió joven, ¿no? Si, aquí dice que vivió apenas 50 años y que murió luego de una trombosis cerebral o algo así. Se dice que padecía del Síndrome de Asperger. ¿Eso que es? –ahí voy siguiendo el link- Es un tipo de trastorno de desarrollo que clasifica dentro del autismo, pero una variante muy leve, que se caracteriza por –entre otras cosas- una concentración intensa en temas muy específicos, del interés del afectado, quien logra un nivel de especialización muy avanzado en su tema. ¡Aaaaah! Continúa el artículo. Personas famosas diagnosticadas con el Síndrome: y comienza una larga lista que incluye a nuestro Glenn Gould, pasa por el multimillonario y creador de Windows, Bill Gates y concluye con una nota sobre Newton y hasta el mismísimo Einstein!!
No se que grado de especulación o de veracidad habrá en estas afirmaciones pero, ¿saben lo que pensé al leerlas? Que no diferían mucho de aquellas de mis amigos sobre los genios de la música… Es verdad que no son muchos los que nacen con un don o lo desarrollan en su vida, y que la inmensa masa media trate de encontrarles defectos a aquellos que naturalmente sobresalgan para incorporarles ciertos valores “humanos” y sentirlos sus iguales, es la única explicación que se me ocurre al hecho dado. Porque es mas fácil bajar a esos pocos privilegiados que subir todos los demás a su nivel, ¿o no? Esto aclararía el oscuro origen de las revistas del corazón, por ejemplo.
La sabiduría popular rusa, para estos casos, tiene un refrán muy claro: “Los perros están contentos de saber que hasta los cometas tienen cola”.
Me pregunto: ¿Es realmente tan difícil entender que la genialidad puede existir? ¡Ya quisiera yo, por un día de fiesta, destilar al menos una sola gotita de almíbar de este calibre!

2 comentarios:

  1. A mí el clasicismo de los clásicos me gusta más así, cuando son descubiertios por casualidad, una casualidad que afina el oído y ensancha el espíritu. Recuerdo, por ejemplo, "La gruta de Fingal", de Mendelssohn que conseguí comprar muchos años después de sabérmela casi de memoria, o Vivaldi, o Chopin, o el mismo Bach, e incluso (cómo olvidarlo) Beethoven. Todos ellos se convirtieron en puntuaciones de mi memoria, con un par de notas o una composición en especial. Ah, qué recuerdos. Pero eso me da idea para un post....

    ResponderEliminar
  2. Me encanta que te haya sido util mi post... La lista de clasicos a disfrutar seria laaarga, pero ya me habia excedido con el post suficiente como para no seguir alargandolo. De hecho, ahora que lo releo, te agradezco la paciencia de haber llegado hasta el final! Prometo resumir un poco mas de ser posible. Saludos!

    ResponderEliminar

Epílogo

“No es bueno de este modo te apoltrones”
dijo el maestro, “que entre seda y pluma
no se va de la fama a las regiones.

Quien entre el ocio su existir consuma,
No dejará mas rastros en la tierra
Que humo en el aire y en el agua espuma.

¡Arriba, sin cansancio, como en guerra
triunfa el alma luchando por la vida,
si vence el flaco cuerpo que la encierra!”

(Infierno, Dante)