Proyecto 365, dia 36: Cambiando el anuncio.

¿Saben que un día estuve a punto de cerrar el Diario de la Pelusa?
Por algún motivo que no quiero recordar no podía escribir sin mentir y entonces decidí que no escribiría mas (en el Diario, porque creo que no sabría vivir sin escribir). Me puse a echarle una hojeadita a las cosas que había publicado hasta el momento. Me gusto lo que leía, me pareció un sitio que no calificaría entre lo peor de Internet y me dio pena hacerlo desaparecer así sin mas.
“Mejor le pongo un texto a modo de despedida, como un epitafio y lo dejo ahí por si alguien lo ve de pasada”, pensé. Escribí mil y un borradores pero nada me sonaba bien, unos eran demasiado tristes, otros muy noveleros… Al final conseguí algo que medianamente satisfacía mi idea de lo que se debería decir en una despedida, y lo colgué encima de todas las entradas, ahí, justo bajo el titulo:
Cerrado.
Pero en los dos días siguientes si les digo que entre mil veces al sitio no les miento. “Es que no puedo escribir mas”, me decía. “Es mejor, así tendré mas tiempo libre”, me insistía. “Total, si nadie lo lee”, trataba de convencerme. Pero nada. En la mañana del tercer día, sin haberme echado siquiera agua en el rostro, encendí la computadora con el pecho oprimido. No me conformaba con la idea de abandonar así mis textos, mis impresiones, mi tiempo. Y entonces decidí cambiar un poco el epitafio, suavizarlo un poco. Quedo así:
Cerrado hasta nuevo aviso.
Esto me alivio un poco la horrible sensación de estar desentendiéndome de un hijo. Ahora era algo similar a enviarlo a un internado o de vacaciones con los abuelos.
Una semana –y varios miles de visitas al blog- mas tarde, termine por quitarle el cartelito. No podía hacerle(me) eso. Y seguí publicando.
Hoy estoy contenta de poner un anuncio completamente distinto:

Comentarios

  1. creo q ya he contado mi historia, por eso el cambio... no queda mas , lo q quede para los cuervos, estaré pendiente de tus 329 historias restantes

    ResponderEliminar
  2. Se nota que te has liberado de algo... Pero espero que no por eso dejes de escribir. La historia personal se teje a diario. Un beso!

    ResponderEliminar
  3. Bravísimo. Aquí estaremos para la acumulación de nuevas cifras.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario