Proyecto 365, dia 31: Una alternativa cultural.


“Cuando el diablo invento el dinero –dice un amigo- se acostó a dormir”. Y no deja de tener razón desde cierto punto de vista: el mas actual y al parecer el único posible. Al echar a rodar esa gran bola de nieve, ya no le quedaba mucho trabajo por hacer: el hombre se encargaría del resto.
Sin embargo, lo cierto es que el dinero fue creado como un instrumento muy útil, que vino a resolver un problema. El hombre empleaba tiempo de su vida en aprender como producir algo, digamos frutas, luego empleaba tiempo en sembrarlas, cultivarlas y cosecharlas para, al final, llevarlas a un lugar establecido –llamémosle mercado- e intercambiarlas por algo que necesitara en ese momento, telas por ejemplo. El intercambio debía ser inmediato: dar para recibir.
El dinero permitió abrir un intervalo espacio-temporal en este proceso de modo que nuestro hombre intercambia sus frutas por una cantidad de dinero que equivale a todo el tiempo y esfuerzo que ha dedicado para obtenerlas, y luego, cuando, donde y como quiere, intercambia ese dinero por alguna otra mercancía o servicio de su conveniencia. Esa es la base de todo. Lo demás, los tejes-y-manejes que conocemos hoy por comercio, mercado, economía o como quieran llamarle son velos superpuestos por el hombre en este acto tan simple como necesario.
El dinero, entonces, no representa en el fondo otra cosa que el tiempo de vida que el hombre ha invertido en su produccion. Esto, por supuesto, no es una idea nueva. (A mi G. le debo el saber que Marx dedico una extensa primera parte de su obra cumbre a explicar detalladamente esto que a pinceladas de diletante he tratado yo de plasmar aquí. Cualquier duda al respecto, por favor, consultarla en la obra en cuestión.)
Yo, en general, no tengo muy claro como va toda esta monserga económica en la que vivimos, pero hoy me he decidido a escribir sobre esto para compartirles mi último descubrimiento:
El Banc dels Temps (el banco del tiempo).
¿Lo conocen? La idea, creo, comenzó por Italia, luego Canadá y otros países. Aquí, en Barcelona, lleva poco más de diez años funcionando. Es un Banco, como todos, pero con la peculiaridad de que, en lugar de dinero, lo que ahorramos en el es Tiempo.
Funciona así: yo me decido a ser “cliente” de este banco, lleno un formulario con mis capacidades (aquellos servicios que puedo brindarles a otras personas) y con mis necesidades (aquellos servicios que necesito). A mí, por ejemplo, me encanta pasear perros, y supongamos que necesito aprender ingles. Si alguien necesita de mis servicios con sus mascotas, me “contrata” en este banco y me “paga” con una constancia (billete) de que he empleado una hora de mi tiempo brindándole este servicio. Acaba de comenzar mi cuenta de ahorro. Ya tengo una hora de tiempo con la que puedo “pagarle” a alguien que se dedique a enseñar ingles.
Me parece una idea estupenda, sobre todo en estos tiempos de crisis en los que la otra moneda de cambio, el dinero, no esta muy abundante. Por supuesto que con estos “bonos de tiempo” no creo que podamos comprar verduras, pero un poco mas de conocimiento, una ayudita o incluso un buen masaje, quizás.
¿Qué creen ustedes?

Comentarios

  1. YO quiero ese link!!! Dónde me inscribo? No sé porqué además me da la corazonada de que ningún testaferro, ni delincuente, ni sicario, ni nadie por estilo aparecería ahi a llenar solicitud de cliente... mucho menos a robar. Gracias Pelusita. Yo también le debo a tu G muchas cosas que sé del señor alemán.

    ResponderEliminar
  2. Hola Mara, Verdad que es una idea estupenda? Yo recien me entero y no los he localizado aqui, lo mas que puedo hacer es darte el link del banco del tiempo en wikipedia (mi mataburros particular)... Ahi va: http://es.wikipedia.org/wiki/Banco_de_tiempo

    ResponderEliminar
  3. no sé si cometo un error fatal, pero en mi país desde niño hablamos de la palabra "trueque" y se hace en las comunidades, por ejemplo yo atendía a mis consultantes y de vez en cuando me llevaban unas gallinas, las cuales no consumía (no podía matarlas)y luego se las llevaba a la señora que diseñaba la ropa para "pagarle" alguna elaboración de una prenda de vestir. lo novedoso en este caso sería el contacto "virtual"

    ResponderEliminar
  4. Saludos, Augusto (me inclino mas a la latinizacion de tu nombre, jeje): No es ningun error, y menos fatal. De hecho no creo que hayan errores fatales... Precisamente de eso se trata, de recuperar el trueque, pero no solo a nivel de pueblo, como se hace en las comunidades de todas partes, sino a nivel "oficial". Es un intento de crear una alternativa al dinero, sobre todo en estos paises donde, como tu bien sabes, si quieres aprender a decir un simple "si" en otro idioma, debes pagar -y no poco- por ello.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario