jueves, 18 de septiembre de 2008

Pretty Woman

Internet es un mundo maravilloso, sin dudas. Hoy me ha hecho regresar unso 15 años atras.

Buscando otras cosas, encontre por casualidad en Youtube la pelicula Pretty Woman, aquella misma que hizo famosa a Julia Roberts, que nos enamoro a todas de Richard Gere, que nos hizo soñar con la posibilidad de que un dia alguien descubriera la princesa que llevamos dentro... La misma que vi miles de veces cuando era adolescente, sin cansarme, y que aun sigue haciendome saltar las lagrimas... Pues, la encontre en Youtube y me dije: "voy a ver solo un poco, quizas los primeros 5 o 10 minutos", pero es como un vicio, como cuando empiezas a comer helado y sientes que no puedes parar, ni siquiera te lo cuestionas... Fui pulsando uno tras otro los cuadros de video hasta que, hora y media mas tarde, estaba de nuevo -como hace 15 años- llorando y riendome al mismo tiempo y lamentando que la peli fuera tan corta.




En realidad, sucede que no se cuando vuelva a escribir en este diario. No se si mañana regresare por aqui o no lo vuelva a hacer en un buen tiempo, asi que decidi que una manera muy linda de dejarlo en la web seria con un recuerdo tan especial como el que me ha traido esta peli... .

Lo cierto es que mas o menos en la epoca en que vi esta peli por primera vez, comence mi diario de papel... Asi que no es menos justo que ella me acompañe tambien en esta nueva version digital. Ya se que soy una romantica incurable, pero... que le voy a hacer! Espero no perder nunca ese pedacito romantico y adolescente de mi ser.

sábado, 6 de septiembre de 2008

Cosas no solo de niños...

Romance de Don Gato.
Estaba el señor Don Gato
en silla de oro sentado,
calzando media de seda
y zapatito calado,
cuando llegó la noticia
que había de ser casado
con una gatita rubia
hija de un gato dorado.
Don Gato, con la alegría,
subió a bailar al tejado;
tropezó con la veleta,
y rodando vino abajo;
se rompió siete costillas
y la puntita del rabo.
Ya llaman a los doctores,
sangrador y cirujano;
unos le toman el pulso,
otros le miran el rabo;
todos dicen a una voz:
-¡Muy malo está el Señor Gato!
A la mañana siguiente
ya van todos a enterrarlo.
Los ratones, de contentos,
se visten de colorado;
las gatas se ponen luto;
los gatos capotes pardos,
y los gatitos pequeños
lloraban: ¡miau! ¡miau! ¡miau!
Ya lo llevan a enterrar
por la calle del pescado.
al olor de las sardinas
Don Gato ha resucitado.
Los ratones corren, corren.....
Detrás de ellos corre el Gato.
(Anónimo)
_______________________________
Si han leido este romance hasta el final es porque seguramente les trajo gratos recuerdos, o les parecio simpatico...
Yo, les soy sincera, no lo conocia. Mi madre nunca lo canto para mi ni tuve en mis manos ningun librito ilustrado con estos versos que jamas entraron en mi mundo personal. Pero ya a estas alturas no me asombra descubrir "nuevas tradiciones" pertenecientes a la cultura de mi pais natal que, por uno u otro motivo, nunca llegaron a mi generacion, aunque -como este romance- si acunaron varias generaciones anteriores.
¿Por que se pierden estas tradiciones?-me pregunto. Intuyo un manejo oscuro de la entropia que los tiempos modernos tienden sobre el mundo, el aplastante avance de multitudes inconcientes, la primacia de medios de comunicacion -como la Radio o la TV- que dictaminan que debe o no estar de moda... Y asi, en lugar de este hermoso e ingenuo romance, en bocas de las novisimas generaciones escuchamos -no sin cierto escalofrio- los ultimos temas del grupo de salsa o de reguetton que se oye a todas horas en las calles...
Sin embargo y por suerte hemos tenido grandes hombres, orgullosos de usar su propia cabeza para pensar, que se han ocupado de investigar y rescatar estas vetas de nuestra cultura, en un intento de inmortalizarlas -como el fragmento que les copio a continuacion-. Lo preocupante es que aun su propia obra yace, intocada, en los empolvados estantes de las bibliotecas.
________________
"Con bastante amplitud se refiere Fernando Ortiz al romance de Don Gato, bien conocido en Cuba y en Canarias, (...). El autor lo considera como un romancillo del siglo XVIII, siguiendo idéntico criterio que Alejo Carpentier en su valiosa obra La música en Cuba (Ed. Letras Cubanas, La Habana, 1979), cuando dice que "Don Gato es primitivamente un romance francés, contemporáneo de Mambrú, que no figura en ninguna de las recopilaciones primeras de romances españoles. Es un romance de mediados del siglo XVIII, pasado a España en los días del Mambrú". Tras referirse a varias versiones de este romance, encontradas en diferentes países latinoamericanos (particularmente en la República Dominicana), Ortiz fija su atención en una variante localizada en La Palma por Luis Cobiella, que la dio a conocer en su magnífico estudio publicado en la Revista de Historia, de la Universidad de La Laguna (1947, Tomo XIII, pág. 483), sobre el folclore de su isla palmera. Dice Fernando Ortiz: "Otra versión, en este caso sólo la música sin la letra, hemos visto en una breve colección de música popular de las Islas Canarias, pero difiere de la dominicana, por lo que se puede inferir, quizás, que dicho folclórico cuento gatuno se revistió de diferentes melodías al ir saltando por mares y naciones".
(Fragmento tomado del articulo "Relaciones folcloricas Canarias-Cuba" escrito por Elfidio Alonso para La Opinion de Tenerife. El articulo completo se puede leer en el siguiente link: http://www.laopinion.es/secciones/noticia.jsp?pRef=2950_5_113083__Opinion-Relaciones-folcloricas-CanariasCuba)
Epílogo

“No es bueno de este modo te apoltrones”
dijo el maestro, “que entre seda y pluma
no se va de la fama a las regiones.

Quien entre el ocio su existir consuma,
No dejará mas rastros en la tierra
Que humo en el aire y en el agua espuma.

¡Arriba, sin cansancio, como en guerra
triunfa el alma luchando por la vida,
si vence el flaco cuerpo que la encierra!”

(Infierno, Dante)