martes, 8 de abril de 2014

Estremecimiento

Es sólo una sala más, hasta que los ojos se alzan hacia el techo. 
Compadezcamos a aquellos a quienes no recorra un súbito y 
lancinante estremecimiento: están perdidos para la belleza. 

J. Saramago, Manual de Pintura y Caligrafía 

Crédito de imagen

Crédito de imagen

Techo del Salón Caballeros 24, en la Madraza de Granada.

Licencia de Creative Commons
Epílogo

“No es bueno de este modo te apoltrones”
dijo el maestro, “que entre seda y pluma
no se va de la fama a las regiones.

Quien entre el ocio su existir consuma,
No dejará mas rastros en la tierra
Que humo en el aire y en el agua espuma.

¡Arriba, sin cansancio, como en guerra
triunfa el alma luchando por la vida,
si vence el flaco cuerpo que la encierra!”

(Infierno, Dante)