El reto


Un estruendo creciente retumba junto a la ventana. Voces desacostumbradas llegan desde quién sabe qué rincón oculto para hablarme del temor bajo de los animales. Los árboles se inclinan y cantan, buscan consuelo en su baile ritual; saben que siempre puede ser el último. Hasta la escalera de metal eleva su voz y se estremece con violencia. También ella teme a su manera y no en balde: es su integridad la que está en juego. Por mi parte, siguiendo cuidadosamente un plan trazado durante siglos, milenios ya, he detenido mi respiración. He detenido todo movimiento. Cierro los ojos y confío. Puede que así el viento no logre encontrarme. No esta vez. No todavía.


En la imagen: "Peine del viento" del escultor Eduardo Chillida. San Sebastián, País Vasco. (Crédito de imagen)

Licencia de Creative Commons 

Comentarios

  1. Respuestas
    1. Gracias, Christian. Me alegra que te gusten mis intentos. :)

      Eliminar
  2. A mí también me gustan, cortos pero profundos :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cortos pero sabrosos, jajaja :)

      Eliminar
    2. Jajaja, no sé por qué esta respuesta la vi con doble sentido :P

      Eliminar
    3. Llevaba doble sentido, Miriam, no lo pude evitar, jajaja! :P

      Eliminar
    4. Verdad!!! Yo lo sabía pero me dio pena asumirlo directamente, jajaja.

      Eliminar

Publicar un comentario