jueves, 6 de marzo de 2014

Dime

Crédito de imagen

Después de haber dado un vistazo por un país lejano a vuelo de palabras, luego de haberte dejado inundar por las imágenes del futuro ya tan actual, cuando al fin estés de vuelta del breve interludio en el que un sólo violín ha sido capaz de recrear toda una historia detrás de tus párpados cerrados, entonces búscate. Búscate en el fondo de la segunda taza de café, en el reflejo del sol en tu escritorio, en el tumulto de emociones de tu pecho. Búscate allí donde sueles encontrarte y dime si regresas, como yo, con la impresión de ser no más que una bocanada de humo al viento.






Licencia de Creative Commons

3 comentarios:

  1. El hombre como la hierba son sus días, como la flor del campo así florece, cuando el viento pasa sobre ella, deja de ser y su lugar ya no la reconoce.
    Salmos 103:15-16

    A este salmo me llevó tu reflexión, besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Honor que me haces! Tu salmo es mucho más profundo y tiene muchísimo más alcance que mi pequeña reflexión. :)

      Eliminar
    2. Pero por ahí vas, si apenas estás empezando ;)

      Eliminar

Dime lo que piensas y te diré quién eres.

Epílogo

“No es bueno de este modo te apoltrones”
dijo el maestro, “que entre seda y pluma
no se va de la fama a las regiones.

Quien entre el ocio su existir consuma,
No dejará mas rastros en la tierra
Que humo en el aire y en el agua espuma.

¡Arriba, sin cansancio, como en guerra
triunfa el alma luchando por la vida,
si vence el flaco cuerpo que la encierra!”

(Infierno, Dante)