martes, 31 de diciembre de 2013

Brindis de año nuevo


El tiempo no nos deja más opciones
que celebrar su paso inexorable;
mejor con alegría, y no es en balde:
aprendimos a danzar con sus canciones.

Ya estás aquí, año nuevo, en pocas horas
celebraremos la ilusión del cambio.
Mañana volveremos al sensato
ir y venir del ocaso y de la aurora.

Nada habrá cambiado, no bajo este cielo,
salvo la luz del sol, siempre naciente;
y el viento, el frío, el río y su corriente,
la impermanencia, mi rostro y su reflejo.

Nada será igual ya desde el alba, 
salvo la falta de palabras en mis labios,
la ambición de ahondar en textos sabios,
y el calor de su abrazo en la mañana.



__________________________________________
Licencia de Creative Commons  Diario de la Pelusa es un blog escrito por Elena Brito (Pelusa) y está bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

5 comentarios:

  1. Muy bello poema, tienes razón la vida sigue y lo mejor es recibir otro año con alegría, brindo contigo, y deseo que continúes cultivando ese don de escritora, para regocijo de todos los que te leemos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que tus deseos se cumplan, querida Ylba, y no sólo los que me incluyen ;)

      Un abrazo fuerte! Y avanti !!!!

      Eliminar
  2. Hermoso, el tiempo sigue su marcha y nosotros con el

    ResponderEliminar
  3. Coincido con Ylba y con Christian, un bello poema.

    Besos!

    ResponderEliminar
  4. Gracias, Miriam y Christian! Si les gusta, ya no puedo pedir más :)

    ResponderEliminar

Dime lo que piensas y te diré quién eres.

Epílogo

“No es bueno de este modo te apoltrones”
dijo el maestro, “que entre seda y pluma
no se va de la fama a las regiones.

Quien entre el ocio su existir consuma,
No dejará mas rastros en la tierra
Que humo en el aire y en el agua espuma.

¡Arriba, sin cansancio, como en guerra
triunfa el alma luchando por la vida,
si vence el flaco cuerpo que la encierra!”

(Infierno, Dante)