Del exorcismo y el arte.

No imaginaba que se podía hacer periodismo en twitter, pero hoy pasé buena parte de la velada fascinada leyendo una especie de entrevista que le hacía Arturo Pérez-Reverte a un escritor de graffitti, Jeosm, y me enteré de muchas cosas interesantes: que se llaman a sí mismos no "grafiteros" sino "escritores de graffitti"; que escriben sobre todo su firma, como se hacen llamar, en un acto de reafirmación propia; que no consideran arte lo que hacen (esto último me sorprendió mucho porque yo sí veo arte en el graffitti), entre otras.

Siendo twitter una red abierta, no sólo estaban ellos en la conversación. Todo el que pudo insertó su opinión y lamento decir que no todo lo que leí fue bueno. De hecho había mucha negatividad en algunas reacciones: gente molesta por los graffittis, gente molesta por la fama de los interlocutores, gente molesta por la conversación, gente molesta por la vida aprovechando ese espacio para liberarse de la bilis que cargan consigo.

Esto me trajo de vuelta una impresión que me quedó luego de ver hace poco una peli de Tarantino. A pesar de saber que en sus películas no faltan las escenas violentas, y tener la certeza de que la pantalla estará teñida de sangre desde el primer minuto hasta que termine el film, Tarantino es un director de los que más me gusta. El hombre conoce su medio y detrás de toda la violencia hay un lenguaje artístico innegable. Tarantino es arte, del bueno.

Pues bien, la peli en cuestión es "Malditos bastardos" ("Inglourious Basterds", en el original). Hay violencia extrema, mucha sangre y mucha imaginación en ella, de lo contrario no sería una obra de Tarantino; pero también da expresión libre a todo el odio contra la barbarie del fascismo que lleva buena parte de la humanidad dentro. En esa peli, los judíos y los norteamericanos, como exponentes del mundo libre, cada cual por su parte pero al mismo tiempo, logran acabar con todo el alto mando nazi. Se recrean especialmente dándole muerte a su máximo líder, en una larga escena en la que el espectador llega a sentir que es él mismo quien está apretando el gatillo. Dicen que el arte es el único instrumento que nos permite vivir varias vidas en el tiempo que se nos ha dado para vivir la nuestra. Tarantino, pues, a través de su arte nos ayuda a realizar virtualmente un poco de la justicia que anhelamos.

De estas dos experiencias inconexas, la entrevista en twitter y la peli anti-nazi, terminé con impresiones similares. En ambas me quedó claro que hay odios que la gente lleva muy adentro y que debe sacar. Y también que el arte bien llevado puede servir de instrumento para el exorcismo.

En fin, que recomiendo mucho la peli de Tarantino, y que me gustó mucho ver a Pérez-Reverte en su papel de periodista; lo hace muy bien.
__________________________________________
Licencia de Creative Commons  Diario de la Pelusa es un blog escrito por Elena Brito (Pelusa) y está bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Comentarios

  1. Reconozco que en el graffiti hay verdaderas obras de arte, sin embargo no todo es agradable a la vista y menos en lugares públicos, al menos acá algunos son grotescos, quizá las personas que opinaron en contra solo han visto de esos.

    En cuanto a los Malditos Bastardos, la vi no por mi gusto :) sino porque a mi hijo le gustó mucho, sobretodo la parte en que Brad Pitt (no recuerdo su nombre en la película) trata de hablar como italiano y su interlocutor le dice "pero falta el cantadito" eso a mi hijo lo mata de risa, así que la vimos juntos, para mí un drama tremendo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que hay vándalos en todas partes, Miriam. Pero creo que es bueno aprender a diferenciar entre el arte y el vandalismo. :)

      Sí que es fuerte la peli, como todas las de Tarantino, pero yo le encontré ese punto de exorcismo que me pareció incluso útil.

      Eliminar
    2. Muy cierto Elena, hay que saber diferenciar.

      Mira tú, no le vi lo útil :( tendré que verla otra vez :D

      Eliminar
  2. El arte nos permite liberar todos esos sentimientos negativos y positivos, esa carga que llevamos, o por lo menos permite distrae la mente

    ResponderEliminar

Publicar un comentario