Recuerdo blanco

Salí, toda vestida de blanco a una ciudad gris. Todo era gris allí, los edificios, el asfalto, los árboles, las palomas, los miles de turistas. Todo gris excepto el cielo, siempre ajeno, siempre azul. Era lindo caminar toda de blanco en medio de tanto gris, envuelta en el secreto vaivén que sólo mi cuerpo y yo conocíamos. Hubo de todo ese día, hasta lágrimas, blancas, convocadas por el recuerdo espontáneo -blanco, luminoso- de la voz de mi padre que escuché alguna vez justo en esa esquina. El blanco, claro, duró lo que tardó en pasar el primer ciclista por mi lado, pero no importa, duró lo suficiente para colarse por mis poros y mantener mi interior blanco todo el día.

__________________________________________
Licencia de Creative Commons  Diario de la Pelusa es un blog escrito por Elena Brito (Pelusa) y está bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Comentarios

  1. Elena un hermoso escrito, me encanto la manera de describir y los sentimientos tan fuertes y profundos que plasmas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Christian! Me alegra que te gustara. A veces, si las impresiones son lo suficientemente fuertes, salen cosas así. :)

      Eliminar

Publicar un comentario