Productores de sueños.

Tengo unos amigos que hacen cine. Bueno, en realidad tengo varios, pero estos son productores de sueños. Ellos creen que son historias lo que llevan a la pantalla, pero esta vez también -y sin saberlo- han llevado un sueño, uno muy mío que me ha acompañado prácticamente desde que aprendí a leer.

Uno de los primeros libros, sino el primero, que trajo mi padre a casa fue el cuento Caperucita Roja. Era un libro ruso, de aquellos que tienen no solo letras e imágenes. Era de esos libros, hoy  tan comunes, que con el simple gesto de volver la página y por el buen oficio de una armazón de papel doblado, hace que la historia se alze frente a los ojos del pequeño lector y cobre vida. A mis cortos cuatro años, eso tenía  para mí todo el encanto de la magia. Mi gusto actual por el trabajo con papel demuestra que lo sigue teniendo.

Pues bien, estos amigos me han compartido este video -que hoy les comparto a ustedes- en el que han recreado el famoso cuento. Ya les comenté cuánto me gustó, la frescura de su acercamiento a una historia tan conocida y muchas otras cosas que se suelen decir en estos casos. Lo que aun no saben es que al verlo rememoré aquella  fascinación que sentí la primera vez que abrí aquel libro, que volví a ver la sonrisa de mi padre a mi lado. Y eso, ahora lo sé, no tiene precio.



 
__________________________________________
Licencia de Creative Commons  Diario de la Pelusa es un blog escrito por Elena Brito (Pelusa) y está bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Comentarios

  1. Elena me tocas el corazon en lo más hondo. Cada dia que te me descubres me sorprendes como ser humano y hermana. Eres un sol

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ustedes por los hermosos recuerdos que han despertado con este video.
      Un beso!

      Eliminar

Publicar un comentario