miércoles, 19 de junio de 2013

Historia de un ex-reguero.

Esta es la historia de unas cuantas, bueno, unas demasiadas fotocopias que fueron apilándose en mi escritorio (y en los libreros, y en las gavetas...) Fotocopias de libros, de artículos, de manuales... en fin, papeles a montón y todos en esas horribles y poco prácticas carpetas de cartulina amarilla que siempre resultan muy pequeñas o muy grandes para su contenido. La verdad es que así han estado por años pero llega el momento en que algo pasa dentro de uno, o fuera -no sé-, y ya no soportas más esa situación.


Varios pliegos de cartulina de bonitos colores, hilo fuerte, aguja, pegamento y un poco de tiempo y maña después y... ¡voilá! La pila de carpetas "inorganizables" se convierte en unos volúmenes bien encuadernados, manejables y listos para ser acomodados en cualquier estante o librero sin que pierdan su compostura.


¿A que es buena idea?


¡Al menos a mí me ha solucionado el problema!

Claro que aún no termino... ¡Son muchas! Pero el resultado obtenido con estas tres primeras me entusiasma mucho.

__________________________________________
Licencia de Creative Commons  Diario de la Pelusa es un blog escrito por Elena Brito (Pelusa) y está bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

2 comentarios:

  1. Y el colorido, hace que se vea más bonito, agradable a la vista. Felicitaciones por esa creatividad que parece nunca tendrá fin :D
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y por la que nunca terminaré de agradecer, Miriam!
      Besos!!!

      Eliminar

Dime lo que piensas y te diré quién eres.

Epílogo

“No es bueno de este modo te apoltrones”
dijo el maestro, “que entre seda y pluma
no se va de la fama a las regiones.

Quien entre el ocio su existir consuma,
No dejará mas rastros en la tierra
Que humo en el aire y en el agua espuma.

¡Arriba, sin cansancio, como en guerra
triunfa el alma luchando por la vida,
si vence el flaco cuerpo que la encierra!”

(Infierno, Dante)