miércoles, 20 de marzo de 2013

En estos días...

En estos días no sale el sol, sino tu rostro...
(Silvio Rodríguez)

En estos días en que no he escrito, he leído. No todo lo que hubiera querido, es cierto, porque también he pintado, y de acuerdo al último pacto firmado entre mis hemisferios, referido a una sana convivencia marcada por una estricta ley de no interferencia mutua, cuando hago una cosa no siempre puedo hacer la otra. Pero bueno, algo sí que he leído.

Después de Carpentier seguí con Samuel Feijóo, un autor también cubano, auténtico como pocos, y su libro Juan Quinquín en Pueblo Mocho. Una divertidísima novela en la que encontré buena parte de mis raíces nacionales, pero asimismo un excelente documento antropológico de la situación del campesinado cubano antes de la Revolución de 1959.


Luego releí Ilusiones de Richard Bach. ¿Por qué? Buena pregunta. No lo sé. Sencillamente quería volver sobre este autor. Esta relectura, aunque me gustó mucho, tristemente me descubrió un Richard Bach muy al estilo de Coelho que no conocía, quizás porque cuando descubrí a Bach aun no existía el boom de Coelho. Por suerte Ilusiones, a pesar de ser un libro de tono ligero, sí que está lleno de enseñanzas de punta a cabo. Otro punto menos para el brasileño.



Por último, hace ya casi un mes ando enredada entre las tumbas de El cementerio de Praga de Umberto Eco. Me parece novedoso e interesante que el protagonista sea un ser en extremo negativo, despreciable. Creo que es la primera vez que leo un libro con esta característica. Sin embargo, lo encuentro lento, que avanza casi a rastras, y en ocasiones llega a parecer un manual de historia en lugar de una novela. Nunca pensé que un libro de Eco fuera tan difícil de leer. Lo terminaré solo por una cuestión de principios (y porque ya me quedan menos de 100 páginas para terminarlo).


Y si se están preguntando la relación que tiene todo esto con la frase de Silvio que puse al principio, no pierdan su tiempo. No hay tal. Es solo que el título del post de hoy me recordó esa canción de uno de sus discos que más me gusta.

En estos días no sale el sol, sino tu rostro,
y en el silencio sordo del tiempo gritan tus ojos:
Ay! de estos días terribles,
ay! del nombre que lleven,
ay! de cuántos se marchen,
ay! de cuántos se queden.

Ay! de todas las cosas
que hinchan este segundo,
ay! de estos días terribles,
asesinos del mundo.

Bonus: En estos días (Silvio Rodriguez)-en youtube. 
__________________________________________
Licencia de Creative Commons  Diario de la Pelusa es un blog escrito por Elena Brito (Pelusa) y está bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

12 comentarios:

  1. WOWWWW! Tanto has leído???
    Yo no termino el de marzo :(
    Voy retrasada!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marite, a veces leo mucho, a veces poco... Depende!
      Suerte con tu lectura!
      Besos!

      Eliminar
  2. Estuve extrañando tus posts, claro que yo también anduve en lo mío :)
    Me ha extrañado no leerte en el grupo, El Fin del Mundo está bastante entretenido, no sé si ya lo leíste y por eso lo obviaste.
    El Cementerio de Praga lo intenté dos veces y no avancé nada :( algún día quizá siga tu ejemplo.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Miriam, el de Murakami tendra que esperar. Estaba leyendo otras cosas y esa circunstancia de que este muy de moda no lo ayuda a acercarse a mi. ¡Yo y mis limitaciones!
      El de Eco ya lo termine. Algo comentare en el blog sobre el.

      Besos!

      Eliminar
  3. bien me gusta tu blog y es muy particular, muy tuyo todo lo que contas es un diario al que todos podemos acceder
    te mando un besoy desde ya te sigo, hasta pronto
    cuando puedas llegate a mi blog a ver que te parece
    carmen

    ResponderEliminar
  4. Quisiera poder hacer algo parecido en mi blog, contar las aventuras con cada libro que leo, cada libro que busco y que no encuentro, cada libro que pierdo por confiar en que me lo devolverán tan pronto como terminen de leerlo, cada libro que me llena hermosamente de vida, quisiera hacerlo, y lo haré... os invito a mi blog www.bibliotecasolitaria.blogspot.com

    ResponderEliminar
  5. Me gusta lo que contás nos ayuda a ver lo que hay de nuevo y no tan nuevo de lo que viene
    un beso enorme Carmen

    ResponderEliminar
  6. hoooooooooola, amo juan quinquín en pueblo mocho, claro en la época en que lo leí no me detuve mucho a pensar tan profundamente como lo haces tú sobre nuestros vapuleados campesinos, pero me reí literalmente a carcajadas, de bach no he leído nunca nada y el cementerio de praga lo leí porque lo leí, pero fue un parto triple, bueno bien por tí, yo aún no termino con murakami

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vilma, si lo hubiera leido antes quizas yo tampoco me hubiera parado a pensar en esto, pero la distancia y el tiempo hacen milagros, tu lo sabes!
      De Bach, leete Juan Salvador Gaviota. Inolvidable!
      El cementerio de Praga... sin comentarios!
      Besos!

      Eliminar

Dime lo que piensas y te diré quién eres.

Epílogo

“No es bueno de este modo te apoltrones”
dijo el maestro, “que entre seda y pluma
no se va de la fama a las regiones.

Quien entre el ocio su existir consuma,
No dejará mas rastros en la tierra
Que humo en el aire y en el agua espuma.

¡Arriba, sin cansancio, como en guerra
triunfa el alma luchando por la vida,
si vence el flaco cuerpo que la encierra!”

(Infierno, Dante)