Llaves de papel. (Carpentier)

Hace unos días les confesaba que encontrar mis recuerdos en la obra de Carpentier es una de las cosas que lo volvían más especial a mis ojos. Pues bien, no son sólo mis recuerdos, mi pasado, mi nostalgia lo que encuentro en sus páginas. Ahí están también mis ideas actuales, incluso las recién formadas, mucho mejor planteadas de lo que yo misma hubiera podido imaginar. Aquí les dejo con una muestra:

imagen
"Esteban seguía preso con toda una ciudad, con todo un país, por cárcel. Y ese país tenía tales espesores de selva en la Tierra Firme, que sólo el mar era puerta, y esa puerta le estaba cerrada con enormes llaves de papel, que eran las peores. Asistíase en esta época a una multiplicación, a una universal proliferación de papeles, cubiertos de cuños, sellos, firmas y contrafirmas, cuyos nombres agotaban los sinónimos de «permiso», «salvoconducto», «pasaporte», y cuantos vocablos pudiesen significar una autorización para moverse de un país a otro, de una comarca a otra —a veces de una ciudad a otra. Los almojarifes, diezmeros, portagueros, alcabaleros y aduaneros de otros tiempos quedaban apenas en pintoresco anuncio de la mesnada policial y política que ahora se aplicaba, en todas partes —unos por temor a la Revolución, otros por temor a la contrarrevolución— a coartar la libertad del hombre, en cuanto se refería a su primordial, fecunda, creadora, posibilidad de moverse sobre la superficie del planeta que le hubiese tocado en suerte habitar. Esteban se exasperaba, pataleaba de furor, al pensar que el ser humano, renegando de un nomadismo ancestral, tuviese que someter su soberana voluntad de traslado a un papel. «Decididamente —pensaba— no he nacido para ser lo que hoy se entiende por un buen ciudadano...»"

Alejo Carpentier, El siglo de las luces.

__________________________________________
Licencia de Creative Commons  Diario de la Pelusa es un blog escrito por Elena Brito (Pelusa) y está bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Comentarios

  1. gracias Elena por traernos este pedacito de genialidad, Carpentier y El siglo de las luces, son de mis favoritas en literatura. un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, Jose, por pasar y dejar tus impresiones. Carpentier, mi favorito!
      Saludos

      Eliminar
  2. Qué hermoso... no conocía a Carpentier... ahora ya.
    Beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marite, Carpentier es todo un mundo el solito!!!
      Besos!

      Eliminar
  3. Siempre he pensado que el mundo es para que todos lo veamos, en mala hora se pusieron las reglas para poder hacerlo, así sean sólo llaves de papel.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso mismo digo yo, Miriam, y Carpentier...
      Besos!

      Eliminar

Publicar un comentario