lunes, 14 de enero de 2013

Una posible respuesta.

¡Oh, siempre llegarás a alguna parte -aseguró el Gato-, si caminas lo suficiente! 
Lewis Carrol, Alicia en el país de las maravillas. 


El tema de estos días parece ser que la maestría se encuentra con la práctica. El talento solo no es suficiente. De hecho en muchas ocasiones no es ni siquiera necesario. Lo que nos desarrolla es la práctica. Lo he leído en un libro, que me recordó que ya lo había leído en otro anterior. Lo he conversado, lo he visto y lo he experimentado. 

Se alcanza la maestría en aquello a lo que uno se dedica en cuerpo y alma, a lo que uno decide dedicar su vida o al menos unos años, unos pocos meses o unas pocas horas, minutos tal vez al día. Hay quien dice que un maestro se hace en 10 000 horas, hay quien dice que en no menos de 1000 repeticiones, hay quien dice que con un intento cada día es suficiente. No importa si es archivar papeles, escribir, apretar tuercas, pintar, correr, sentirse infeliz, discutir, amar… Cualquier cosa si se hace con constancia se logra dominar. Seguro. 

Pero si lo habías conseguido y dejas de practicarlo, lo perderás. Esto también es seguro. Lo que se aprende no nace con uno. Lo que se adquiere se puede perder. Incluso lo que es innato, si no se cuida, poco a poco se irá atrofiando. Prueba a dejar de mover un brazo y verás lo que le ocurre a tus articulaciones de aquí a unos días. 

La práctica es, pues, una posible respuesta. La pregunta es qué queremos conseguir.
_____________________
Hoy agradezco mi paseo diario por el bosque.
__________________________________________
Licencia de Creative Commons  Diario de la Pelusa es un blog escrito por Elena Brito (Pelusa) y está bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

8 comentarios:

  1. así es querida mía, tengo una maestría en regañona, jajajaja
    besos amiguita y gracias por compartirnos tus meditaciones

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Sabes que dude en titularlo "Meditaciones de lunes"? jajaja Me adivinaste!!!
      Besos!

      Eliminar
  2. Querida Pelusa, indudablemente la práctica hace al maestro :) contra eso no hay título académico que valga.
    Me encanta la foto ¿ese ese el bosque por donde caminaste hoy?
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Miriam, no es ese el bosque. ayer no tuve tiempo de buscar el post donde puse fotos de uno de los senderos que seguimos por aqui, que hay varios, y me fui por lo facil: tome una imagen de la web. Aqui te dejo el link al post con las fotos de "mi" bosque, :)
      http://diariodelapelusa.blogspot.com.es/2009/09/senderismo.html

      Besos!

      Eliminar
    2. Vi el link, pensé que ya te había dicho que me parece maravilloso, increíble, pero parece que no llegó mi comentario ;)
      Eres muy afortunada!
      Besos!

      Eliminar
    3. Lo soy, Miriam, no creas que no lo se. Y lo agradezco todos los dias!
      Besos!

      Eliminar
  3. También las prácticas necesitan ese complemento extraño y difícil que es la autocrítica, "punta y respiro de la pausa", como le decía uno de mis maestros. La constancia, como la indolencia, tienen su némesis en el ritmo. Agradezcamos, pues, poner manos a la obra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ivanius, retomar el ritmo cuando se ha decidido hacer una pausa puede ser hasta doloroso. Pero como todo mal, es cierto que son necesarias. Siempre que no sean muy largas!
      Besos!

      Eliminar

Dime lo que piensas y te diré quién eres.

Epílogo

“No es bueno de este modo te apoltrones”
dijo el maestro, “que entre seda y pluma
no se va de la fama a las regiones.

Quien entre el ocio su existir consuma,
No dejará mas rastros en la tierra
Que humo en el aire y en el agua espuma.

¡Arriba, sin cansancio, como en guerra
triunfa el alma luchando por la vida,
si vence el flaco cuerpo que la encierra!”

(Infierno, Dante)