viernes, 26 de octubre de 2012

El medio sí hace la diferencia.

Las siguientes dos obras tienen exactamente un año de diferencia entre ellas:

Calabazas. Acuarela y tinta en papel 80 g.
(Post original con esta imagen)

Calabaza (detalle). Acrílico sobre papel impreso.

Notas: 

La diferencia entre una y otra obra es notable pero no se debe a un avance del dibujo, que es más o menos el mismo, sino a un cambio en los materiales con que fueron hechas.

La primera, hecha en acuarela sobre un papel nada apropiado, ofrece muy poca definición en los detalles. La acuarela es un medio que nunca he llegado a dominar muy bien, y mucho me he esforzado intentándolo. Comienzo a dudar de si en general es un medio adecuado para mi expresión. 

El acrílico con que está hecha la segunda, en cambio, me resulta mucho más expresivo, más gestual. Con acrílico puedo hacer que cada pincelada alcance toda su importancia dentro de la obra. 

El fondo también influye. En la primera obra, el dibujo fue hecho sobre fondo blanco. La segunda está hecha sobre un fondo previamente elaborado, y en buena medida motivada por sus colores.  

(Debo anotar que no fue intencional esta coincidencia de temas en el tiempo. Yo sencillamente me dejo llevar por lo que me llama la atención.)

__________________________________________
Licencia de Creative Commons  Diario de la Pelusa es un blog escrito por Elena Brito (Pelusa) y está bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Sobre la pasión : Abrazando la práctica.

Rama (detalle)
Acrílico sobre papel impreso

La pasión es fuego, necesita combustible para subsistir.

El interés tiende a decaer, por sí solo es incapaz de hacer que la pasión se mantenga, y la inspiración es muy suya, viene solo cuando quiere, no se puede contar siempre con ella.

Es necesario imbuir todo proceso con un poco de práctica, de constancia. Es necesario sentarse con o sin deseos un rato cada día y preparar el espíritu: tomar los pinceles, un poco de agua, esparcir los tubos de pintura sobre la mesa, mover el lápiz sobre el papel...

No importa si es bueno o no el resultado. En todo caso, bueno y malo no son más que impresiones subjetivas.

Lo importante no es la meta sino el camino.
__________________________________________
Licencia de Creative Commons  Diario de la Pelusa es un blog escrito por Elena Brito (Pelusa) y está bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

miércoles, 24 de octubre de 2012

Sobre la pasión: Indentificación

Elefante (fragmento)
Acrílico sobre papel impreso.

La misión, tu misión personal, lo que estás llamado a hacer en esta vida -leí hace muy poco- es aquello que te apasiona, que acapara tu atención al punto de hacerte olvidar el transcurso del tiempo. Lo difícil, creo yo, es encontrar esa pasión que nos mueve a cada uno.
Mi problema siempre ha sido que oscilo entre muchos intereses o ninguno en absoluto.
Pues bien, hoy he vuelto a pintar, y entre manchas de colores he vuelto a salir del tiempo y del espacio, del mundo de lo conocido.
¿Será que al fin la he encontrado?
__________________________________________
Licencia de Creative Commons  Diario de la Pelusa es un blog escrito por Elena Brito (Pelusa) y está bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

lunes, 22 de octubre de 2012

Atardecer de Octubre.


Como nunca había visto este paisaje desde mi ventana, 
no había visto esos colores en el cielo otoñal, 
ni el sol prefiriendo unas cimas a otras, 
ni esa niebla otoñal entre las montañas, algodonosa y plácida. 
 Algo donde reposar el alma.

______________________________
En nuestro proyecto una Nota de Agradecimiento tenemos como invitado este mes a Mau Venom quien ya nos ha compartido su segunda colaboración, tan especial como su autor, y que no deben perderse.

Click en la imagen para ver las notas de Mau.

__________________________________________
Licencia de Creative Commons  Diario de la Pelusa es un blog escrito por Elena Brito (Pelusa) y está bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

jueves, 18 de octubre de 2012

Cuando yo era niña... (II)

Jugaba con muñecas como estas: 

Muñecas Dorotea
Crédito de imagen


o como estas:

Muñeca Lili
Crédito de imagen


O con muñecas de papel recortables, que allí llamamos "Cuquitas":

Cuquita
Crédito de imagen

Y las más famosas caricaturas que representaban a la mujer cubana, inteligente y sensual, eran como estas:

Criollita de Wilson
Crédito de imagen

Todas tienen algo en común: una complexión física normal y saludable, sin exceso de peso y con curvas bien definidas. Eso puede explicar mucho de mis preferencias y condicionamientos actuales, como por ejemplo por qué nunca han llegado a gustarme del todo las Barbies o por qué no entiendo ni apruebo el modelo anoréxico de mujer tan de moda.
________________
Bonus:
Pueden ver más de esta serie de recuerdos de mi infancia en: Cuando yo era niña... (I)
__________________________________________
Licencia de Creative Commons  Diario de la Pelusa es un blog escrito por Elena Brito (Pelusa) y está bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

lunes, 15 de octubre de 2012

Réquiem por Penélope.

Penélope y su última obra.

Penélope, la araña que se mudó hace unos días a mi ventana, apareció ayer en la mañana colgando de uno de sus hilos, inerte. A su lado, su última tela recién tejida con la perfección a la que nos tenía acostumbrados. No sé qué le pasó. En Internet no hay prácticamente información sobre la causa de la muerte de estas arañas. Supongo que no resistió el frío de la madrugada. 

Aprendí mucho con su corta estancia por aquí, sobre ella y sobre mí. Tuve tiempo de estudiarla, y hasta de descubrir que se puede llegar a sentir afecto por un animal tan pequeño, tan diferente, que vive en una dimensión ajena a la humana y que probablemente nunca se llegó a enterar de nuestra presencia cerca de ella. 

Penélope, ya sin vida.
Sí, se puede llegar a sentir afecto por una araña, y pena. Me dio pena que se muriera así, de repente, sin que hubiera tenido tiempo de usar aquella última y magnífica tela. Me dio pena no haber podido hacer nada más por ella que dejarla vivir tranquilamente en mi ventana. Me dio pena comprobar una vez más que la vida de los animales en la naturaleza puede ser muy dura.

Cuando por fin me decidí a quitar su última obra, que resultó ser increíblemente fuerte, descubrí que en una esquinita había una tela diferente, más pequeña y hecha un poco sin gracia. No era más que unos pocos hilos atados aquí y allá, que aun sostenían a otra araña. Esta era igual a Penélope pero mucho más chica, y también estaba muerta. Era el macho, la pareja de nuestra araña que, como Odiseo, de alguna manera logró encontrar su camino hasta Ítaca. Y me sentí feliz, por Penélope, por su amado Odiseo y por la naturaleza, que tiene miles de caminos para conseguir sus objetivos. 

La vida, en cualquiera de sus formas, es maravillosa.

No más espero que dentro de unos meses no tenga en la ventana a Telémaco liderando toda una comunidad formada por los hijos de esta triste pareja.

La Pelusa y Penélope
(Tinta y lápices acuarelables)


__________________________________________
Licencia de Creative Commons  Diario de la Pelusa es un blog escrito por Elena Brito (Pelusa) y está bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

viernes, 12 de octubre de 2012

De lo que no vemos a diario.


Hoy salimos a caminar y de regreso, ya medio cansados, nos detuvimos unos minutos a disfrutar del paisaje que se puede ver justo al lado de la puerta de entrada de nuestro edificio, desde la baranda que recorre todo un lado de una especie de terraza alargada y de techo bajo. La vista desde ahí es poco menos que impresionante: se ve parte de un bosque en el que se distinguen pinos, higueras, cipreses, castaños, robles... además de algunos senderos para caminar a gusto, y poco mas allá el terreno que comienza a elevarse, siempre cubierto de vegetación, hasta culminar en las cimas de una sierra. ¡Cuántas veces no nos hemos deleitado con este paisaje, y la brisa perenne que se siente en esa baranda!

Sin embargo hoy por primera vez, y quizás por el cansancio que sentíamos, se nos ocurrió recostarnos en una de la docena de columnas que se hayan dispersas en la terraza. Son columnas redondas, cubiertas de madera de color verde, igual que el techo, e inclinadas. Algunas tan inclinadas que hacen pensar que, lejos de ser soporte, son un elemento puramente decorativo. Y en verdad, bien miradas, semejan troncos de árboles y el techo de madera verde recuerda la cúpula de hojas de un bosque...

Sobra comentarles lo bien que descansamos allí, recostados a una de estas columnas, mirando el paisaje y disfrutando de la brisa. Parece increíble que solo hoy, después de cuatro años de pasar por ahí, nos hayamos fijado en este detalle. No es que no las hubiéramos visto, es que no habíamos reparado en lo confortable que resulta un breve descanso en estas columnas, que parecen puestas allí y con esa inclinación solo para este propósito.

Uno suele pasar por ahí apurado, de entrada o de salida, o bien ir directamente a la baranda cautivados por el paisaje y la brisa, sorteando siempre las columnas pero casi nunca reparando ellas. De hecho, tengo miles de fotos de la vista y de amigos posando en la baranda con el paisaje detrás, pero solo una imagen de un par de estas columnas, y ni siquiera está hecha para mostrarlas sino para capturar los restos de la nevada del día anterior.

¿Cuántas maravillas de este tipo pasamos por alto cada día? 


__________________________________________
Licencia de Creative Commons  Diario de la Pelusa es un blog escrito por Elena Brito (Pelusa) y está bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

miércoles, 10 de octubre de 2012

De cómo se aprende a apreciar lo bueno en todo + una invitación.

Mau Venom, nuestro invitado especial de Octubre en el proyecto "una Nota de Agradecimiento" ha publicado hoy su primera colaboración. No se imaginan mi sorpresa cuando vi su nota, y me di cuenta de lo cerca que están nuestras impresiones. Me explico: 

Desde que llegamos a vivir en este apartamento, así era más o menos la vista que teníamos desde nuestra ventana (aquí, después de una nevada):

Pueden ver el fotoreportaje de esta nevada AQUI

Pero un buen día decidieron cortar los árboles más cercanos al edificio. Los lloré, porque los apreciaba mucho, pero tuve que reconocer que -salvando mi tristeza- el nuevo paisaje que se abría ante nosotros no era nada despreciable.


Sin embargo, la vida con sus infinitas posibilidades siempre termina sorprendiéndonos: en ese nuevo paisaje que antes no veíamos por los árboles, hay un pequeño prado al que un pastor y sus dos perros traen un rebaño de ovejas y cabras a pastar con frecuencia.  (Disculpen la mala calidad de las imágenes)







¡Puedo asegurarles que no hay nada más lindo de ver! 

¿Quieren ver cómo la publicación de Mau Venom, su nota de agradecimiento, complementa como anillo al dedo este regalo de la naturaleza que hoy les comparto? Click en la siguiente imagen para descubrirlo:



__________________________________________
Licencia de Creative Commons  Diario de la Pelusa es un blog escrito por Elena Brito (Pelusa) y está bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

jueves, 4 de octubre de 2012

Cuando hacer todo lo posible no es suficiente.

Crédito de imagen

Hoy encontramos a un perro muy parecido al de la foto en la puerta del súper. Llevaba ya un buen rato esperando, pero su dueño no estaba dentro de la tienda. Su dueño no estaba por allí, en ninguna parte. El perro estaba sencillamente perdido. Estaba limpio y bien alimentado, con dos collares pero ninguna placa de identificación. No era posible saber su nombre o las coordenadas del dueño para localizarlo. Para colmo, el perro era amistoso pero no se dejaba tocar. ¿Que hacer en una situación así?

Lo intenté todo: me arrodillé para ponerme a su nivel, le mostré el dorso de mi mano para que no lo considerara una agresión, intenté acercarme de lado como dice el encantador de perros que debe hacerse en caso de animales temerosos... Nada funcionó. Mi intención era llegar a sostenerlo por el collar y tratar de llevarlo conmigo hasta el veterinario más cercano, donde seguramente tendrían cómo leer el chip identificador que suelen llevar bajo la piel y así localizar al dueño, pero no pude conseguirlo.  Nos tuvimos que ir y dejar al perrito donde estaba en un inicio. 

Camino a casa, encontramos en su coche a un entrenador que suele reunirse por aquí cerca con un grupo de perros y sus dueños para entrenarlos (¡a los perros, claro!). Le contamos la situación y nos dijo que en caso de que lograra acercarse al perro y sostenerlo, tendría que llamar a la policía para que vinieran a buscarlo y esperarlos allí; y que eso le tomaría demasiado tiempo y su clase estaba por empezar. 

Así las cosas, llegamos a la oficina de seguridad de la villa donde vivimos para intentar que llamaran a la policía y fueran a buscar al perro. ¿El perro está atado?, nos preguntó el oficial, "Si no lo está, la policía ni siquiera dará un paso hacia acá".

Y regresamos a casa con una sensación de impotencia muy molesta. Lo mejor, dicen, para estar en paz con la propia conciencia es hacer todo lo posible en cualquier situación. Esta vez lo hicimos pero no fue suficiente, ni para el perro ni para nuestra conciencia. 

___________________________
Epílogo: Más tarde regresamos al súper para ver que había pasado con el perro, y me contaron que una chica creyó reconocerlo como la mascota de su vecina y se lo llevó. Al parecer el perro la conocía porque fue la única que lo pudo tocar.
__________________________________________
Licencia de Creative Commons  Diario de la Pelusa es un blog escrito por Elena Brito (Pelusa) y está bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

martes, 2 de octubre de 2012

Octubre.

Paisaje con casa y hombre arando.
Vincent Van Gogh, Octubre 1889

Octubre comenzó como acostumbran a comenzar todos los meses. Comienzos en sí mismos completamente discretos y silenciosos. Sin signos ni marcas de fuego, se insinúan en cierto modo de una manera que escaparía a la atención si la atención no vigilase rigurosamente el orden. El tiempo, en realidad, no tiene cortes, no hay ni trueno, ni tempestad, ni sonidos de trompetas al principio de un nuevo mes o de un nuevo año e incluso en el alma de un nuevo siglo; únicamente los hombres disparan cañonazos y echan al vuelo las campanas.
Thomas Mann, La montaña mágica.
(Cap. 4, "Caprichos del mercurio")
.

__________________________________________
Licencia de Creative Commons  Diario de la Pelusa es un blog escrito por Elena Brito (Pelusa) y está bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Epílogo

“No es bueno de este modo te apoltrones”
dijo el maestro, “que entre seda y pluma
no se va de la fama a las regiones.

Quien entre el ocio su existir consuma,
No dejará mas rastros en la tierra
Que humo en el aire y en el agua espuma.

¡Arriba, sin cansancio, como en guerra
triunfa el alma luchando por la vida,
si vence el flaco cuerpo que la encierra!”

(Infierno, Dante)