Recuento de mis últimas lecturas.

Crédito de imagen

Para los que se están preguntado (si hay alguno) si he abandonado la lectura, mi respuesta es no. Por aquí se sigue leyendo, cada día, dos y hasta tres libros a un tiempo, pero ya son varios los que he dejado a medias. ¿Por qué? Por los más variados motivos y por ninguno: porque no me interesa el tema, porque no logro identificarme con lo que leo, o porque sí, porque pasan los días y dejo de abrir el libro. Sencillamente cae en desuso. Creo que si hay un limbo para los libros es ese, el desuso sin motivo aparente. 

En estos últimos tiempos, pues, han pasado a engrosar el censo de mis lecturas inconclusas títulos tan diversos como Don Camilo de Giovanni Guareschi, que inexplicablemente cayó en ese limbo particular del que les hablo a pesar de su excelencia; El secreto de sus ojos de Eduardo Sacheri, que de plano no me interesó desde las primeras páginas, y El ruido de las cosas al caer de Juan Gabriel Vásquez, que abandoné justo a mitad del libro porque no lograba ponerme en la posición del protagonista y dejar de juzgarlo, sencillamente me irritaba tanta pusilanimidad. 

Me obligué a terminar Memorias de una geisha de Arthur Golden. Libro predecible y lleno de clichés, donde el autor busca presentar la imagen que Occidente -entiéndase USA- ha construido de Japón y, en última instancia, hacer una alabanza de su propio país. No ameritaba una reseña. ¿Por qué lo terminé? Porque me traía lindas remembranzas del Japón que conocí. 

Actualmente, además de Veinte años después de Alejandro Dumas, el segundo de la trilogía de los mosqueteros (el primero lo reseñé aquí), estoy leyendo El abanico de seda de Lisa See del que ya voy preparando una reseña para compartir con ustedes. 

Pero hay otro más que tengo a medias, que no se deja terminar aunque no dejo de intentarlo. Viaje al fin de la noche de Ferdinand Céline es un hueso duro de roer. Excelente libro, bien escrito, profundo como pocos y deprimente también como pocos. Me le acerco a ratitos, disfruto su prosa tan especial, avanzo un par de páginas estremeciéndome con la historia y lo dejo para no volver a tocarlo en dos o tres días. Poco más de dos meses llevo con él. Y yo es que no sirvo para las depresiones. Incluso el regodeo tan de moda con la mentada saudade me provoca cierta desazón. Algo en mí las repele. Puedo decir que poseo un optimismo básico y me niego a ponerme en la perspectiva más negra para ver el mundo, aun cuando hoy día cada vez se oscurece más el panorama. 

Y ustedes, ¿qué han leído ultimamente?
_____________________________

Extra: 


Hoy tenemos la primera colaboración de la Malquerida en nuestro proyecto especial Una nota de agradecimiento. ¡No se la pierdan!
__________________________________________
Licencia de Creative Commons  Diario de la Pelusa es un blog escrito por Elena Brito (Pelusa) y está bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Comentarios

  1. Elena yo leí Don Camilo y La pregunta de sus ojos que me gustaron mucho. El ruido de las cosas al caer no me gusto, me paso igual que a ti, que nunca logre sentir empatia por el protagonista, pero con tal de participar en el grupo lo termine. Ahora ya complete El abanico de seda que realmente me atrapó y por ki cuenta estoy empezando En busca de Klingsor. Este último espero me dure el tiempo de La montana mágica que no pienso leer.
    Al igual que tu no me atrae una lectura que me de prima o me haga perder la esperanza en la humanidad, así que no me hubiera atrevido a leer Viaje al fin de la noche, seguro lo dejaba en las primeras paginas. Es que ya aprendí que para que torturarme con un libro que no me gusta cuando hay tantos libros maravillosos que estan esperando por mi :-)

    ResponderEliminar
  2. Pelusa, tus títulos son mis títulos sólo que yo siempre los termino de leer, no está en mí dejar nada a medias, no sé si eso sea un defecto o una virtud, pero cuando empiezo algo, debo terminarlo.
    Me gusta extraer las cosas más extrañas de un libro, las que regularmente pasan desapercibidas, ponerme en los zapatos de los personajes para saber si actuaría como ellos o no, en fin, me encanta leer historias que a mí no me pasarían ni de lejos, son mundos desconocidos que valen la pena descubrir. Así que cuando quieras que te cuente el final de alguno de esos libros,me avisas jajaja.
    Además de esos libros he leído otros de autores guatemaltecos, me encontré una joya que se llama MARIA JOSEFA GARCIA GRANADOS, muy interesante, y otro TIERRA DE SOL Y DE MONTAÑAS, leo poesía, no de pasta a pasta, sino tomo un verso cualquiera y lo leo y lo medito y me enamoro ;)
    Besos!

    ResponderEliminar
  3. Jajajaja! Loly y Miriam, cualquiera diria que estamos en el mismo grupo de lectura! ;)
    Me encantan sus lecturas externas. Ya quedan anotadas!!!
    Besos a las dos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cualquiera lo diría Pelusa! :) me cuentas si encuentras esos libros que son bastante viejitos :P
      Besos!

      Eliminar
    2. Miriam, no los encuentro. He leido opiniones muy positivas sobre el de Jose Rodriguez Cerna pero no lo encuentro. De Ma. Josefa Garcia Granados tampoco he encontrado nada. Lei en Wikipedia que era poetisa. La poesia y yo no tenemos muy buena relacion pero si me recomiendan algo mucho mucho mucho, puede que me acerque a intentarlo. Asi he descubierto buenas cosas. Recomiendame algun titulo de ella, por fa, a ver si asi lo encuentro.
      Besos!

      Eliminar
    3. Me imaginé que sería difícil y doy mis respectivas disculpas, no aclaré que el libro no era escrito por ella sino una recopilación de su vida y obra, escrita por Jorge Luis Villacorta.
      Ella escribió poesía, era una mujer bohemia, que se reunía con músicos y poetas para compartir sus talentos, una mujer completamente salida de su época, casada y con hijos, pero según dice el escritor, el esposo no decía nada, jaja.
      Una de sus mejores obras es un poema escrito con sátira, cuando en Guatemala hubo una epidemia del cólera morbus, ridiculizando al gobierno y a los médicos que no hacían un buen trabajo.
      No creo que haya una obra de ella (como libro editado) sus documentos eran cartas, papeles que se encontraron de aquella época, ella nació en 1793, imagínate, me dio un gusto tan grande leer la historia de esta mujer.
      Ojalá encuentres esta recopilación.
      Besos!

      Eliminar

Publicar un comentario