martes, 21 de agosto de 2012

Sesos de nieve.

Crédito de imagen

Hay días más perezosos que otros. De hecho, hay meses enteros que son más perezosos que otros. Agosto es uno de esos, quizás por el calor. Lo curioso es que en el mundo real estoy cada vez más activa: tengo una energía increíble que me mantiene generando y realizando proyectos casi a diario. En este mundo virtual, sin embargo, me cuesta mucho no ya escribir un post, sino incluso responder un simple correo. Mientras el físico está funcionando a tope, el cerebro parece haber entrado en modo stand by. El calor, sin dudas. Comienzo a preguntarme si acaso mi preferencia por la nieve es sólo un deseo de mi alma.

Y a ustedes, ¿qué tal los lleva el calor?
__________________________________________
Licencia de Creative Commons  Diario de la Pelusa es un blog escrito por Elena Brito (Pelusa) y está bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

5 comentarios:

  1. El calor a veces es desesperante, lo bueno es que acá no dura mucho, puede haber 36°C al mediodía y luego en la tarde unos 22°C a veces menos, así que con ropa liviana y mucho líquido la paso bien :)
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que suerte, Miriam! Aqui te asas de dia, y tambien (o peor) de noche. Sobre todo este verano ha estado muy caliente, hemos llegado a los 40ºC y los hemos pasado ya en varias ocasiones. Imaginate!
      Besos!

      Eliminar
    2. Supongo que la ubicación geográfica tiene mucho que ver, mañana viajaré hacia el sur, ahí la cosa si está caliente, jeje, creo que entonces te comprenderé mucho mejor.
      Besos!

      Eliminar
    3. Feliz viaje, Miriam! Poco calor y mucha alegria! Besos!

      Eliminar
    4. Pelusita, he tenido mucho calor y mucha alegría! No puedo quejarme, ha sido un equilibrio total!!!
      Besos!

      Eliminar

Dime lo que piensas y te diré quién eres.

Epílogo

“No es bueno de este modo te apoltrones”
dijo el maestro, “que entre seda y pluma
no se va de la fama a las regiones.

Quien entre el ocio su existir consuma,
No dejará mas rastros en la tierra
Que humo en el aire y en el agua espuma.

¡Arriba, sin cansancio, como en guerra
triunfa el alma luchando por la vida,
si vence el flaco cuerpo que la encierra!”

(Infierno, Dante)