viernes, 27 de julio de 2012

De una sorpresa y un cambio de percepción.

Ayer tuve una sorpresa en el súper, de esas que nos dejan sin saber qué pensar: en la caja, junto con el recibo de pago de la compra, ¡la cajera estaba regalando libros! Y no cualquier libro. Juzguen por ustedes mismos:


Cuando yo era niña los animados de Lucky Luke en la tele eran de mis preferidos (sí, porque no sólo me gustaban los animados rusos), y la verdad es que hacía años que no pensaba en este apuesto y calmado cowboy "que dispara mas rápido que su sombra". De hecho y aunque parezca mentira, hacía mucho tiempo que ni siquiera me asomaba al mundo de las historietas, salvo alguna que otra de Mafalda que me encuentro en Internet y sin falta me detengo a leer -porque esa niña siempre tiene algo interesante que decir-, pero sentarme a disfrutar un libro así, de punta a cabo, eso ni se sabe cuándo fue la última vez que lo hice. 

Así que acepté el libro con la mayor de las alegrías y casi que no puedo esperar llegar a casa para comenzar a leerlo. Este ejemplar, por suerte, tiene un prólogo muy ilustrativo sobre la historia del cowboy y de su creador, que vino a sacarme de la más profunda ignorancia. Yo siempre pensé que esta era una historieta norteamericana, quizás los animados que ponían en la tele sí que lo eran, pero no, la historieta es francesa a pesar de que se desarrolle en el más salvaje Oeste de los Estados Unidos. Su autor fue el historietista belga Maurice de Bévère (Morris), al que años mas tarde se le uniría el guionista René Goscinny, el creador del famoso Astérix. 

Y me senté a leer. Y me di cuenta de lo mucho que ha cambiado con el tiempo mi apreciación de las historietas. Ya no me las devoro como antes, más interesada en la trama que en otra cosa. Ahora me detengo a ver los trazos y los colores, a descubrir todos los detalles de un cuadro, a admirarme con la bien lograda ambientación y la riqueza de los trajes, a reírme con las ocurrencias de los personajes, y también a disfrutar del reencuentro con viejos amigos como los malvados hermanos Dalton, mientras más grandes más tontos:


O el no menos tonto pero inolvidable Ran Tan Plan:


Sin dejar de sorprenderme con la contundente aparición de la gran Sarah Bernhardt, a la que vemos aquí improvisando vestuario y adaptando magistralmente ante un inesperado público el famoso poema de Prudhomme, "El jarrón roto"...


O la fugaz pero no menos sorprendente aparición de otro de los grandes, Mark Twain, así como de pasada:


¿Saben qué es lo que he encontrado en estas historietas, ademas de risas y buen arte?
Genialidad.
Eso es.

______________________

Bonus:


El poema de Prudhomme, que yo no conocía hasta ahora, es realmente hermoso. Pueden encontrarlo tanto en francés como en español en: La Comarca de los Poetas.

__________________________________________
Licencia de Creative Commons  Diario de la Pelusa es un blog escrito por Elena Brito (Pelusa) y está bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

7 comentarios:

  1. Que bonito regalo, estuve tratando de recordar el nombre que tenía en español pero no lo logré :(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿El nombre del cowboy, Miriam? No sabia que lo traducian, yo siempre lo conoci como Lucky Luke. Besos!

      Eliminar
  2. Pues no tanto del cowboy como del caballo, jaja no sé por qué recuerdo más al caballo que al cowboy :S
    ¿Será que estoy confundiendo personajes? No sería raro sabes.
    A propósito, me gustó el cambio en tu blog.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el halago, Miriam! Necesitaba aire fresco por aqui.
      Abajo Ivanius te respondio sobre el nombre del caballo que resulta a veces mucho mas listo que el propio cowboy, quizas por eso lo recuerdes especialmente!
      Besos!

      Eliminar
  3. Desde los clásicos hasta los "de culto",los comics han sido para mí mucho más que mero entretenimiento, pues allí mismo, en el nombre, llevan la suprema invocación de su sustancia: el humor. Blanco, negro o colorido, es algo imprescindible, y para entenderlo, pocas cosas son tan atractivas y absorbentes como los "dibujitos". Una recomendación: "Entender el cómic", de Scott McCloud, gran ensayo, nada menos que en forma de historieta, sobre las historietas y su peculiar narrativa a través de los tiempos.

    Más gusto me dio esta entrada porque... también tengo ese libro, y a Lucky Luke lo conozco desde hace unos cuantos ayeres. =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja! Sabia que te iba a hacer hablar con este post, Ivanius! Yo, ya ves, no he sido muy asidua a este genero pero no por falta de interes. Sencillamente no estaba dentro de mi radar.
      Anotada la recomendacion!
      Increible que tengas el mismo libro!!! Este mundo es un pañuelo!
      Besos!

      Eliminar
  4. Por cierto, MiriamL, el nombre del caballo es "Jolly Jumper", y (al igual que Pelusa) yo no recuerdo haber visto que se tradujera (por lo menos al español) alguno de los nombres de los personajes de Lucky Luke. Saludos.

    ResponderEliminar

Dime lo que piensas y te diré quién eres.

Epílogo

“No es bueno de este modo te apoltrones”
dijo el maestro, “que entre seda y pluma
no se va de la fama a las regiones.

Quien entre el ocio su existir consuma,
No dejará mas rastros en la tierra
Que humo en el aire y en el agua espuma.

¡Arriba, sin cansancio, como en guerra
triunfa el alma luchando por la vida,
si vence el flaco cuerpo que la encierra!”

(Infierno, Dante)