martes, 19 de junio de 2012

Travesura (por Ivanius Chancho Pensante)


Tres horas de insomnio y dos neuronas erráticas fueron suficientes para creer que:
  1. Una velada alcanza para imaginar mucho: leer, escribir, comer, dormitar, ver pelis (sin computadora o televisión), hasta aburrirse. Entonces se acaba la vigilia y empiezan los ronquidos.
  2. El placer puede llegar a ser muy productivo. Ahí se aplica lo que decía Descartes: Los malos libros provocan malas costumbres, y las malas costumbres, buenos libros.
  3. Cuando los pensamientos se deciden a hacer algo por sí mismos, sin asumir las responsabilidades que implica una decisión ni esperar por los demás, es señal de que estamos soñando.
  4. La naturaleza parece haber depositado cantidades ilimitadas de generosidad en algunas personas; tanto, que hasta parece antinatural.
  5. La ropa se divide en tres grupos básicos: 1) la que esconde el cuerpo, 2) la que cambia la temperatura y 3) la que de plano estorba.
  6. Quien inventó los tacones sabe que caminar puede ser desplazamiento, tortura y provocación. A veces las tres juntas.
  7. En todas partes hay comidas tradicionales deliciosas: después de hallarlas, sacarles provecho es lo que importa.

_____________________________________________________

Bonus:

Nuestro buen amigo Ivanius, coautor del muy recomendable blog Chancho Pensante, nos acompaña este mes de junio como invitado en nuestro proyecto:


4 comentarios:

  1. Quié interesante el pos de "chancho pensante" Me encantó la reflexión número 3.

    Un gran abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Drac, es que nuestro chancho es mucho chancho! Le haré llegar tu comentario.
      Abrazo!

      Eliminar
  2. Es un placer leerlos a los dos.


    Besos Pelusin

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para nosotros es un placer tenerte por aquí, querida Malque.
      Un beso!

      Eliminar

Dime lo que piensas y te diré quién eres.

Epílogo

“No es bueno de este modo te apoltrones”
dijo el maestro, “que entre seda y pluma
no se va de la fama a las regiones.

Quien entre el ocio su existir consuma,
No dejará mas rastros en la tierra
Que humo en el aire y en el agua espuma.

¡Arriba, sin cansancio, como en guerra
triunfa el alma luchando por la vida,
si vence el flaco cuerpo que la encierra!”

(Infierno, Dante)