lunes, 18 de junio de 2012

Siete nuevas verdades aprendidas.

Tres días y dos noches fuera de casa fueron suficientes para aprender que:
  1. Un viaje en tren da para mucho: se puede leer, escribir, comer, dormir, ver pelis, jugar con el bebé del asiento de enfrente, mirar por la ventanilla, pintar y hasta llegar a aburrirse.
  2. Incluso sin salir de un hotel, incluso sin el placer de recorrer una nueva ciudad, un viaje puede llegar a ser muy productivo.
  3. Cuando las personas se deciden a hacer algo por sí mismas, a asumir las reponsabilidades que una decisión así implica y a no esperar por los demás, entonces los sueños se cumplen.
  4. La naturaleza parece haber depositado cantidades ilimitadas de generosidad en algunas personas.
  5. La ropa se divide en tres grupos básicos: 1) la que viste el cuerpo, 2) la que lo cubre y 3) la que de plano lo esconde.
  6. Aquello de que yo no podía caminar en tacones todo un día, y hasta dos, era puro mito.
  7. En todas partes hay comidas tradicionales deliciosas.

6 comentarios:

  1. Genial!!! Coincido contigo sobretodo, en el tercer punto... En el sexto también, pero sin niños ;-)
    Un besito!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Poco a poco vamos aprendiendo, Sonia! Besos!

      Eliminar
  2. Me alegro de que tus pies descubrieran su fortaleza y anduvieran en tacones dos días =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que el Gym ha tenido algo que ver en esa fortaleza, Loly. La verdad es que antes no creo que hubiera podido, y esta vez hasta lo disfruté! Besos!

      Eliminar
  3. coincido!! bueno lo de los tacones no se...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja! Me haces reír, Antonio! No me imagino un sustituto para el caso masculino aquí. ¿Zapatos de punta fina, tal vez? :)
      Un abrazo!

      Eliminar

Epílogo

“No es bueno de este modo te apoltrones”
dijo el maestro, “que entre seda y pluma
no se va de la fama a las regiones.

Quien entre el ocio su existir consuma,
No dejará mas rastros en la tierra
Que humo en el aire y en el agua espuma.

¡Arriba, sin cansancio, como en guerra
triunfa el alma luchando por la vida,
si vence el flaco cuerpo que la encierra!”

(Infierno, Dante)