sábado, 2 de junio de 2012

Reseña: Jueves para tipos duros (Antonio Ayala Castejón )

Érase una vez un libro que cayó en mis manos por casualidad. Me encontré con una amiga y se me fueron los ojos para el libro que llevaba en las manos (llámenle deformación profesional, si gustan), y antes de que le preguntara qué estaba leyendo, me lo entregó con un "ya lo leí, cuando lo termines me lo devuelves", y se fue sin darme tiempo a decirle que acababa de leer un clásico del XIX y que no estaba yo para novedades. Y menos tan contemporáneas, porque un rápido vistazo a la portada me informó que aquel ejemplar, ganador del V Premio Literario Volkswagen - Qué Leer, no tenía ni un par de meses de publicación. 

Allí me quedé sentada, en mi espera, y no pasó mucho antes de que los dedos decidieran automáticamente abrir la primera página y los ojos se asomaran al comienzo de la historia. 24 horas más tarde, ya había logrado soltarme de sus garras y había devuelto el libro en cuestión, quedándome con un buen regusto por su lectura. 

Jueves para tipos duros, de Antonio Ayala Castejón (@Azidoh), nos trae la historia de un jueves de lo más extraño en la vida de un tipo de lo más común (bueno, con sus comunes rarezas y su forma particular de ver el mundo), narrada con un deleite evidente por los detalles, llena de notas irónicas que terminan arrancándote sonrisas sino sonoras carcajadas, con más de una idea valiosa que nos deja pensando, y hasta con una moraleja interesante. Los personajes dan la impresión de estar delineados a vuela pluma, pero el recuento que llega después de la última página te devuelve muchos aspectos de su personalidad que de alguna manera el inconciente logró captar en la lectura sin que el conciente tuviese nada que ver. 

Salida de la pluma de un muy joven autor (prometedor, a pesar de todos mis prejuicios con la literatura contemporánea), me pareció una historia muy bien lograda: una especie de homenaje a las novelas negras más clásicas e inolvidables, con personajes memorables, tintes filosóficos, acción y mucho humor. Aunque completa en sí misma, esta novela deja abiertas las puertas y movida la intriga para la siguiente entrega con las posibles aventuras del día después, un viernes para tipos seguramente no menos duros. 

¿Lo recomiendo? Sí. Es una lectura fácil, divertida, sin dejar de tener cierta profundidad, que engancha sin dudas. Ideal para relajar un fin de semana, cuando la llegada del jueves aun se siente como una promesa lejana. 

2 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Pues no esta nada mal, Emma. Espero que la colaboracion entre ustedes sea fructifera para ambos.
      Besos!

      Eliminar

Dime lo que piensas y te diré quién eres.

Epílogo

“No es bueno de este modo te apoltrones”
dijo el maestro, “que entre seda y pluma
no se va de la fama a las regiones.

Quien entre el ocio su existir consuma,
No dejará mas rastros en la tierra
Que humo en el aire y en el agua espuma.

¡Arriba, sin cansancio, como en guerra
triunfa el alma luchando por la vida,
si vence el flaco cuerpo que la encierra!”

(Infierno, Dante)