lunes, 28 de mayo de 2012

Reseña: Cecilia Valdés o La loma del Ángel, de Cirilo Villaverde

No es la primera vez que me sucede: termino de leer un libro interesante que me gusta mucho y que quiero comentarles aquí, pero la propia lectura me motiva tanto a la creación que me paso al lado derecho de mi cerebro y empiezo a pintar o hacer cualquier otra cosa que no tiene que ver con las letras. Resultado: me olvido de todo lo que quería resaltarles del libro en cuestión. En casos como estos me quedo sólo con las impresiones más profundas que me deja el texto, y esas son difíciles de reseñar. Sería como ponerle letra al canto de un ruiseñor. 
_________________________________ 

Caminando por las calles 
del pueblecito natal 
con su tipo espiritual 
ella va luciendo el talle. 
 Con la bata remangá’, 
sonando sus chancleticas 
 Los hombres le van detrás 
 a la linda mulatica. 
 (La caminadora. Los Zafiros) 

He leído un clásico cubano, ¿o debería decir El clásico cubano? Es una historia de amor entre una mulata hermosa, la más hermosa que ha pisado alguna vez las calles de la Habana, y un retoño criollo hijo de españoles que no puede resistirse a sus encantos a pesar de la diferencia de clases sociales. Es la historia de un secreto que nunca debió serlo y que hizo de este un amor imperdonable, condenando a los amantes a caminar contra natura. Es, por supuesto, la historia de un desamor, el mayor que haya rondado las calles de la Habana. 

Pero es también la historia de la ciudad que albergó tantos besos y lágrimas: la Habana del siglo XIX. Es la historia de sus calles, de sus plazas, de sus costumbres, atravesada de arriba a abajo por la atenta mirada de su autor. Es, sobre todo, una implacable denuncia contra la esclavitud, un espejo que aun hoy nos transmite de la manera más realista posible todo el dolor y el horror del sistema imperante en la isla en esos momentos. 

He leído Cecilia Valdés o La loma del Ángel, de Cirilo Villaverde. La primera novela cubana. Una de las primeras que se estudia en las escuelas de la isla y a la que nunca presté atención, quizás porque nunca, hasta ahora, estuve preparada para leerla. Tiene un comienzo lento y un poco ligero, hasta aburrido diría yo por la circunstancia de conocer el argumento casi desde mi infancia, pero a medida que avanza la novela sorprende por el ritmo que va ganando, y por las profundidades sociales y humanas que llega a iluminar. Ahora entiendo por qué ha sido fuente inspiradora de tantas obras posteriores en casi todas las ramas de la cultura cubana.

Pueden imaginar lo mucho que disfruté esta inmersión en mis orígenes, esta otra visión de la Habana, este desdoblamiento de mi ciudad que me descubrió su viejo rostro, oculto a propósito en lo más oscuro del ático del inconciente colectivo habanero. 

¿La recomiendo? Si. Sobre todo si eres cubano o si te interesa nuestra cultura, aunque en general reúne todas las condiciones para que cualquier lector pueda quedar atrapado en sus páginas. Después de leerla, la Habana de las postales adquiere una nueva dimensión. Ya nunca será la misma. 

 Epílogo: 

Aun no había terminado de leer la novela cuando comencé a sentir sus efectos: en mis ratos libres empecé a buscar fotos de la Habana y a ver y escuchar obras relacionadas con esta historia, sobre todo la famosa zarzuela de Gonzalo Roig, y a entender por qué me gusta, qué fibras remueve, qué puntos hace resonar en mi interior a pesar de que nunca he logrado saber todo lo que dice su texto. Aquí les comparto una versión que de ella hizo la vedette cubana Rosita Fornés. No es la más famosa ni la más valorada por los entendidos, ese lugar le corresponde a la interpretación de la soprano Alina Sánchez, pero sí es una de las que más me gusta. Espero que la disfruten.






Bonus: 

 




En 1982, el realizador cubano Humberto Solás hizo una adaptación libre de esta novela al cine, titulada simplemente "Cecilia", donde un jovencísimo Imanol Arias interpretando al bachiller Leonardo Gamboa cae literalmente apabullado bajo el encanto de la actriz Daisy Granados que da vida a Cecilia Valdés. Imanol es uno de los actores españoles que más me gustan, pero en esta película estaba él tan joven y la actriz era tanta mujer que el efecto es casi risible. AQUI pueden ver el trailer de esta película. 


miércoles, 23 de mayo de 2012

Proyecto creativo con moraleja.

Me desperté hoy necesitando un par de libretas, así que me puse manos a la obra: corté el papel, lo doblé, cosí las libretitas y entonces caí en la cuenta de que me había quedado sin cartulina para las portadas. Pensé en ir a comprar pero, la verdad, no tenía deseos de ir hasta la papelería. Aun no he desarrollado la paciencia suficiente como para dejar un proyecto a medias y terminarlo al día siguiente… ¿Qué hacer? 
Seguí pensando. ¿Y si pudiera sustituir la cartulina por otro material? Lo único que tenía a mano era un periódico de papel grueso... Pegando dos de sus hojas conseguí dos carátulas resistentes para proteger mis apuntes, y como no me gustaban los textos y las fotos, las cubrí con una capa de pintura acrílica, una de color rosa oscuro, y la otra de color arena.


Mi intención era cubrir completamente el periódico pero no lo conseguí. Bien miradas, no se veían mal pero no me gustaban del todo. ¿Qué hacer, pues?


¡Pintarlas! La inspiración me vino de aquello para lo que usaré las libretitas, a saber, un proyecto relacionado con La Habana, para la que utilicé una imagen de la Catedral...


...y un nuevo sketchbook, al que le hice un dibujo bien sencillo pero inspirador.


La base de pintura acrílica que no me agradó al principio, me sirvió muy bien para que resaltaran los dibujos y, por si fuera poco, el hecho de que aun se vean las letras del periódico les aporta una transparencia que me gusta muchísimo.



Tengo que reconocer que resultaron mucho mejor de lo que yo esperaba. Creo que a partir de ahora ya no necesitaré más cartulina para mis libretitas :) 

Moraleja:




sábado, 19 de mayo de 2012

Compartiendo lo vivido.

Nos gustan los museos. Nos encantan los museos aunque casi nunca vamos, no pregunten por qué. Sin embargo, cada vez que vamos salimos más que satisfechos con la visita. 
Esta vez fuimos al Caixa Forum de Barcelona, antigua fábrica modernista reconvertida en museo gratuito, donde antes ya tuvimos el gustazo de ver una expo sobre el Islam (que les compartí aquí). Ahora vimos dos nuevas exposiciones, cual de las dos más interesantes: 

-Un recorrido cronológico por casi 100 obras de Goya,

Credito de Imagen

donde tuvimos el gusto de saludar a la maja vestida (a falta de las fotos que no me dejaron hacer, compré estas dos postales de recuerdo), 



y hasta de divertirnos un rato calcando a los fantásticos personajes salidos de la imaginación de Goya. 



-La segunda expo era un acercamiento a la obra de Eugène Delacroix

Credito de Imagen

que exponía, entre otras joyas, algunas páginas de sus cuadernos de viaje, 
y algunos dibujos de su serie dedicada al Fausto de Goethe:

Impresión general y superficial al ver estas dos exposiciones el mismo día: 

 Goya y Delacroix eran contemporáneos, sí, pero ¡qué diferentes formas de ver la realidad tenían! 

Bonus: 

Para los interesados que no pueden venir a ver estas expos, aquí les dejo los links a unas visitas virtuales íntegras (¡maravillas de la tecnología!) que les recomiendo ver lo antes posible porque dentro de poco cierran las exposiciones y no sé cuanto tiempo más mantendrán estas visitas virtuales en el sitio del Caixa Forum: 



_______________________________ 
Un pequeño recordatorio, porque los placeres del alma nunca están de más:
Mañana tenemos una nueva participación de Jo en nuestro proyecto especial. ¡No se la pierdan!


miércoles, 16 de mayo de 2012

De noticias, libros y premios.

Aquí estoy, té en mano, pensando en compartirles un poco lo que ha venido pasando por acá, y no me refiero precisamente a la toma de posesión de Hollande, caballero sin armas en el que mucha Europa ha puesto sus esperanzas de cambio. Aunque, dada mi afición al misterio, no pude dejar de fijarme en esa ¿señal? en forma de rayo que lo hizo regresar a París cuando intentaba reunirse con la Merkel, ni en la testarudez o ceguera humana que consiguió que el encuentro por fin se realizase. Porque, como saben, creo en las señales, y creo también que el hombre tiende a ignorarlas.

Pero en realidad no venía a hablarles de franceses ni de alemanes y ni siquiera de señales. Quería contarles que estoy muy contenta porque, apurado el sinsabor del último libro que terminé, me sumergí en una obra que me ha permitido navegar a gusto por la Habana. No mi Habana sino una (otra) que no conocí, a la que llegué tarde por poco menos de un siglo –¡afortunadamente!-, pero de la que aún pude ver y palpar muchos atisbos. Y digo palpar porque, desde mucho tiempo antes de escuchar a aquel maestro japonés instándome a tocar la madera de un templo de más de 600 años "porque la historia también se puede sentir así", ya había descubierto ese placer dejándome enamorar por lo poco que queda de la Habana más antigua: un pedazo de muralla, el patio tranquilo de una iglesia, los adoquines de algunas calles... Todo esto está ahí, al alcance de la mano, y no hay quien no desee ni ley que impida alargar el brazo para tocarlo o, de plano, recostarse a una de estas paredes para escapar un poco del sol tropical.

Claro que no sólo es el encanto de la Habana lo que me tiene atada a estas páginas, pero de esto mejor les hablo otro día, cuando termine el libro -no creo que tarde mucho más- y esté entonces lista para darles una opinión más completa sobre él. Hoy quería contarles otra cosa, y no tiene que ver con el ascenso al poder del partido neonazi en Grecia ni con el estremecimiento que eso me produce de sólo pensarlo. No.

Lo que quiero contarles tiene que ver, por el contrario, con algo muy pero muy especial. ¿Se acuerdan de mi proyecto de las notas de agradecimiento? (¿Cómo olvidarlo, dirán ustedes, cuando yo me encargo de mencionárselos cada dos por tres?) Bueno, pues, les cuento que por segundo año consecutivo… 

¡estamos nominados con ese proyecto para los premios 

 TNF BLOGGERS AWARDS


¡¿Que no los conocen?! ¡Pero si son los Oscar de los blogs! Así son de especiales y glamorosos, no les quepan dudas, y cuentan hasta con fiesta después de la ceremonia en la que pienso este año estrenar mi mejor vestido de seda, si, ese con escote infinito e incrustaciones doradas. Los zapatos aún no los tengo decididos, pero de unos Manolo Blahnik no me bajo! (Disculpen el estallido de frivolidad, pero en ocasiones así una chica se permite soñar.)

El año pasado, para nuestra sorpresa y alegría, nos llevamos entre otros el Máxima Award, el premio grande entre los grandes. Hasta dentro de un mes no estarán los resultados de este año, pero la sola nominación ya es todo un honor y garantía de nervios durante al menos un mes. En este tiempo pueden pasar por Un blog... al fin!, el blog de TNF, a conocer al resto de los nominados (para que vean a qué dura competencia nos enfrentamos), y a proponer y votar por sus preferidos en la categoría Blogger Choice Award. 

A Antonio y los temidos y desconocidos jueces, ¡gracias por la oportunidad de estar ahí! 

Y a todos los demás que me leen, no dejen de asistir a la ceremonia el próximo 15 de junio. 
¡Quedan formalmente invitados¡



sábado, 12 de mayo de 2012

Reseña: El juego del ángel, de Carlos Ruiz Zafón.

Esto de hacer reseñas se convierte a veces en una batalla interna con mi conciencia. No me gusta hablar mal de ningún libro. Yo misma no he escrito ni uno, ¡qué digo un libro, ni siquiera un cuento!, y esto de hilvanar una historia de principio a fin me parece tan mágico como el enlazar sonidos y crear una bella melodía. Pero tampoco disfruto quedarme atragantada con mis propias ideas y no decir mi opinión. Cuando hago una reseña trato de ser lo más sincera posible y exaltar siempre los valores que encuentro en lo que leo. Y si hay algo que no me gusta lo digo igualmente, aunque me duela. Dicho esto, y con la conciencia un poquito más tranquila, los dejo con una nueva reseña. 

 Aviso a los amigos de Pretextos: 
Si no han terminado el libro, ¡no sigan leyendo esta reseña! 

Ayer terminé de leer El juego del ángel, de Carlos Ruiz Zafón. Es la segunda obra de una tetralogía ubicada en esta ciudad de Barcelona que tanto admiro. El primer libro de la saga, La sombra del viento, lo leí hace años ya, en México, y quedé fascinada por la historia, la forma de escribir del autor y la magia que transmitían aquellas páginas. En ese momento soñé con visitar un día Barcelona y recorrer esos lugares que me parecían misteriosos y encantadores. No podía imaginarme que tiempo después estaría precisamente aquí, en la Ciudad Condal, leyendo una segunda parte del libro que tanto me había gustado. 

Segundas partes -dicen- nunca fueron buenas. Lamento decir que El juego del ángel, en mi opinión, no es la excepción a esta regla. Hay que reconocer que tiene un principio más que prometedor (el primer párrafo es sencillamente genial), y que el autor no ha perdido su buen oficio. El texto destila ironía, lo que es de agradecer, y al menos en su primer tercio está lleno de frases, ideas y diálogos casi dignos de ser enmarcados. 

Luego la trama se vuelve un tanto aletargante, se enreda, da vueltas sobre sí misma. Plantea algunos misterios para los que no ofrece soluciones, y las que encuentra para otros terminan siendo facilistas (me hizo recordar a Ana de las Tejas Verdes, cuando comentaba sobre su amiga Diana: “pone demasiados crímenes en sus cuentos. Dice que las más de las veces no sabe qué hacer con los personajes, de manera que los mata para librarse de ellos."). 

Un par de diálogos intentan darle profundidad a un tema que recuerda en exceso a Mann, Göethe o Bulgakov, y que quizás por la comparación que inevitablemente se genera, se siente que queda demasiado grande en un libro como este. No es de extrañar que al final el lector se pregunte, como lo hacía hace poco una amiga: "Bueno, ¿y ahora qué?". 

Habría que leer la tercera parte de esta saga a ver si se aclara todo un poco más, pero como bien dice el autor en una de las mejores ideas de esta obra: "en cada libro hay un poco del alma del que lo escribe, y del que lo lee", y yo no estoy segura de querer dejar otra parte de mi alma (y de mi tiempo) en algo así. 

¿Lo mejor del libro? Que esta vez pude disfrutar de una lectura "visual" de la ciudad en la que se desarrolla. Ahora que conozco Barcelona, que he paseado por sus calles miles de veces y hasta he estudiado un poco de su historia, pude seguir todas las menciones geográficas de la obra y entender mejor las diferencias entre las clases sociales de los personajes de acuerdo a los lugares donde vivían o donde frecuentaban. 

¿Lo recomiendo? Bueno, ¿qué decir? Es una lectura fácil y entretenida. Hay misterios, coqueteo con lo sobrenatural, amores, desventuras... No dudo que a mucha gente le guste. 


Como epílogo, les comparto otra buena frase de esas que abundan en este libro: 

"Ustedes sabrán en qué desperdician el tiempo y el dinero. Yo me quedo leyendo, que la vida es breve." 


_________________________ 
Si quieren leer mi reseña de La sombra del viento, una de las primeras que escribí en este Diario: click AQUI

martes, 8 de mayo de 2012

Una para los amantes de las bibliotecas.

Tenía la idea de escribir hoy sobre algo, pero a esta hora ya no me queda ni tiempo ni inspiración, y antes de ponerme a contarles charranadas y como sé que a muchos de los que me leen les gustan las bibliotecas tanto como a mí (o más, si cabe), les comparto algunas fotos fascinantes que he encontrado en Internet, mas una de mi cosecha, para su completo disfrute.

La Biblioteca del Profesor Richard Macksey. Es su biblioteca particular... ¡No me alcanzarían ni tres vidas para leer todo esto!


La biblioteca del monasterio Strahov, Praga. ¡Impresionante!


Una que sin duda me gustaría visitar: La biblioteca de la Universidad de Salamanca, España.



Ya sé que en cuestiones de animados hay muchas bibliotecas famosas, pero ¿cómo olvidar la biblioteca de La Bella y la Bestia? 


Y ya para terminar, una biblioteca que parecería no tener cabida aquí debido a su aspecto común y sencillo pero no podía dejar de incluirla: ¡es la fuente casi inagotable de donde saco todos mis tesoros!


____________________________________
Punto y aparte.
No se olviden de visitar nuestro proyecto especial, en el que estamos estrenando invitados a partir de este mes de mayo con la participación estelar de nuestra madrina Jolie. En un par de días tendremos su primera publicación. ¡No se la pierdan!



sábado, 5 de mayo de 2012

Reseña: Los gigantes y el misterio de los orígenes, de Louis Charpentier.

Hoy vengo a contarles que justo acabé de leer un libro de los que más me gustaban cuando era adolescente, esos que develan o intentan dar respuestas a lo desconocido o simplemente plantear misterios. 

 La verdad es que a mí siempre me gustó el misterio: imaginarme cosas sobre la Atlántida, soñar con la llegada de los extraterrestres, escuchar historias de espíritus errantes, fascinarme con la posibilidad de vidas pasadas o futuras... y libros como este que acabo de cerrar, y que no sé cómo llegaban a mis manos, sólo venían a exacerbar aun más mi imaginación, para completo asombro de mis padres que siempre han tenido los pies bien plantados en la mas absoluta realidad. ¿De dónde me venía y me sigue viniendo esta inclinación? ¡He ahí otro misterio a descifrar! 

El libro del que les hablo ahora es Los gigantes y el misterio de los orígenes, de Louis Charpentier. El autor pone sobre la mesa todas las piezas que había logrado reunir (hasta el momento de la publicación de este libro, en 1969) de un puzzle milenario, que va desde la desaparecida Atlántida hasta nuestros días, pasando por las leyendas de Hércules, la simbología del juego de la oca, el misterio de los dólmenes y los menhires, la leyenda de los druidas y muchos otros puntos irresolutos de la historia humana. Con todo esto trata de hilvanar una cronología, aventura posibles explicaciones, lanza teorías propias y refuta ajenas, investiga la etimología de algunas palabras que pueden aportar cierta luz y, sobre todo, te deja con miles de preguntas y muchos deseos de seguir navegando en este mundo de lo ignoto a ver si algún día llegamos a buen puerto.

¿Lo recomiendo? Bueno, no es literatura para todos los gustos. Está calificada como Realismo Fantástico*, y es básicamente especulación a partir de unos pocos datos. Si eres de los que gustan de las afirmaciones demostrables, este no es tu libro. Pero si, como a mí, lo que te gusta es el misterio, ¡adelante! 

Nota: El Realismo Fantástico no tiene nada que ver con el Realismo Mágico de Alejo Carpentier o de García Márquez. Si les interesa saber más, aquí les dejo el link a un sitio donde pueden ver y descargar muchos de los libros de esta corriente: Colección Realismo Fantástico.


Epílogo

“No es bueno de este modo te apoltrones”
dijo el maestro, “que entre seda y pluma
no se va de la fama a las regiones.

Quien entre el ocio su existir consuma,
No dejará mas rastros en la tierra
Que humo en el aire y en el agua espuma.

¡Arriba, sin cansancio, como en guerra
triunfa el alma luchando por la vida,
si vence el flaco cuerpo que la encierra!”

(Infierno, Dante)