"Resumen semanal" o "Cómo nadar a contracorriente y disfrutar en el intento".

España y Titanic son dos palabras que cada vez con más frecuencia aparecen en una misma afirmación. Yo en política y en economía (salvo aquella que se circunscribe a mi monedero) soy lega casi totalmente, pero no hay que ser muy entendido para saber que donde hay humo no falta el fuego. Y luego están los mayas y sus profecías; y Guardiola que deja al Barça; y la cifra de parados que sube; y la prima de riesgo que no baja... 

No es que me guste especialmente ir a contracorriente, pero en medio de tanta realidad descorazonadora prefiero seguir resaltando lo bueno de mis días. Llámenme ilusa, si quieren. No cierro los ojos, es imposible hacerlo. Es sólo que sigo creyendo que de lo malo ya hay eco suficiente. 

Así pues, hoy he decidido compartirles un resumen de noticias un poco diferentes, eventos ocurridos también esta semana, un poco más personales, un poco más positivos. Porque es bueno descubrir que sigue habiendo luz entre tanta sombra. 
  • Retomé el proyecto de las notas de agradecimiento, y esto me hace mucha ilusión. Sobre todo por las nuevas y prometedoras ideas que van surgiendo. 
  • Comencé a leer El juego del ángel, de Carlos Ruiz Zafón. No he podido leer más de diez páginas en toda la semana, pero el principio es tan bueno que me ha tenido todo el tiempo pensando en la historia. 
  • Descubrí, gracias a un amigo, que algunos escritores y varios de los periodistas que suelo ver en TV tienen blogs muy interesantes. Habrá entonces que asomarse a sus opiniones, digo yo. 
  • Rescaté un libro de la basura y compré otro por sólo un euro. Ambos muy buenos. Por si fuera poco, encontré dentro del segundo un recorte de un periódico de 1986 con una columna memorable de Manuel Vázquez Montalbán. ¡Para sentirse afortunada! 
  • Incorporé dos nuevas y deliciosas recetas a mis menús semanales, para total beneplácito de mi G y el mío propio. 
  • Mi hora diaria de aeróbicos al fin está mostrando sus resultados. Lo que además implica que he aprendido a mantener la voluntad de dedicarle 60 minutos cada día a estos ejercicios con el único propósito de sentirme y verme mejor, por ese orden. ¡Bien! 
  • Aquel ruiseñor, el mismo que hace un par de años me sorprendió con sus serenatas nocturnas, ha regresado a cantar frente a mi ventana. ¿Puede haber mejor banda sonora para acompañar las noches? 
  • He regresado a Twitter. Me resistí a la idea de poner esto en mi lista de eventos positivos de esta semana, por eso va en último lugar, pero lo cierto es que sí que me resulta agradable este regreso. 
___________________________
Por cierto, el lunes tendremos una sorpresa muy especial en el renovado espacio dedicado a:



¡No se lo pierdan!


Comentarios

  1. sabes? siempre me cuesta mucho destacar lo bueno que me pasa.
    en parte no se si mi temperamento o porque soy re dramas jaja.
    con el tiempop no se si uno se amolda o se conforma
    yo prefiero como tu... no conformarme y solo quejarme
    creo que no logro nada tal vez leer muchas mas cosas y rescatar cosas hasta de la basura que bien no deben estar ahi porque todo sirve
    todo.

    ... incluso yo que tanto a veces veo con recelo el optimismo...
    me alegra mucho tenerte mas a la "vista"

    ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este dia yo necesitaba hacer una lista asi, Jo. Tantas noticias negativas pedian una contraparte!
      Besos!

      Eliminar
  2. Pues, muy bonito...Yo tendré que hacer algo de eso de resaltar lo bueno, porque si no, me volveré loca jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Adelante, Emma! De los cobardes no se ha escrito nada!
      :)
      Besos!

      Eliminar
  3. Yo soy quejona por naturaleza pero ya le he bajado dos rayitas al drama, me falta mucho pero aí la llevo.

    Un abrazo Pelusina.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si todas las "quejonas" fueran como tu, Malque, y lograran llevar a palabras todo lo que sienten con esa forma tan especial que tu tienes, el mundo estaria arreglado!
      Besos!!!

      Eliminar
  4. Hace muchos, muchos años, vi una telenovela argentina que se llamaba Nino, era la historia de un profesor muy querido. Bueno, no es de la novela que quiero hablar sino del tema musical de la misma, no la recuerdo bien, pero entre sus líneas decía algo así como "las cosas simples de la vida, que dan siempre alegría y .... felicidad" jeje, me doy cuenta que mi mala memoria sigue de mal en peor, pero la idea es esa, la felicidad de las cosas simples y maravillosas de la vida.
    Me alegra tu regreso al Twitter ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es, Miriam. No hay nada como resaltar esas pequeñas cosas. Ahi es donde esta la felicidad, creo.
      Besos!

      Eliminar

Publicar un comentario