Cuando las palabras motivan las acciones.

Hace un tiempo entré a Pinterest, un sitio muy bueno para la inspiración, y encontré allí además de las fotos y enlaces a sitios que esperaba, frases, muchas frases, algunas de autor, otras populares, todas presentadas de una forma muy atractiva. Quizás fue por eso, por la artisticidad con que eran presentadas, que comenzaron a llamarme la atención, pero cierto es que hay dos de ellas que se me han quedado grabadas, que tengo siempre presentes desde que las leí, y que quería compartir y analizar un poco con ustedes. 



Motivación, una fuerte motivación es lo que obtengo de esta primera frase a pesar de su sencillez. ¿Cuántas veces retraso el comienzo de un proyecto, de un estudio, de mi ejercitación? Es algo con lo que suelo enfrentarme a diario porque, de hecho, es mucho más cómodo y hasta agradable quedarse un ratito más navegando por la Web, dejando que la mente salte muy a su gusto de un sitio a otro, de un tema a otro -que es esa su naturaleza y no otra-, y al final del día (o del año) constato no sin dolor que no he hecho nada, que poco he aprendido, que he descuidado mi cuerpo y mi aspecto... Entonces pensaba: "Bueno, mañana (o este próximo año) será diferente", pero la verdad es que eso nunca funcionó. El cambio de perspectiva que me aporta esta frase, pasando del futuro inmediato al futuro lejano, me hizo aprender a apreciar no ya cada día sino cada minuto, y entender por fin aquella otra frase tan críptica que asegura que el futuro empieza ahora. Es interesante cómo un simple cambio de perspectiva o incluso del orden de las palabras logra transmitir un mensaje tan necesario. ¿O será que es ahora cuando mi espíritu está listo para entenderlo? 

* * * 



¡Ah! Esta segunda frase, más que motivacional, se ha convertido en un recordatorio para mí. Ser reina o princesa nunca estuvo dentro de mis prioridades, todo lo contrario, siempre lo vi como una carga demasiado pesada, pero esta frase de pronto me abrió un nuevo punto de vista. ¿Qué hacen las reinas, las princesas; cómo se comportan llevando o no su corona? Son personas que se saben centro de atención donde vayan y se educan para estar siempre concientes no sólo de como van vestidas sino también de la postura que adopta su cuerpo al caminar o mientras están sentadas, de las maneras con que se conducen, de como tratan a los demás... Y por eso creo que siempre necesitamos un recordatorio como este, no porque nos creamos reinas o princesas, sino porque los momentos en que nos descuidamos y no somos concientes de nosotros mismos son los más frecuentes. 

Y ustedes, ¿tienen alguna frase como estas que les sea especialmente significativa? ¿Me la comparten?


Comentarios