sábado, 31 de marzo de 2012

De los demonios internos.

Parte de mi aprendizaje sobre mí misma implica el estar atenta a lo que me pasa por delante, sea lo que sea, porque creo que nada está ahí por casualidad, que todos los que encuentro en mi camino son un espejo en el que verme reflejada, y que todo lo que veo puede tener una enseñanza en ese momento de mi vida. 

Así pues, hace unos días estaba viendo una película sobre la vida de Bruce Lee, y había algo muy interesante: Bruce Lee, el invencible, el maestro que vivía educándose a sí mismo, le temía a sus demonios internos. Y le estuvo temiendo toda su vida hasta que un buen día se enfrentó a su rival... La escena era bastante tétrica. El combate se desarrollaba en un cementerio neblinoso frente a la tumba del propio Bruce, y el demonio (un gigante cubierto con una armadura) tenía un sólo punto débil: el cuello. Eso no representaba ningún problema para las patadas de largo alcance de nuestro héroe hasta que el demonio se cubrió con pinchos también esa zona. Bruce se hubiera dado por vencido si no hubiera sido porque su hijo estaba allí y también corría peligro. ¡¿Qué hago ahora?! -fue lo que evidentemente pensó Bruce mirando aterrorizado a su alrededor, pero justo a su lado medio escondido en una estatua encontró un arma, un nunchaku (dos palos cortos atados por una cadena), y entonces quedó decidida la suerte del demonio. 


 Es una escena cargada de simbolismo, y esto es lo que saqué de ella:

Allí donde hay miedo y nuestros recursos personales no nos alcanzan para hallar una salida, puede que haya un arma externa a nuestro alcance, sólo hay que mirar fuera de nosotros.

Claro, no creo que la vida nos tenga nunchakus esperando a la vuelta de cada esquina, y la verdad es que si no estamos preparados para usarlos no nos servirán de nada, incluso podríamos herirnos a nosotros mismos intentando usarlos (el aprendizaje aquí es importante). Pero también es cierto que si nos esforzamos por estar preparados y por dar un paso mas allá, por cruzar nuestros propios límites (esos que solemos auto-imponernos), puede que suceda el milagro. 
 Baste por ahora esta reflexión a modo de semilla. Ya llegará el tiempo de cosechar.

_________________________________________________ Licencia de Creative Commons
Diario de la Pelusa es un blog escrito por Elena Brito (Pelusa) y esta bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
O sea: Pueden copiar de este blog uno o dos articulos (no mas) para usos no comerciales, sin cambiar nada en ellos y cuidando de poner siempre un enlace a este blog como referencia o fuente. Asi quedamos todos en paz. ¡Gracias!

viernes, 16 de marzo de 2012

Proyecto Creativo Semanal no. 11: Cuentas de papel (tutorial)

Les comenté la semana pasada que esta vez les traería un proyecto relacionado con el anterior. No sé si se habrán fijado, pero mi diario ilustrado tenía una cinta a modo de marcapáginas adornada con una cuenta en el extremo.


Pues bien, esa cuenta es de papel y, aunque su confección es muy sencilla, hoy les traigo un tutorial para aprender a hacerlas.

viernes, 9 de marzo de 2012

Proyecto Creativo Semanal no. 10: Diario ilustrado

Hace unos días alguien me preguntó sobre mi blog “En diez minutos”. Fue un proyecto fugaz de un par de meses no más, en el que publicaba un dibujo diario al que dedicaba unos pocos minutos al día –diez, a veces más, a veces menos, dependiendo del tiempo que tuviera disponible. Era un pretexto para mantener mis pinceles activos, y regalarle cada día un poquito de tiempo a mi parte artística. 


Aquel cuaderno se me acabó (y con él, el blog de los diez minutos), y coincidió con que también se me estaba terminando el cuaderno que usaba para mi diario personal, así que decidí hacerme un cuaderno nuevo y unir ambos proyectos: el diario personal y el dibujo diario. 

viernes, 2 de marzo de 2012

Proyecto Creativo Semanal no. 9: Marcadores de libros (tutorial) + estuche.

Los marcadores (separadores, puntos) de libros son otra de las manualidades que suelo hacer con bastante frecuencia. Son fáciles de hacer y las posibilidades que ofrecen para la creación son prácticamente infinitas. Además, ¡son un buen regalo para cualquier ocasión! 
Esta semana, por primera vez, estuve experimentando con pinturas para mis marcadores y resultó muy divertido. Aquí les cuento cómo los hice: 

Para este proyecto utilicé tres cartulinas recicladas. 
En la primera hice un dibujo al que luego le agregué color: 


Epílogo

“No es bueno de este modo te apoltrones”
dijo el maestro, “que entre seda y pluma
no se va de la fama a las regiones.

Quien entre el ocio su existir consuma,
No dejará mas rastros en la tierra
Que humo en el aire y en el agua espuma.

¡Arriba, sin cansancio, como en guerra
triunfa el alma luchando por la vida,
si vence el flaco cuerpo que la encierra!”

(Infierno, Dante)