martes, 27 de diciembre de 2011

Saber dónde mirar

Repasando lo que he escrito estas últimas semanas en el blog, entre aperitivos y creaciones, me doy cuenta de que hablado mucho del alma, del espíritu, del corazón, de remover fibras internas, de estremecimientos anímicos... Y es que sí, estas fechas han llegado con más de un evento de esos que te ponen a prueba, que sacan a la superficie la fuerza que pareces no tener, o la falta de ella; de esos que no te dejan indemne con su paso. Pero también ha habido simpáticas escenas, de esas que se guardan en la memoria cual tesoros y que después contemplamos como llenos de luz cuando esta no abunda: el rebaño de ovejas que atravesamos mientras corríamos, que se agitaron sorprendidas, hicieron sonar su cencerro y hasta se movieron a nuestro paso por un ratito; o el perrito que vino a saludarnos alegremente como si nos conociera de toda la vida, recipiente involuntario de las almas de todos los perritos que hemos amado alguna vez; o el gatito nuevo que llega a comer cada día, arrastrando consigo -en sí- la imagen casi exacta del otro que se fue y no regresó. A veces cuesta verla pero la alegría siempre está a nuestro lado. Sólo hay que saber dónde mirar. 

_________________________________________________ Licencia de Creative Commons
Diario de la Pelusa es un blog escrito por Elena Brito (Pelusa) y esta bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
O sea: Pueden copiar de este blog uno o dos articulos (no mas) para usos no comerciales, sin cambiar nada en ellos y cuidando de poner siempre un enlace a este blog como referencia o fuente. Asi quedamos todos en paz. ¡Gracias!

2 comentarios:

  1. A mí también me causan alegrías ver las actitudes de los animales; las palomas cuando caminan en la calzada y yo les toco la bocina frenando para que alcen vuelo, pero como parece que saben que las respeto, ¡¡cruzan la calzada caminando!! jajaja o la mirada de los perros y su forma de andar apresurados con la lengua afuera y alborotando las orejas, como si se fueran al trabajo apurados; ¡¡me dan una risa que no puedo parar!

    Un gran abrazo, qué bueno que tengamos ésa particularidad con los animales

    ResponderEliminar
  2. Hola, Drac!
    Tienes razon, los animales siempre merecen atencion, por lo mucho que nos enseñan y nos alegran la vida.
    Felices fiestas!

    ResponderEliminar

Epílogo

“No es bueno de este modo te apoltrones”
dijo el maestro, “que entre seda y pluma
no se va de la fama a las regiones.

Quien entre el ocio su existir consuma,
No dejará mas rastros en la tierra
Que humo en el aire y en el agua espuma.

¡Arriba, sin cansancio, como en guerra
triunfa el alma luchando por la vida,
si vence el flaco cuerpo que la encierra!”

(Infierno, Dante)