Cambio (mini cuento)

Alphonse Mucha, Otoño (1896)
 El agua jabonosa se escurría entre sus manos que no paraban de moverse, maestras por costumbre del oficio necesario. El plato no debía caer; debía quedar reluciente, libre de rastros de comida. Las manos lo sabían. Lo hacían girar sin pausas bajo la presión de la esponja, y luego volverse una y otra vez hasta que el agua clara, liberadora, hubiera cumplido su función. En un último movimiento, lo alzaron y colocaron en la rejilla donde el tiempo, la luz y el aire harían el resto. 
Sin descanso, las manos siguieron moviéndose, repitiendo todo el proceso aun con otro plato, y con otro, y así hubieran seguido de no ser por el tono raro detectado en aquella simple frase lanzada para llamar su atención: “Parece que ya está aquí”. Fue el brillo que vió en sus ojos lo que la hizo abandonar la faena y apurarse a salir allí donde pudiese sentir el viento frío, estremecedor por primera vez en días, meses enteros. Sí, el mundo -¡por fin!- había cambiado.





_________________________________________________
Licencia de Creative Commons
Diario de la Pelusa es un blog escrito por Elena Brito (Pelusa) y esta bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
O sea: Pueden copiar de este blog uno o dos articulos (no mas) para usos no comerciales, sin cambiar nada en ellos y cuidando de poner siempre un enlace a este blog como referencia o fuente. Asi quedamos todos en paz. ¡Gracias!

Comentarios