Y al fin, el mar.


La verdad es que hacía mucho tiempo que no veía el mar. Barcelona es una ciudad satisfecha de sí misma al punto de prácticamente llegar a obviar el encanto del mar. Sé que se los he dicho antes pero es un hecho que nunca deja de sorprenderme. El mítico Mediterráneo (con sólo pronunciar su nombre ya resuena en mi cabeza la voz de Serrat) y su archiconocida playa de la Barceloneta distan mucho de ser protagonistas en esta ciudad, a pesar de estar en pleno centro citadino y muy a pesar de estar incluidos en el plan del 99,9 % de los miles de millones de turistas que visitan Barcelona. Hay que atravesar avenidas, sortear edificios, bordear un malecón e imaginar el agua debajo de cientos de botes, barcos, yates que casi puedes tocar con la mano. Hay que caminar mucho para tropezar al fin con el mar, cuando estás a punto de mojarte los pies. No hay más anuncio que una arboleda de mástiles para quien lo viene buscando porque, extrañamente, el Mediterráneo (al menos por esta zona) no huele a mar. No huele como el Caribe desde el Malecón de la Habana, o como el Pacífico desde la costa de Yokohama. Y siendo estos los únicos dos mares que conozco puedo decir, sin temor a equivocarme, que el Mediterráneo no me huele a mar, ni aun cuando me azote el aire completamente de frente y yo me deje invadir por su vaivén y su melodía azul.


Hoy, si quieren adentrarse un poco más en este tema y disfrutar de una corta y buena lectura, les recomiendo (re)leer uno de los textos de G que más me gustan, publicado en este Diario hace ya un tiempo: La filosofía y la Habana.


_________________________________________________ Licencia de Creative Commons
Diario de la Pelusa es un blog escrito por Elena Brito (Pelusa) y esta bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
O sea: Pueden copiar de este blog uno o dos articulos (no mas) para usos no comerciales, sin cambiar nada en ellos y cuidando de poner siempre un enlace a este blog como referencia o fuente. Asi quedamos todos en paz. ¡Gracias!

Comentarios

  1. amo el mar, en mis años de instructor de buceo puede conocer casi por completo el litoral mexicano.
    El alto y frio Pacífico de las baja californias.
    El pacífico tropical como el de Acapulco, Ixtapa o Huatulco.
    El alto Golfo de México tan seco casi en su frontera con los EUA.
    El Golfo de México Húmedo en la cueca veracruzana y la península de Yucatan.
    El hermoso caribe mexicano y mas alla que tu conoces mejor que yo.

    y su olor me resulta siempre satisfactorio...pero tu frase de que "el Mediterráneo no huele a mar" me ha intrigado!!

    ¿a que huele en Mediterráneo?

    ResponderEliminar
  2. Lic: Una amiga catalana me ha hecho recordar que si que senti el olor a mar del Mediterraneo alguna vez, cuando visite Benidorm e Ibiza, pero por esta zona parece que la ciudad le apaga el olor de alguna forma. Es como ver un film... Lo ves y lo escuchas, pero no lo hueles. No deja de serme raro.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Alguien me contó alguna vez que el olor a mar depende de la cantidad de sal, pero no lo sé. Ver el Mediterráneo me produjo muchísima emoción, por la canción de Serrat y otras tantas cosas implicadas, pero confieso que me gustan mucho más los mares americanos que conozco.

    ResponderEliminar
  4. Palomita, no lo habia pensado pero si, puede que sea por la sal... Averiguare! Besos!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario