De como los deseos (a veces) no son lo que parecen.

¡Horror! Habia decidido no hablarles mas de libros, al menos por hoy, y en cuanto me siento frente al ordenador lo unico que se me ocurre es hacerles toda una disertacion de lo que pienso sobre los asi llamados "intelectuales" y de por que lucho para no convertirme en uno de ellos. Creo que, como dirian en mi tierra, 'ya me esta patinando el coco'.
Pero no, si no cedo a los primeros impulsos, o sea, a esa primera interpretacion que hace mi mente del movimiento interno que genera el inagotable mundo de los deseos, interpretacion dictada evidentemente por mi parte intelectual que se cree en estos dias que es la mas importante; si no cedo, pues, a ella e indago un poquito mas a fondo en el origen y la naturaleza de mis deseos, descubro que en realidad de lo que quiero hablarles es del maravilloso clima que se esta viviendo por estos lares; del cielo azul-limpido, del sol 'que raja las piedras' y del aire helado que lo acompaña; de los insectos que andan revoloteando como si estuvieramos en verano; de como no aciertas nunca con el vestuario en esta epoca, y por miedo a pasar frio cargas todo el dia con pesados abrigos y bufandas que no llegas a ponerte; de como los gatos se pasan horas tendidos al sol, volteandose -como si fuesen San Lorenzo Martir- de un lado al otro para tostarse mejor...
Y es que frente a un clima asi, no hay divagacion intelectual lo suficientemente poderosa como para imponersele. La sangre se arremolina en las venas, y en lo unico que puedes concentrarte es en los deseos crecientes que tienes de salir a pasear. Si hay que leer, pues que sea tirado bajo un arbol en un prado verde. Si hay que asistir a una conferencia, pues que la convoquen al aire libre. Si hay que escribir, puedo asegurarles que nunca hubo mejor momento para retomar el viejo metodo del lapiz y el papel.
A lo mejor si les muestro una foto de lo que estoy viendo ahora mismo desde mi ventana, puedan entenderme mejor:



________________________________________________
Licencia de Creative Commons
Diario de la Pelusa es un blog escrito por Elena Brito (Pelusa) y esta bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
O sea: Pueden copiar de este blog uno o dos articulos (no mas) para usos no comerciales, sin cambiar nada en ellos y cuidando de poner siempre un enlace a este blog como referencia o fuente. Asi quedamos todos en paz. ¡Gracias!

Comentarios

  1. Como bien lo dices hay ocasione sen que el clima puede hacer que libros y conferencias esperen… sal ya!!!

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué bella fuga de la disertación intelectual! La foto es alimento para el alma, ¡qué bien que te perdiste en esa imagen! Besitos.

    ResponderEliminar
  3. Antonio, ya sali... y disfrute!

    Palomita: Fugarse es propio de quienes buscan la libertad... eso me gusta!

    ResponderEliminar
  4. Ah! Qué belleza y suerte!!! Te comprendo y apoyo 100% :)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario