Debates, resumenes y recomendaciones.

Ayer, via Facebook, me vi envuelta en una discusion de lo mas interesante y que me ha dado mucho que pensar. Jess, del blog Under the same sky, pidio opiniones sobre el Ulises de James Joyce. 
Aqui debia seguir toda una disertacion sobre lo que paso entonces; de como opine a pesar de que Jess dirigio la pregunta a 'gente culturosa' y esto me hizo sentirme francamente mal no ya de contestarla sino incluso de sentirme capaz de hacerlo; de como alguien dijo que "Recomendar obras maestras era una sandez"; de como se encendio el debate; de como al final hice un nuevo amigo... Pero aqui estan las muchachas de la limpieza haciendo un ruido de los mil demonios. ¡Asi no se puede escribir! 
Solo les contare que por el debate recorde una frase muy buena que todavia no logro ubicar donde fue que la lei (creo que en "La sombra del viento" de Carlos Ruiz Zafon... ¿o fue que me la dijo alguien?), y que afirma que Dios creo los libros, luego vino el diablo y creo las imprentas (y las librerias y bibliotecas con sus miles de ejemplares), pero entonces Dios creo a los amigos con sus recomendaciones.Y ademas les contare que en el debate salio tambien el tema de los resumenes de grandes obras... Ahi ya no me quede a opinar porque si el debate ya estaba calentito, a partir de entonces Facebook corria el peligro de quedar reducido a cenizas.
Solo una vez lei uno de esos resumenes, que imagino que para adolescentes que tienen que presentar examenes son la solucion ideal, pero dista mucho de serlo para quienes quieren acercarse francamente a la literatura. Estos resumenes son como los trailers de las peliculas que, si estan muy bien hechos, deben cumplir al menos dos funciones basicas: darte una idea global de la obra y motivarte a verla. Pero si no lo estan, pueden tener efectos completamente diferentes.
Fue  la desafortunada Ana Karenina la que llego en forma de uno de esos resumenes a mis manos hace ya casi 4 años. Me basta con decirles que la tal Ana me parecio uno de los personajes mas antipaticos y sosos que habia leido nunca, que hasta el dia de hoy no me he decidido a leer la obra original y que, por si fuera poco, a punto estuve de llegar a rechazar toda la literatura rusa. He ahi el poder de un resumen.
Ya se fueron las de la limpieza, pero ya no me queda mucho mas tiempo para seguir escribiendo hoy. Mejor me voy a ver las recomendaciones de Ivanius sobre sus lecturas del 2010, que siempre son a tener en cuenta.

_________________________________________________ 
Licencia de Creative Commons
Diario de la Pelusa es un blog escrito por Elena Brito (Pelusa) y esta bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
O sea: Pueden copiar de este blog uno o dos articulos (no mas) para usos no comerciales, sin cambiar nada en ellos y cuidando de poner siempre un enlace a este blog como referencia o fuente. Asi quedamos todos en paz. ¡Gracias!

Comentarios

  1. Recomendaciones de libros siempre serán bienvenidas!!!, yo me deje de hacerlas pero volveré!!! Gracias por esto Pelusa hermosa!!!

    ResponderEliminar
  2. Uy! Empezar la semana con un piropo asi augura muy buenas cosas!!! Gracias!

    ResponderEliminar
  3. Doña Pelusilla: confieso que yo, aún no leo El Ulises... ni modo, no me ha tocado, pero le pienso hincar el diente. Con Ana Karenina no corrí con suerte cuando la tomé, pero creo que con los años, ahora sí podría leerla y quiero hacerlo. Esas discusiones son de disfrutar aunque a ratos, se sufran. Usté ni se fije. Besísimos.

    ResponderEliminar
  4. Es que cada libro tiene su momento en nuestras vidas, no? Si llega antes, no lo disfrutamos. Si llega despues, puede que lo disfrutemos, pero nunca como si hubiera llegado en el momento preciso, ese momento en el que el universo en torno nuestro conspira para que saquemos de cada linea una enseñanza.
    Y aunque se que es dificil de creer, te aseguro que odio las discusiones 'culturosas'. Soy -y espero seguir siendo- una mera aficionada en este mundo en el que los que ejercen el oficio de intelectuales, a mi parecer, ya sobran.
    Besos!

    ResponderEliminar
  5. Hola, Pelusa,
    luego de varios días de vago (reposo circunstancial por los excesos del año nuevo) me actualizado con tus post. No dejaré comentarios en todos pues has escrito bastante. Pero de ellos, un resumen: las grandes obras tienden ser aburridas, su mayor importancia está en que son modelos para obras más entretenidas. Tanto Prust como Joyce (y otros clásicos) sentaron las bases de la literatura contemporánea. Por eso, honestamente, prefiero leer a sus seguidores que ya han pulido el camino. En cambio, artículos como el de Mañach, si valen la pena leerse. Hay textos, como los de José Martí y tantos grandes que, por la menera de haber sido escritos, no pasan de moda. "Pero como los deseos no son lo que parecen" me pregunto cómo una chica detenida frente a una ventana que ofrece paisaje tan inspirador, pueda sentirse contrariada, a punto de explotar uno de esos días...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario