lunes, 31 de enero de 2011

Una despedida y una presentación

Hoy los invito a darse una vuelta por el blog colectivo Escribidores y Literaturos. Es mi última participación por allá y debo decir que ha sido un enorme placer haber trabajado con Jess, Marichuy, Mara, Sonia, Ivanius, Canalla y nuestro Mau Venom, de quien nació la buena idea de juntar este colectivo de puras estrellas.
¡Les deseo toda la buena fortuna del mundo en la continuidad de este proyecto!

Como nota muy al margen y para aquellos interesados en ver qué tal van mis intentos con la acuarela, les cuento que para no aburrirles aquí he decidido poner mis dibujos en el blog acuarelas, y un enlace desde la barra lateral de este Diario.



_________________________________________________ Licencia de Creative Commons
Diario de la Pelusa es un blog escrito por Elena Brito (Pelusa) y esta bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
O sea: Pueden copiar de este blog uno o dos articulos (no mas) para usos no comerciales, sin cambiar nada en ellos y cuidando de poner siempre un enlace a este blog como referencia o fuente. Asi quedamos todos en paz. ¡Gracias!

viernes, 28 de enero de 2011

Viernes creativo (sketchbook)

Ya tenía un post escrito para hoy, una declaración de principios en toda regla… y estaba a punto de publicarlo cuando recordé que es viernes. ¡Viernes! ¿Cómo ensuciar la energía creadora de un día como hoy con un post como ese? Mejor dejarlo para mañana, que es sábado, que casi nadie viene a leerme. Hoy, pues, dediquemos el día a la creación. Y como la novedad en este sentido es, sin dudas, la acuarela nueva que me regaló mi G hace unos días y mi novísima afición por la pintura, aquí va lo que he hecho esta semana, sin ánimos de exposición, sólo para mostrarles un poco de los mundos  (por ahora muy floridos) que llevo dentro sin saberlo y que, poco a poco, van dejándose ver. 







Son las primeras acuarelas que hago en toda mi vida y estoy muy entusiasmada, no tanto por los resultados, que espero que vayan mejorando, sino por la magia del proceso como tal que hace desaparecer el mundo mientras dura. 

¡Buen fin de semana!

Ah! Disculpas por la demora respondiendo comentarios. Durante el fin de semana responderé los que aun debo. ¡Gracias!
_________________________________________________
Licencia de Creative Commons
Diario de la Pelusa es un blog escrito por Elena Brito (Pelusa) y esta bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
O sea: Pueden copiar de este blog uno o dos articulos (no mas) para usos no comerciales, sin cambiar nada en ellos y cuidando de poner siempre un enlace a este blog como referencia o fuente. Asi quedamos todos en paz. ¡Gracias!

jueves, 27 de enero de 2011

Mundo encapotado

Hoy me levanté con el cerebro encapotado, como el cielo, y aún continúo así.
He tomado té calentito; he tomado agua fría; he salido a respirar aire puro… Nada parece funcionar.
Incluso me senté a dibujar con mi acuarela (semi) nueva y con eso sí que logré evadirme de toda sensación de embotamiento, los colores fluyeron y la realidad desapareció detrás de ellos, pero en cuanto di el trazo final –¡KAPUM!-, ya estaba de vuelta en el mundo encapotado.
¿Tendré que esperar a que la lluvia finalmente se decida a caer para que mi cerebro también drene su contenido?

Foto de Marta Sesé

_________________________________________________
Licencia de Creative Commons
Diario de la Pelusa es un blog escrito por Elena Brito (Pelusa) y esta bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
O sea: Pueden copiar de este blog uno o dos articulos (no mas) para usos no comerciales, sin cambiar nada en ellos y cuidando de poner siempre un enlace a este blog como referencia o fuente. Asi quedamos todos en paz. ¡Gracias!

miércoles, 26 de enero de 2011

Lo inexplicable.

Ayer noche, esquivando en la tele a tarotistas empeñados en demostrarme (once años tarde) que estoy a punto de encontrar el amor de mi vida, a noticiarios sanguinolentos o a la programación infantil de la madrugada –sin comentarios sobre esto-, caí en un debate nocturno sobre política. ¿Sobre qué más podría hablarse en estos tiempos?
Ya estaba dispuesta a aburrirme, como sucede con los malos libros, y comenzaba a bostezar preparando el sueño cuando de pronto sucedió lo inexplicable: uno de aquellos políticos, portavoz de un partido derechista por demás, estaba soltando una charla sobre la necesidad de centrarse en lo realmente importante que no era –según él- la postergación de la edad de jubilación, tema candente del día con el que estaba implícitamente de acuerdo, sino la necesidad de que las personas mayores encuentren sobre todo empleos y también estímulos para seguir trabajando al menos hasta la edad actual de jubilación. Y ahora viene lo inexplicable: ¡me encontré completamente de acuerdo con lo que decía, a pesar de su condición de político, a pesar incluso de su condición de derechista!
Mientras uno es joven por lo general no piensa en estas cosas, protegidos por el perenne engaño de que aún nos queda toda una vida por delante. Yo acabo de cumplir 34 años y me considero aún en pañales. ¿Saben cuál es la edad en que ya una persona es considerada “vieja” para la mayoría de los puestos laborales? 35 años. No hablo ya de los empleos en los que hay que tratar directamente con el público, para los que la edad límite son los 25…
Aclaro: No me siento vieja ni mucho menos, y se lo debo sobre todo al mundo interior que he venido y sigo alimentando desde que tengo memoria. No se trata de eso. No hablo ni siquiera de mí, ente alejado del sistema laboral. Se trata de la paradoja de los países occidentales (en Japón no sucede así) de que cuando la persona comienza a tener cierta experiencia laboral o cognoscitiva, justo entonces la sociedad la etiqueta como “vieja”, con la consecuente disminución de posibilidades para conseguir empleo o, incluso, para mantenerse en el que ya tienen.

* * *

Hoy acabo de leer un libro altamente recomendable: “Mal de escuela”, de Daniel Pennac. En él encontré el siguiente párrafo que expresa todo el horror de lo que arriba les comento, con muchas menos palabras y una impecable forma de transmitir el mensaje:

Nuestra época se ha impuesto el deber de la juventud: hay que ser joven, pensar joven, consumir joven, envejecer joven, la moda es joven, el fútbol es joven, las radios son jóvenes, las revistas son jóvenes, la publicidad es joven, la tele está llena de jóvenes, Internet es joven, el famoseo es joven, los últimos supervivientes del baby boom han sabido permanecer jóvenes, hasta nuestros políticos han acabado rejuveneciendo. ¡Viva la juventud! ¡Gloria a la juventud! ¡Hay que ser joven!

¿Cuándo aprenderé a escribir así?


_________________________________________________
Licencia de Creative Commons
Diario de la Pelusa es un blog escrito por Elena Brito (Pelusa) y esta bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
O sea: Pueden copiar de este blog uno o dos articulos (no mas) para usos no comerciales, sin cambiar nada en ellos y cuidando de poner siempre un enlace a este blog como referencia o fuente. Asi quedamos todos en paz. ¡Gracias!

martes, 25 de enero de 2011

Pastillas para soñar.

Hoy tengo algo muy emocionante que contarles: ¡Tengo una acuarela nueva!
No es profesional ni mucho menos. Es de esas sencillas que usan los niños para pintar. Ya saben, una cajita de plástico blanco con su tapa transparente y dentro doce pastillas compactas de colores. Nada más que eso pero hay que ver cómo tiene atrapada mi atención y hasta mi intención toda.
¿Y a que viene tanto entusiasmo por una simple acuarela? -se preguntarán ustedes. Pues resulta que he descubierto que me gusta pintar. Pinto solo tonterías, niñerías. Nunca aprendí a pintar nada en serio. Y no lo hice no porque no me gustara el mundo de los colores, sino porque mis dibujitos no alcanzaban para introducirme en la fila de los privilegiados poseedores de talento artístico. 
Sin embargo, hace muy poco caí en la cuenta de que gracias a que no soy ninguna artista consumada, nadie espera que haga una gran obra cada vez que me siente a ‘crear’. Puedo dedicarme todas las veces que quiera a embadurnar con mis colores a gusto sin que nadie, y menos yo misma, me diga que lo que hago no es digno de ser llamado arte ni expuesto al público. Parece mentira que haya tardado tantos años en entender algo tan sencillo.
Tomé, pues, un cuaderno de dibujo, una acuarela vieja y unos pinceles que nos regaló la maestra Oowaki, aquella profesora japonesa de pintura de la que G nos habló larga y bellamente una vez, y comencé a dibujar…
Ya sobre la marcha he descubierto que, así como me sucede con la escritura, en pintura me es muy difícil plasmar algo sacado solamente de mi imaginación. Me es mucho más fácil recrear algo que existe fuera de mí, una hoja, una piedra… cualquier cosa. A no ser que, como en el caso del dibujito que les mostré hace poco de la rata Firmin, la inspiración sea tan fuerte que me haga dibujar algo que no tenga delante en ese momento (porque les garantizo que no tengo ratones lectores en casa, ni iletrados tampoco).
Y ahí voy, insistiendo y divirtiéndome. Mezclando colores y descubriendo mundos. Ayer mi G, con esa forma tan sutil que tiene de incentivarme en todo lo que emprendo, me regaló esta acuarela nueva que ya estoy deseando estrenar. ¡Me voy a pintar! ¿Me acompañan?



Nota para los interesados: Buceando en Internet me encontré con un ‘algo’, que no sé si llamar ‘movimiento artístico’, compuesto por mucha gente que se dedica a lo mismo que yo, o sea, a pintar cualquier cosa, a disfrutar de la magia de los colores, en sus cuadernos que en inglés llaman “Art Journals” o simplemente “Sketchbooks”. Hay un par de blogs en especial de mujeres sumamente creativas que, entre otras cosas, trabajan con frecuencia y amor en sus cuadernos de dibujo. ¡Inspiradores! Aquí les dejo los links: Alisa Burke y Donna Downey.

_________________________________________________ 
Licencia de Creative Commons
Diario de la Pelusa es un blog escrito por Elena Brito (Pelusa) y esta bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
O sea: Pueden copiar de este blog uno o dos articulos (no mas) para usos no comerciales, sin cambiar nada en ellos y cuidando de poner siempre un enlace a este blog como referencia o fuente. Asi quedamos todos en paz. ¡Gracias!

lunes, 24 de enero de 2011

De cómo hay ausencias memorables que es mejor no rellenar.

Cuando estaba leyendo las aventuras (muchas) y desventuras (poquísimas) amorosas del resplandeciente príncipe Genji, una de las cosas que más me llamó la atención es que el capítulo donde debía narrarse la muerte de Genji o su separación del mundo en un templo no aparecía. Justo ese capítulo, según dicen los estudiosos, se perdió en los siglos llegando hasta hoy solo su título. Hay quien no se atreve a asegurar siquiera que alguna vez haya sido escrito. Recuerdo hasta haberles comentado sobre esto en uno de los muchos posts que le dediqué a esta lectura. Así de notable era esta ausencia que a mí hasta se me antojó una delicadeza más entre todas las de la obra; una consideración de la autora para con los lectores, ahorrándonos la decadencia del príncipe que desde su nacimiento estuvo destinado a convertirse en leyenda.
Después de esta breve introducción-recordatorio, pueden imaginarse la sorpresa rayante en alegría que sentí cuando vi que alguien se había dedicado a recrear ese capítulo ausente. Por supuesto que me lancé a leerlo, dejando de lado todo lo demás que tenía entre manos. Sin embargo, desde el comienzo de la lectura algo me resultaba chocante y solo al final, cuando mi espíritu terminó por resumir las impresiones que recibí de este texto, fue que pude darle palabras a esa incómoda sensación.
Quizás fuera porque la autora intentaba imitar el estilo del original sin conseguirlo del todo; o porque en lugar de elegantes poemas que invitaran al alma a viajar a lugares casi míticos, no había más que simples descripciones del paisaje; o porque en vez de detenerse justamente en la frontera en que varios siglos antes Murasaki levantaba su pluma más que con pudor, con la evidente intención de dejar que la imaginación del lector recreara a su gusto el juego de dos cuerpos (ya que intentaba imitarla), este otro texto decía más de lo que uno ansiaba escuchar; o porque, lejos de quedarse en casa llorando, si, la pérdida del príncipe, pero feliz de que gracias a estas renuncias estuviera más cerca de la completa iluminación –que en aquella época representaba y era comprendido por todos como la felicidad suprema-, bajo esta nueva pluma una de sus mujeres decidió seguirlo y continuar gozando con él de los placeres de la carne, aunque esto significara condenar a su alma a dolores eternos y a vagar sin salvación por los infiernos entre los espíritus más bajos y crueles -condena a la que no se hace la más mínima mención en este texto-; o quizás fuera la suma total de tantas piedras lanzadas al aire la que me hizo sentirme tan disgustada al final de esta lectura que, por suerte, no fue muy larga.
No soy hasta el momento escritora de ficción, y suelo admirar sinceramente a todo el que así escribe. Por eso me gusta, por lo general, comentarles lo mejor que encuentro en cada texto pero, y a lo mejor soy un poco intransigente, con este me es imposible. Incluso una historia de amor amerita un mínimo de estudio de la época y las costumbres en que se quiere ubicar al ser narrada. O al menos, si lo que queremos es imitar una obra ya escrita e intentar completarla, como en este caso, se impone una lectura más desapasionada de la obra original.
Se trata de “El último amor del príncipe Genghi [sic]”, del libro "Cuentos orientales" de Marguerite Yourcenar, publicado hace pocos días en el blog Ignoria. Léalo y disfrútelo quien aún no ha leído la historia de Genji narrada por la genial Murasaki Shikibu.

Pero recién comienza la semana, y para eliminar malas vibras les convido a ver una versión en anime de la historia de Genji, realizada en 1987, que disfruté mucho mientras leía la novela. Es la primera de diez partes. El resto lo pueden encontrar en Youtube. ¡Espero que les guste!







_________________________________________________
Licencia de Creative Commons
Diario de la Pelusa es un blog escrito por Elena Brito (Pelusa) y esta bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
O sea: Pueden copiar de este blog uno o dos articulos (no mas) para usos no comerciales, sin cambiar nada en ellos y cuidando de poner siempre un enlace a este blog como referencia o fuente. Asi quedamos todos en paz. ¡Gracias!

jueves, 20 de enero de 2011

Letras auténticas. (Reseña)

Cuando Misuangelo y Silvita me dieron aquel premio tan especial, además de las cosas tan lindas que dijeron de este espacio, lo que más me entusiasmó fue la posibilidad de leer uno de los libros de Miguel Ángel Fraga (Misuangelo), aquellos que tantas veces había visto y hasta codiciado en su blog. Por eso, cuando unos pocos días después, me llegó un pequeño paquete con no solo uno sino dos de sus libros, uno de cuentos y una novela, en cuanto terminé de dar saltos de alegría  y agradecerle con amplitud su generoso envío al autor, inmediatamente me senté a disfrutarlos.

 Aunque me tentaba más la novela, el primero que leí fue Cuentos del amor escandaloso. ¿Por qué lo escogí para comenzar? Pues porque hacía muchísimos años que no salía de mi zona de confort en cuanto a lectura se refiere y el reto me estimulaba. Por el título, imaginaba que encontraría una selección de cuentos eróticos, y si bien no me equivoqué y cada cuento rezuma erotismo, a veces elegante, a veces hasta descarnado, hay mucho más en ellos. Los personajes llegan a hacerse entrañables a fuerza de simpatías y tristezas acumuladas bajo la piel. Vidas auténticas desenvolviendo sus pasiones en una Habana desconocida para mí, a pesar de que cada calle o esquina se pareciera sobremanera a aquellas que recorrí durante casi treinta años de mi vida. 

La misma ciudad castigada por el sol del trópico, con sus limonadas heladas –único refugio salvador-, con sus balcones llenos de ropa tendida, con sus dimes y diretes corriendo de boca en boca como pólvora, con sus voluptuosidades y todas sus locuras, es el trasfondo de la novela Olvidó que me quería. Trasfondo que, por otra parte, se niega a serlo y se vuelve protagonista a voluntad mostrando sus entresijos al tiempo que se desarrollan tres historias paralelas que nos hablan de amores difíciles, incomprendidos, escondidos o abiertos, insospechados, amores en fin que una vez más nos confirman que el camino recto nunca es el mas seguro… 

Los encantos de estos libros son evidentes: los personajes y sus historias hacen que la vida te salte al rostro casi en cada palabra; la ciudad te envuelve y te seduce para mostrarte el espectáculo no siempre agradable de sus entrañas; pero –si me permiten decirlo- lo que más disfruté realmente fue el lenguaje utilizado, la manera en que el autor deja caer aquí y allá frases populares, refranes, términos locales… Más que simplemente contar una historia te inserta en ella y, llenándote los pulmones con el aire del Malecón habanero, te deja vivirla en cuerpo y espíritu junto a los protagonistas. 

¿Los recomiendo? ¡Si! Creo que en estos dos libros, que quería reseñar juntos por parecerme partes de una sola obra, hay material para satisfacer los gustos de una gama de lectores bien amplia, desde los que van solo buscando el erotismo hasta aquellos que gustan de indagar en el alma humana.

Update: El cuento "Primavera, tú no estás sola" del libro Cuentos del amor escandaloso, con uno de sus personajes más carismáticos y simpáticos, ha sido llevado al teatro. En este post, Misuangelo nos cuenta un poco de la puesta en escena y del éxito cosechado.
________________________________________________
Licencia de Creative Commons
Diario de la Pelusa es un blog escrito por Elena Brito (Pelusa) y esta bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
O sea: Pueden copiar de este blog uno o dos articulos (no mas) para usos no comerciales, sin cambiar nada en ellos y cuidando de poner siempre un enlace a este blog como referencia o fuente. Asi quedamos todos en paz. ¡Gracias!

miércoles, 19 de enero de 2011

La cosecha.

No soy una persona conformista. Con el tiempo he descubierto que me parezco a mi madre mucho más de lo que pensaba. Soy conservadora como ella, y tradicionalista, y pacifista, y humanista, y hasta ingenua si se quiere, pero no soy una persona conformista. No sé si mi madre es conformista porque nunca pude acceder a sus estados internos, y en mí el no ser conformista es eso, un estado interno que se manifiesta constantemente con preguntitas capciosas como la de ayer: ¿Cuál es tu lugar en el mundo? ¿Lo estás ocupando plenamente? ¿Estás cumpliendo con lo que has venido a hacer en esta vida? ¿Has dado un paso más en tu desarrollo o ya te acomodaste y te dormiste nuevamente? ¿Estás del lado de la luz o ya Dark Vater logró convencerte? 

He aprendido también a darle a este tipo de preguntas su justo lugar, y no dejar que me flagelen, como solían hacerlo, hasta hacerme perder la confianza en mí misma. Tengo mis armas para no permitirme caer en depresiones innecesarias sin dejar, por otro lado, que mueran esas preguntas, pues sin ellas, sin intentar responderlas, sin su motor animador, estimo que mi vida no tendría sentido. Si así fuera, “lo único que nos hace falta en esta vida es un montón de palomitas de maíz y unas cuantas Beldades”, con el buen decir de Firmin. La magia tranquilizadora de la simplicidad. Y tiene razón, sin dudas, pero entonces… ¿dónde queda la humanidad, para qué me fue dado el raciocinio?

No tengo certeza de una vida más allá de la muerte. Lo que no logre ahora nadie me garantiza que lo llegue a alcanzar mas tarde. Por eso, en cuanto empieza ese estado de inconformidad a removerse por allá adentro, hecho mano de una buena taza de té o café, unos cuadritos de chocolate, y me dedico a hacer algo que considere productivo, ya sea leer, estudiar, o incluso adelantar alguna tarea doméstica si no me siento en condiciones de trabajar con el intelecto en esos momentos. Ayer, pues, en cuanto pasé por aquí y les solté mi pataleta, me senté a leer un buen rato y asunto resuelto. 

¿Mi lugar en el mundo? Es el que yo me he buscado, no otro. Cada paso que he dado en mi vida, cada deseo que he formulado, me han traído hasta aquí. De lo que haga o desee hoy dependerá donde estaré mañana. Sobre esto no me cabe la menor duda, pruebas he tenido: Hace unos años, en pleno “período especial” en la Isla (eso es sinónimo de suma escasez para los cubanos), recién cumplía mis quince años y deseé tener un vestido muy bonito para esa cita especial que estaba esperando. Dos días antes de la cita, mi hermano que llevaba ya varios años viviendo en el extranjero, me envió sorpresivamente 20 dólares (toda una fortuna) y no les miento al decirles que fui la reina de la fiesta con mi vestido nuevo. Mucho más tarde, cuando el trabajo y el stress me estaban comiendo ‘por una pata’ –como dicen en la Isla-, deseé muy fuertemente tener todo el tiempo del mundo para dedicarme a mis aficiones favoritas, es decir, leer y escribir…

No hay más que sembrar para cosechar.
 

Mi homenaje a Paul Cézanne, otro inconformista, en su 175 aniversario.
(¿Cuántas veces no habrá pintado y vuelto a pintar este monte?)


_________________________________________________
Licencia de Creative Commons
Diario de la Pelusa es un blog escrito por Elena Brito (Pelusa) y esta bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
O sea: Pueden copiar de este blog uno o dos articulos (no mas) para usos no comerciales, sin cambiar nada en ellos y cuidando de poner siempre un enlace a este blog como referencia o fuente. Asi quedamos todos en paz. ¡Gracias!

martes, 18 de enero de 2011

Mi laboratorio

En estos días he estado pensando mucho –nuevamente- en el tema de mi lugar en la tierra. No estoy hablando del punto de vista místico y filosófico en el que se cuestiona el lugar de cada cual en el universo, si somos su centro o tan solo un tornillito más dentro del inmenso mecanismo que existe solo para hacer su parte en un trabajo mucho más grande que uno mismo, que ni siquiera llegamos a comprender. No. Estoy hablando del plano más terrenal y materialista que pueda imaginarse. ¿Qué hago yo para ayudar al mundo? Escribo este blog, es un intento, y leo pero… ¿Soy un ser útil, socialmente hablando?
Me lo pregunto precisamente porque en estos días paso mucho tiempo leyendo, como habrán notado en el post de ayer. Confieso que no me arrepiento en lo mas mínimo, lo disfruto y eso me es suficiente para justificarlo, además de que siento que –al fin- voy rellenando de a poquitos esos inmensos baches que aun hay en mi formación, pero no puedo dejar de preguntarme si esta ‘ocupación’ le hace algún bien al mundo. Porque me queda claro que no hay términos medios: lo que no hace bien, hace mal. Como dicen, un lugar sagrado no permanece vacío.
¿Y saben qué? He descubierto que hay un inconveniente en esto de leer tanto: Se le llena la cabeza a uno de letras ajenas y luego las propias ya no encuentran ni un poquito de espacio donde moverse con libertad. O se lee o se escribe. O se escribe sobre lo que se lee. Pero esto, a mi entender, no es tan interesante ni enriquecedor, ni para uno ni para los demás, como sentarse a tratar de poner en palabras lo que se ha vivido. Y para esto último hace falta algo básico: vivir. Lo que no se consigue precisamente sentado cómodamente en casa con un libro en las manos. A no ser que, como Firmin, nos dediquemos a vivir intensa e internamente todas las vidas que se nos revelan dentro de cada volumen que abrimos…
 
En fin, que no he hecho hoy más que compartirles lo que pienso, dejarles ver –como diría mi G- el laboratorio de mi pensamiento donde no hay nada pulido aún, y al final no he logrado responderme la pregunta inicial. Quizás todo esto no ha sido más que un pretexto engañoso de la mente (siempre dispuesta a palabrear) para no responderla. Quizás es que no quiero saber la respuesta. Por ahora, leo.



_________________________________________________ 
Licencia de Creative Commons
Diario de la Pelusa es un blog escrito por Elena Brito (Pelusa) y esta bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
O sea: Pueden copiar de este blog uno o dos articulos (no mas) para usos no comerciales, sin cambiar nada en ellos y cuidando de poner siempre un enlace a este blog como referencia o fuente. Asi quedamos todos en paz. ¡Gracias!

lunes, 17 de enero de 2011

Oferta: 4 en 1

Desde la última vez que les comenté de mis lecturas hasta hoy, he leído cuatro libros más, y no he querido hacer una larga reseña por cada uno –para la que tendría que dedicar todo un post-, porque entonces este Diario se convertiría solo en un catálogo de lecturas y entonces dudo que los que lo frecuentan se sientan interesados en volver. Pero tampoco quiero dejar de comentarles lo que leo, no solo porque considero estas reseñas parte importante de este Diario y por el gusto evidente que encuentro en compartirles mis impresiones, sino también para que estos títulos entren en su campo visual y no queden relegados en la bruma del yo-no-lo-conocía. Hoy, por eso, les traigo cuatro breves reseñas en este solo post.


 Cuentos de lluvia y luna (Ugetsumonogatari), de Ueda Akinari: Es conocido por todos que los japoneses gustan mucho de las historias de fantasmas, demonios y apariciones varias. Pues este libro en cuestión, cuyos cuentos están escritos con total delicadeza y nos someten a toda suerte de emociones, miedos, sustos y escalofríos con su lectura, constituye uno de los clásicos del género de lo fantástico y lo sobrenatural dentro de la literatura japonesa.



Cuentos (vol. I), de E.T.A. Hoffmann: Esta fue una lectura recomendada por mi G., luego de que viera lo interesante que me resultó el libro de Ueda, y de que tuviéramos una escalofriante conversación sobre lo que hemos leído alguna vez de Poe o de Lovecraft… Hoffmann, que hasta entonces para mí era un completo desconocido, resultó ser un músico respetado y un autor muy prolífico e inspirador. Los famosos (y terribles) ballets “Cascanueces” y “Coppelia” entre otras muchas obras tanto musicales como literarias –el propio Poe reconoció su influencia- fueron basados en sus creaciones. Los cuentos de este libro, a pesar de que en ellos suele haber apariciones de ‘cosas raras’ como los autómatas, se me antojaron estudios profundos del alma humana, exploraciones concientes de sus límites racionales. El horror de estos cuentos de Hoffmann no está fuera del hombre, y eso resultó lo más terrorífico para mí. Ya estoy leyendo el segundo volumen de estos cuentos y tengo en lista de espera a su Gato Murr – ¡ya les contaré!




Cuentos del amor escandaloso, de Miguel Ángel Fraga, fue el tercer libro que leí esta semana, pero me reservo la reseña para traérselas más adelante junto a la de su novela Olvidó que me quería, que ya estoy leyendo y espero terminar pronto.






Firmin, de Sam Savage (digital): Llegué a Firmin releyendo las recomendaciones de años anteriores (2008) lanzadas por Ivanius Chancho Pensante desde la pocilga que, como ya les comenté una vez, siempre son dignas de tener en cuenta. Este es uno de esos libros que te atrapa desde la primera página y no te suelta ni siquiera cuando ya has leído la última. De hecho me ha tenido todo el fin de semana pegada a sus letras, o pensando en ellas cuando mis actividades me separaban del ordenador. Cuenta la maravillosa historia de una rata de biblioteca, un cerebro racional encerrado en el cuerpo de un roedor, un corazón adorable que ama, se apasiona, sueña, sufre… Impecablemente escrito, no solo reivindica la lectura con sus páginas salpicadas de ironías y gotas de sabiduría por doquier, sino que tiene esa rara cualidad propia de lo que está realmente bien hecho: moviliza la necesidad interna de hacer algo por uno mismo, de crear o de imitar lo ya creado, de actuar en todo caso. Y fue tanto el movimiento de esta necesidad dentro de mí que en un momento opté por parar la lectura y dejar salir tanta energía creadora. Aquí tienen el resultado:


No soy pintora ni dibujante pero… 
¿no es encantador? 




_________________________________________________
Licencia de Creative Commons
Diario de la Pelusa es un blog escrito por Elena Brito (Pelusa) y esta bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
O sea: Pueden copiar de este blog uno o dos articulos (no mas) para usos no comerciales, sin cambiar nada en ellos y cuidando de poner siempre un enlace a este blog como referencia o fuente. Asi quedamos todos en paz. ¡Gracias!

viernes, 14 de enero de 2011

Viernes creativo

He estado caminando todo el día y estoy cansadina, pero no quería irme a la cama sin compartir algo con ustedes. Ni siquiera me ha dado tiempo para prepararles el tutorial que tenía en mente pero, como siempre tengo algo bajo la manga, les traigo una idea que no por corriente deja de ser creativa, y que siempre ha sido uno de mis proyectos favoritos para fines o principios de año:

Eco-Calendario personalizado


Para hacerlo, este año reciclé unas cartulinas en las que la administración de este edificio nos hace llegar los avisos. Dejando un espacio en blanco para escribir el calendario, hice a lápiz en cada una de ellas un dibujo que me pareció apropiado para cada mes del año y lo pinté con acuarela (yo no soy dibujante, por lo que me doy por satisfecha con mis dibujitos infantiles). Siguiendo los consejos del inspirador programa Art Attack, repasé los contornos de los dibujos con rotulador negro para un acabado más ‘profesional’ y, para darle un toquecito más alegre, le agregué un poco de purpurina aquí y allá en los dibujos. Para finalizar, escribí el calendario de cada mes en los espacios que había dejado en blanco en cada cartulina para ese propósito.


Para las portadas recorté las tapas de una caja de cereales del mismo tamaño que mis cartulinas, la forré con un papel de color y la decoré como mejor me pareció. 
Luego le abrí tanto a las portadas como a las cartulinas unos huecos con una perforadora y los até todos con un cordel fuerte.


A cada portada le agregué un trozo de cinta de las que me han ido sobrando de envolver regalos en años anteriores (la que ven sujeta con una florecita rosa en la foto de arriba) de modo que me sirven como cierre del calendario cuando no lo uso o como ayuda para que se mantenga paradito tipo calendario de escritorio.


El resultado es un calendario personalizado y ecológico, puesto que (casi) todos los materiales que utilicé fueron reciclados. ¿Qué les parece?
_________________________________________________
Licencia de Creative Commons
Diario de la Pelusa es un blog escrito por Elena Brito (Pelusa) y esta bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
O sea: Pueden copiar de este blog uno o dos articulos (no mas) para usos no comerciales, sin cambiar nada en ellos y cuidando de poner siempre un enlace a este blog como referencia o fuente. Asi quedamos todos en paz. ¡Gracias!

jueves, 13 de enero de 2011

Uno de esos días...

¿Nunca han sentido una presión en el pecho tan grande que temen que les estalle en cualquier momento?

¿Nunca han sentido que todo les molesta, la luz tanto como la oscuridad, las buenas palabras tanto como los insultos, las atenciones tanto como las indolencias, los apuros tanto como las demoras...? 

¿Nunca han sentido deseos de estampar el teléfono contra la pared porque no suena, o de modificarle la forma al ordenador solo porque el correo que esperas no acaba de llegar?

¿Nunca han sentido la imperiosa necesidad de que otro entienda -de cualquier manera- que el horario laboral es justo para eso, para hacer su trabajo y no para andar escaqueándose por ahí?

Bueno, pues hoy es uno de esos días por acá, ideales para ejercitar la contención interior y aprender a emplear toda esa energía en algo creativo. ¿Lo lograré? No sé. Lo intentaré seguro, pero mientras tanto, por hoy, no se me acerquen mucho...
Update: 
El día ha comenzado a mejorar, así que he decidido declarar justo esta hora (15:47) como el comienzo oficial de este jueves, 13 de enero. ¡Buenos días!

Y por si no se han dado cuenta… ¡ya tengo acentos nuevamente en mi teclado! Pero como llevo tanto tiempo escribiendo sin usarlos, tengo que recuperar la costumbre. Por eso, solicito su ayuda: a partir de hoy, si notan en uno de los posts de este sitio algún acento ausente, por favor, no dejen de llamarme la atención sobre esto.¡Gracias!
_________________________________________________
Licencia de Creative Commons
Diario de la Pelusa es un blog escrito por Elena Brito (Pelusa) y esta bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
O sea: Pueden copiar de este blog uno o dos articulos (no mas) para usos no comerciales, sin cambiar nada en ellos y cuidando de poner siempre un enlace a este blog como referencia o fuente. Asi quedamos todos en paz. ¡Gracias!

miércoles, 12 de enero de 2011

De como los deseos (a veces) no son lo que parecen.

¡Horror! Habia decidido no hablarles mas de libros, al menos por hoy, y en cuanto me siento frente al ordenador lo unico que se me ocurre es hacerles toda una disertacion de lo que pienso sobre los asi llamados "intelectuales" y de por que lucho para no convertirme en uno de ellos. Creo que, como dirian en mi tierra, 'ya me esta patinando el coco'.
Pero no, si no cedo a los primeros impulsos, o sea, a esa primera interpretacion que hace mi mente del movimiento interno que genera el inagotable mundo de los deseos, interpretacion dictada evidentemente por mi parte intelectual que se cree en estos dias que es la mas importante; si no cedo, pues, a ella e indago un poquito mas a fondo en el origen y la naturaleza de mis deseos, descubro que en realidad de lo que quiero hablarles es del maravilloso clima que se esta viviendo por estos lares; del cielo azul-limpido, del sol 'que raja las piedras' y del aire helado que lo acompaña; de los insectos que andan revoloteando como si estuvieramos en verano; de como no aciertas nunca con el vestuario en esta epoca, y por miedo a pasar frio cargas todo el dia con pesados abrigos y bufandas que no llegas a ponerte; de como los gatos se pasan horas tendidos al sol, volteandose -como si fuesen San Lorenzo Martir- de un lado al otro para tostarse mejor...
Y es que frente a un clima asi, no hay divagacion intelectual lo suficientemente poderosa como para imponersele. La sangre se arremolina en las venas, y en lo unico que puedes concentrarte es en los deseos crecientes que tienes de salir a pasear. Si hay que leer, pues que sea tirado bajo un arbol en un prado verde. Si hay que asistir a una conferencia, pues que la convoquen al aire libre. Si hay que escribir, puedo asegurarles que nunca hubo mejor momento para retomar el viejo metodo del lapiz y el papel.
A lo mejor si les muestro una foto de lo que estoy viendo ahora mismo desde mi ventana, puedan entenderme mejor:



________________________________________________
Licencia de Creative Commons
Diario de la Pelusa es un blog escrito por Elena Brito (Pelusa) y esta bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
O sea: Pueden copiar de este blog uno o dos articulos (no mas) para usos no comerciales, sin cambiar nada en ellos y cuidando de poner siempre un enlace a este blog como referencia o fuente. Asi quedamos todos en paz. ¡Gracias!

martes, 11 de enero de 2011

Letras de la isla.

Ayer estuve leyendo un ensayo de Jorge Mañach (1868-1961), uno de los mas grandes pensadores de la isla. Porque, aunque sea casi imposible de creer, a pesar del calor, tambien hemos tenido alguna que otra gran mente dispuesta a pensar cuando a todos los demas se nos estaba ensopando el cerebro. 
Bueno, pues resulta que Jorge Mañach escribio este preclaro ensayo titulado "Indagacion del choteo", uno de los clasicos del pensamiento cubano, en 1928 con apenas 30 años. Su investigacion, salpicada de simpaticos chistes y frases memorables, va mucho mas alla del simple choteo, caracteristica innata de nuestro pueblo, y llega a iluminar los mas oscuros entresijos del alma nuestra. 
Les adelanto que la primera -y esta muy lejos de ser la unica- evidencia que salta a la vista con su lectura es la atemporalidad de su analisis: les aseguro que no hemos cambiado NADA en el ultimo siglo. No es que me sienta precisamente orgullosa de esto pero no queda mas remedio que aceptar que asi fuimos, asi somos y, por lo que puedo ver, asi seremos en lo sucesivo. Por eso lo considero lectura obligada, sin dudas, para todos los cubanos que quieran entender un poco mas su naturaleza condicionada por la idiosincracia de la isla, y tambien para todos aquellos que quieran conocer lo que hay (o pudiera haber) debajo de ese barniz de ron y musica con que se nos presenta por el mundo. 
Aqui les comparto uno de los parrafos que mas me llamo la atencion en esta primera lectura, para que puedan tener un pequeño atisbo de lo que les digo: 

Cuando venimos a Cuba del extranjero --sobre todo si venimos de algún país de más densos humores, los Estados Unidos o la misma Francia, por ejemplo-- nos sorprende en el mismo muelle cierta atmósfera de desprendimiento y de compadrazgo estentóreo que parece ser el clima social de Cuba, correspondiendo a la calidez y a la luminosidad físicas. Allí mismo, en el umbral de la Isla, el agente de equipajes o de hotel nos abordará sin ese comedimiento servil que tienen sus congéneros de otras latitudes, nos dirá "chico" y nos tratará como si para nosotros hubiera estado reservando siempre la más efusiva camaradería. Unas horas más de inmersión en el medio tropical nos convencen de que hemos llegado a una tierra totalmente desprovista de gravedad, de etiqueta y de distancias. Por ninguna parte se advierte en las gentes aquella circunspección, aquel recato, aquella egoísta absorción en el propio negocio que hacen del espectáculo nórdico y del europeo en general una sinfonía en gris mayor. Todo en Cuba tiene la risa de su luz, la ligereza de sus ropas, la franqueza de sus hogares abiertos a la curiosidad transeúnte. Ningún indicio de sobriedad ni de jerarquía nos impresiona. Se observa, al contrario, por doquier, un despilfarro de energías, de hacienda, de confianza. Las gentes hablan en voz alta, se embriagan del reboso de las copas las maderas ya empapadas de las cantinas, el automóvil ha perdido la seriedad metódica del taxímetro, pero se ha convertido en un vehículo popular, desde cuyo pescante nos dirige el chauffeur las más obsequiosas confidencias. Estamos en la perfecta república. Todo es de todos. Y así como la luz encendida y vibrante parece anular las lejanías y los claroscuros, una luminosidad espiritual que irradian todas las caras anula las distancias sociales y allana todos los relieves jerárquicos.
_____________________
Ayer, por cierto, no fueron de Mañach las unicas letras cubanas que lei. Tambien estuve disfrutando de un fragmento de la novela "Sabor Bolero" que Misuangelo nos compartio en su blog. Dense el gusto de leer este fragmento sin apuros, abriendo la cajita de musica que hay escondida en cada linea y dejando que los envuelva con su ritmo, que los acerque de esa forma otra a la vida de la isla, porque tambien somos musica, ron y cafe...



_________________________________________________
Licencia de Creative Commons
Diario de la Pelusa es un blog escrito por Elena Brito (Pelusa) y esta bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
O sea: Pueden copiar de este blog uno o dos articulos (no mas) para usos no comerciales, sin cambiar nada en ellos y cuidando de poner siempre un enlace a este blog como referencia o fuente. Asi quedamos todos en paz. ¡Gracias!

lunes, 10 de enero de 2011

Debates, resumenes y recomendaciones.

Ayer, via Facebook, me vi envuelta en una discusion de lo mas interesante y que me ha dado mucho que pensar. Jess, del blog Under the same sky, pidio opiniones sobre el Ulises de James Joyce. 
Aqui debia seguir toda una disertacion sobre lo que paso entonces; de como opine a pesar de que Jess dirigio la pregunta a 'gente culturosa' y esto me hizo sentirme francamente mal no ya de contestarla sino incluso de sentirme capaz de hacerlo; de como alguien dijo que "Recomendar obras maestras era una sandez"; de como se encendio el debate; de como al final hice un nuevo amigo... Pero aqui estan las muchachas de la limpieza haciendo un ruido de los mil demonios. ¡Asi no se puede escribir! 
Solo les contare que por el debate recorde una frase muy buena que todavia no logro ubicar donde fue que la lei (creo que en "La sombra del viento" de Carlos Ruiz Zafon... ¿o fue que me la dijo alguien?), y que afirma que Dios creo los libros, luego vino el diablo y creo las imprentas (y las librerias y bibliotecas con sus miles de ejemplares), pero entonces Dios creo a los amigos con sus recomendaciones.Y ademas les contare que en el debate salio tambien el tema de los resumenes de grandes obras... Ahi ya no me quede a opinar porque si el debate ya estaba calentito, a partir de entonces Facebook corria el peligro de quedar reducido a cenizas.
Solo una vez lei uno de esos resumenes, que imagino que para adolescentes que tienen que presentar examenes son la solucion ideal, pero dista mucho de serlo para quienes quieren acercarse francamente a la literatura. Estos resumenes son como los trailers de las peliculas que, si estan muy bien hechos, deben cumplir al menos dos funciones basicas: darte una idea global de la obra y motivarte a verla. Pero si no lo estan, pueden tener efectos completamente diferentes.
Fue  la desafortunada Ana Karenina la que llego en forma de uno de esos resumenes a mis manos hace ya casi 4 años. Me basta con decirles que la tal Ana me parecio uno de los personajes mas antipaticos y sosos que habia leido nunca, que hasta el dia de hoy no me he decidido a leer la obra original y que, por si fuera poco, a punto estuve de llegar a rechazar toda la literatura rusa. He ahi el poder de un resumen.
Ya se fueron las de la limpieza, pero ya no me queda mucho mas tiempo para seguir escribiendo hoy. Mejor me voy a ver las recomendaciones de Ivanius sobre sus lecturas del 2010, que siempre son a tener en cuenta.

_________________________________________________ 
Licencia de Creative Commons
Diario de la Pelusa es un blog escrito por Elena Brito (Pelusa) y esta bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
O sea: Pueden copiar de este blog uno o dos articulos (no mas) para usos no comerciales, sin cambiar nada en ellos y cuidando de poner siempre un enlace a este blog como referencia o fuente. Asi quedamos todos en paz. ¡Gracias!

viernes, 7 de enero de 2011

Presumiendo de premios y regalos!!!

Hoy venia preparada para compartirles un par de ideas creativas para hacer a principios de año, pero algo ha ocurrido que me ha hecho cambiar de opinion:

¡Me han dado un premio!


Silvita, la de la islita, y Misuangelo -que hasta vistio de un rojo hermoso su blog para la ocasion- han  decidido premiar este Diario como su blog favorito del 2010, y para ello han hecho toda una ceremonia de premiacion simpatica y muy sentida en la que han dicho tantas cosas lindas que aun no me lo creo. Me han regalado este galardon que ven arriba, tan bien escogido por esa imagen del mar que nos une, y uno de los libros de Misuangelo (Miguel Angel Fraga) que tendre muchisimo gusto en leer porque, a decir verdad, ya lo estaba deseando. 
¿Que mas puedo decir? Pues que estoy sorprendidisima y encantada con el premio y con todas sus palabras hacia este espacio que pronto cumple ya 5 años en linea y que, confieso, mas de una vez ha estado a punto de desaparecer. ¡Gracias!

Por favor, no dejen de pasar por el blog de Silvita o el de Misuangelo, para que tengan el placer de asistir a la  mas divertida ceremonia de premiacion, y para que disfruten de su buen quehacer literario.

__________________
Y ya que estoy presumiendo, les comparto el regalo que me hizo Dianita por mi cumple, alla en el sitio de nuestro proyecto en comun "una Nota de Agradecimiento":


Bueno, despues de esta semana de fiestas y celebraciones por aca, espero regresar la semana que viene ya con material carnosito para que puedan hincarle el diente, y tambien para justificar un poco tanto premio y regalo recibido!
_________________________________________________
Licencia de Creative Commons
Diario de la Pelusa es un blog escrito por Elena Brito (Pelusa) y esta bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
O sea: Pueden copiar de este blog uno o dos articulos (no mas) para usos no comerciales, sin cambiar nada en ellos y cuidando de poner siempre un enlace a este blog como referencia o fuente. Asi quedamos todos en paz. ¡Gracias!

miércoles, 5 de enero de 2011

En mi cumple...

... siempre me ha gustado recibir regalos, muchos. Pero tambien me gusta regalar el dia de mi cumple, porque pienso que nadie esta obligado a relacionarse conmigo y quienes si lo hacen, a pesar de mis defectos y tambien de mis virtudes, se merecen todo mi respeto. Por eso hoy les traigo como regalo la cancion que desde ayer noche no se me sale de la cabeza, para que la disfruten conmigo.



Esa musica me trae de vuelta todo el glamour y la sensualidad de mediados del siglo XX... ¡Todo un ideal para las mujeres de hoy (me incluyo)!

martes, 4 de enero de 2011

Tutorial para gourmets (a deshoras)

El día 31, mientras preparaba la cena de Nochevieja y enviaba mis felicitaciones por Twitter, se me ocurrió hacerles un tutorial diferente. No se asusten, no tiene que ver con las manualidades, al menos como normalmente las conocemos. Tiene que ver con la cocina, con los snacks tradicionales de mi isla, con las nostalgias de fines y principios de años, con las comelonas de estos días...
En fin, que hoy vengo a compartirles la receta de los 'Tostones', también conocidos en la isla como 'Plátanos a puñetazos'. No es una receta nueva. En la isla no hay fiesta sin tostones desde la época de mi abuela o incluso antes, pero durante mi estancia en México descubrí que esta no es una forma usual de cocinar los plátanos en esa tierra (o por lo menos en las casas de mis amigos mexicanos), y tampoco aquí, en España. Recuerdo a un amigo español que afirmaba que iba a montar en el centro de Madrid un chiringuito para hacer y vender nuestros Tostones. "¡Me voy a forrar (de dinero)!"- decía frotándose las manos.
Aquí tienen la receta, con fotos del proceso. Tendrán que disculpar la mala calidad de algunas fotos pero recuerden que era 31, que la cena ya estaba cerquita y había empezado a circular un poco de vermouth como aperitivo. En fin, ahí se las dejo y espero que la disfruten:

Tostones o Plátanos a puñetazos.
(fáciles y rápidos de hacer, al más puro estilo de Nitza Villapol)

Ingredientes:

  • Plátanos machos bien verdes.
  • Sal al gusto.
  • Ajo pelado y machacado (opcional)
  • Aceite abundante para freír.
Preparación:

- Se pelan y se pican los plátanos en trozos de uno o dos dedos de grosor como mucho.
- Se les unta sal al gusto. Hay quien prefiere agregarle la sal en el momento de servirlos, a mí me gusta más ponérsela antes de cocinarlos.
- Si les gusta el ajo, untarles también un poco de ajo machacado. (Este es el ingrediente secreto de mi madre).
- Y ponerlos a freír en abundante aceite previamente calentado.


Cuando estén doraditos por todas partes, se sacan de la sartén 
y se ponen de uno en uno en medio de dos papeles de cocina.


Se les propina un puñetazo, pero no demasiado fuerte o de lo contrario 
no podrán despegarlo del papel sin que se les rompa.


Así es como quedan.


Se vuelven a poner a freír un par de minutitos más por ambos lados hasta que se doren del todo.


Se escurren un poco y...


¡a disfrutar!

Servirlos calientes, acabaditos de sacar de la sartén. Son ideales para acompañar cualquier comida y también como snacks o 'saladitos' -como se les dice en la isla- para acompañar bebidas. Si por milagro queda alguno sin comer, luego se pueden recalentar al horno o agregárselo a alguna sopa o caldo, o incluso a alguna carne con salsa de tomate. ¡Como quiera son deliciosos! 

Nota: El aceite debe estar en todo momento bien caliente, y los plátanos deben ser bien verdes para que queden sabrosos.  

Si los hacen, no se olviden de contarme qué tal les quedaron!



_________________________________________________
Licencia de Creative Commons
Diario de la Pelusa es un blog escrito por Elena Brito (Pelusa) y esta bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
O sea: Pueden copiar de este blog uno o dos articulos (no mas) para usos no comerciales, sin cambiar nada en ellos y cuidando de poner siempre un enlace a este blog como referencia o fuente. Asi quedamos todos en paz. ¡Gracias!
Epílogo

“No es bueno de este modo te apoltrones”
dijo el maestro, “que entre seda y pluma
no se va de la fama a las regiones.

Quien entre el ocio su existir consuma,
No dejará mas rastros en la tierra
Que humo en el aire y en el agua espuma.

¡Arriba, sin cansancio, como en guerra
triunfa el alma luchando por la vida,
si vence el flaco cuerpo que la encierra!”

(Infierno, Dante)