jueves, 16 de diciembre de 2010

(Re)Creando mundos con la voz.

Este post viene a saldar una deuda que tenia con Ivanius desde hace mucho tiempo. Ya saben lo que dicen: cuentas claras...
 _________________
¿Se acuerdan que ayer les hablaba de la dinamica interna de una fabrica de puros habanos, y de ese personaje tan especial que es el lector de tabaqueria? Pues, "¡Lectora de tabaqueria deberias ser!"- me espetaba mi madre cada vez que me escuchaba leyendo en voz alta. Y es que no fueron una ni dos veces las que me encontro en esos haceres. Cuando era pequeña, lo leia todo en voz alta porque asi entendia mejor. Pensaba que era yo medio rarita, y a lo mejor lo era, si, pero no por este motivo. Con el tiempo aprendi que al leer en voz alta, la informacion nos entra por al menos dos canales, la vista y el oido, ademas de tener que pasar, quiera que no, por el cerebro que ejerce el milagro de convertir la letra en sonido.
Luego, no se por que razon, termine relacionandome siempre con personas muy involucradas en la cultura (musicos, pintores...) pero que leian mucho menos que yo. En lugar de renunciar a la lectura, y en vistas de que no podia inculcar en ellos ese gusto en tan poco tiempo, busque hasta encontrar una solucion que nos satisfaciera a todos: leerles en voz alta. Porque nadie reniega del placer de escuchar una buena historia, ¿no? Y lei, lei muchisimo para todos ellos y para mi. Recuerdo, por solo poner un ejemplo, haber recorrido con unos amigos en mi adolescencia, junto a Frodo Bolson, toda la Tierra Media sentada en el confortable alfeizar de una ventana colonial... 
Leer en voz alta esforzandote por ser fiel a los matices que el autor quiso transmitir, haciendo las pausas adecuadas para tomar aire en las comas, atar cabos en los punto y coma, dilatar el ambiente y reflexionar en los punto y aparte, todo eso te convierte de alguna forma en coautor de una obra y, por tanto, te hace depositaria una gran responsabilidad. Desde que arranca la historia, en tus manos esta el corazon de tus oyentes. De ti depende no solo que lleguen a admirar o a despreciar a este o aquel escritor, sino que amen o rechacen la lectura en general y todos los magnificos mundos que ella alberga. No se si alguno de aquellos mis oyentes ganaron el habito de la lectura, pero estoy segura de que mas de uno quedo enganchado a las historias fantasticas. 
Ahora me encuentro en la situacion contraria: mi G, por sus estudios y gustos, lee mucho pero muchisimo mas que yo. Lee tanto que si su dia tuviera 48 horas aun asi no le alcanzaria. Incluso en esta situacion sigo leyendo en voz alta, porque en aquellos momentos en que sus actividades no le permiten mantener sus ojos fijos en unas letras, aprovechamos para leer en conjunto algo que nos interese a los dos (yo, en voz alta; el, escuchando atentamente). En nuestro afan por comprimir el tiempo, hasta hemos descubierto el modo de leer dos libros a la vez: el va leyendo uno por su parte, yo leo otro por la mia, y luego encontramos el momento de contarnos con todo lujo de detalles aquello que hemos leido. Es una nueva forma de leer en voz alta en la que, por el empeño que ponemos en relatar lo mejor posible la historia, el otro ni siquiera llega a extrañar el no haberla leido directamente.
Cuando un dia tengamos hijos, por supuesto que les leere en voz alta, y quien quita que a mis nietos tambien los inicie en este mundo insondable de la lectura... 
Una vez mas, mi madre tenia razon: ¡Lectora de tabaqueria debia haber sido!

Y ustedes, ¿han tenido alguna experiencia como esta?

Como recomendacion especial sobre la magia de leer en voz alta, de la lectura y de los libros, los remito al ensayo "Como una novela", de Daniel Pennac. No tiene una letra de mas, lo aseguro!

_________________________________________________ 
Licencia de Creative Commons
Diario de la Pelusa es un blog escrito por Elena Brito (Pelusa) y esta bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
O sea: Pueden copiar de este blog uno o dos articulos (no mas) para usos no comerciales, sin cambiar nada en ellos y cuidando de poner siempre un enlace a este blog como referencia o fuente. Asi quedamos todos en paz. ¡Gracias!

4 comentarios:

  1. Hola Pelu!
    Ando perdida... es el trabajo, la escuela y los estresses de fin de año, así, en plural. Algunos muy agradables... y otros no se pueden evitar.
    Te contaré mis experiencias, como pides: que cuando estudio en sueco, y estoy cansada, y se me cierran los ojos y no entiendo ni carajo... pues cojo una pausita dinámica, y luego regreso a la carga pero en voz alta. Al leer los textos de fisiología o de filosofía (a parecer todas las "f" son compicadas!) en voz alta, las palabras cobran más fácil su sentido en mi cansado cerebro.
    A veces leo en voz alta por otro motivo, el del placer, la admiración, un gusto y homenaje. Prosa o poesía.
    También me encanta que alguien inteligente, de voz hermosa, me lea, mientras yo sigo las lineas con la vista y gozo por dos canales. Así me leyeron en mi juventud la poesía de Gasón Baquero... qué suerte tiene una en la vida!!!!!
    Besitos Pelu!

    ResponderEliminar
  2. pelusa: te contaré que mi mami también lee en voz alta, ella dice que así entiende todo mejor, para ella que no pudo etudiar mucho esa es una forma de quedarse con lo que lee porque dice que aumenta su capacidad de comprension del texto, a mi también me gusta que me lean y la aprovecho mucho, saludos y abrazos.

    ResponderEliminar
  3. Yo nunca leo en voz alta, al menos no por gusto, soy una egosita, jejee, incluso, cuando tenía 7 años y nos ponían a leer por partes un texto, me molestaba, aunque siempre procuré tener buena dicción y poner el énfasis adecuado, por eso me ponían a leerle a mis compañeros... y me molestaba más.

    Hace poco, no se cómo se me ocurrió leer en voz alta. Empecé a hacerlo, creo, por el puro placer de compartir un libro que me gusta mucho. Fue una agradable experiencia.. y a mis "libroescuchas" les gustó mucho también.

    Recuerdo que mi mamá me contaba cuentos, mientras los leía de un enorme libro que me encanta... recuerdo también a una prima que me contaba "Perseo y Medusa", cuando ella tenía 6 años y apenas empezaba a aprender a leer, pero yo tenía 3 y la lectura diaria que mi prima hacia para mi era algo maravilloso. Por tanto, he decidio ser menos egoista y compartir mis lecturas, asi como escuchar las de los otros. Es un buen trato.

    Cuando tenga hijos, también les voy a leer en voz alta, por lo pronto, comenzaré con mi sobrinito adorado.

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  4. Gracias por compartirme sus experiencias!! Ahora me siento un poquito menos rara :P
    Besos a todas!

    ResponderEliminar

Dime lo que piensas y te diré quién eres.

Epílogo

“No es bueno de este modo te apoltrones”
dijo el maestro, “que entre seda y pluma
no se va de la fama a las regiones.

Quien entre el ocio su existir consuma,
No dejará mas rastros en la tierra
Que humo en el aire y en el agua espuma.

¡Arriba, sin cansancio, como en guerra
triunfa el alma luchando por la vida,
si vence el flaco cuerpo que la encierra!”

(Infierno, Dante)