Recuento de sorpresas

 La verdad es que he tenido problemas para comenzar a contarles sobre este viaje. Ayer me sente con toda la intencion y mi mente no hacia mas que divagar. No pude escribir ni una linea. Y es que hay ciertas experiencias que, por su naturaleza, son mas dificiles de transmitir que otras. Hay que dejarlas reposar y luego hurgar en el sedimento que dejan, pero aun asi a veces es casi imposible ponerlas en palabras.

Ya que el recuento cronologico se me esta haciendo tan dificil (y no por falta de notas al respecto), comenzare por contarles algunas de las sorpresas que encontre y disfrute en este viaje. 

1. El tren: Hicimos todo el trayecto de ida y vuelta en tren. No solo fue un gusto por el hecho de que fue un tren el medio de transporte utilizado (ya ustedes conocen de mi gusto por los trenes), sino tambien porque pescamos por internet plazas en el coche de "preferente" al mismo precio que las mas economicas. Esto se traduce en asientos amplios -solo dos juntos, no tres como en los hacinados vagones economicos-, suficiente espacio entre las lineas de asientos como para moverse comodamente; ferromosas atentas ofreciendo la prensa del dia; bebidas, aperitivo y comidita deliciosa; musica y peliculas para disfrutar. Aunque pueda parecer a ojos de mis coterraneos que me estoy "aburguesando", reconozco que es mucho mas humano viajar de esta manera.

Espacio entre asientos!

Cansada (se me nota, ¿no?) pero feliz, en el tren de regreso.

2. El hotel: aunque solo ostentara tres estrellas detras de su nombre, resulto ser muy comodo y mucho mejor situado de lo que suponiamos con antelacion. Estaba a menos de quince minutos caminando del lugar en el que se efectuaria el congreso, y a cinco minutos del centro historico de la ciudad; tenia desayuno incluido, lo que es de agradecer aunque solo fuera una tortilla de patatas fria, un cafe con leche y  poco mas, o sea, "muy caminado" -como diria una argentina que conocimos alli; los empleados se mostraron super atentos con nosotros todo el tiempo y hasta nos dieron una habitacion separada de las demas... (aqui prefiero pensar que fue para evitarnos molestias de los vecinos y no porque nos vieron caras de ruidosos a nosotros!)

La habitacion, simple pero comoda.

El baño, amplio y hasta con bañera !!!!

3. Los mapas: Yo adoro los mapas desde que era una niña. Son una de mis fascinaciones y en este viaje nos dieron como 20 diferentes. Veinte es una exageracion, pero fueron muchos. En uno pude constatar que el centro historico, que era uno de los objetivos de nuestra visita, se podia recorrer entero a pie, y fue este el mapa que mas sufrio nuestros ires y venires quedando bastante dañadito. el pobre.. Gracias a otro pudimos seguir "la ruta romana" de Zaragoza, de la que les hablare mas adelante. Un tercero me hizo soñar con tener tiempo para disfrutar de un tour guiado por los puntos mas representativos de la arquitectura neorenacentista y mozarabe en la ciudad. Y aun otro me sorprendio porque al abrirlo en lugar de un mapa de la ciudad que era lo que esperaba encontrar, albergaba toda la peninsula iberica!! Vale decir que desde que llegue a España no habia conseguido un mapa de todo el pais, de ahi mi entusiasmo con semejante hallazgo. 

Mapa del centro historico de Zaragoza, como pueden ver quedo bien ajadito de tanto uso.

Mapa de la peninsula iberica, ya en una pared de nuestro depa en Barcelona.
4. El respeto por la naturaleza: esto es algo que respiramos desde el primer momento que pasamos en la ciudad. Baste nombrar dos ejemplos:
-El primero: una de las avenidas principales, la Gran Via, estaba en reparaciones. Todo el paseo central lleno de maquinas y mucho polvo, lozas levantadas por doquier, cercas metalicas impidiendo el paso... y entre todo esto, unas primitivas estructuras de madera protegiendo cada arbol para que no sufrieran daños con la reparacion.¡Admirable!

Cuidando los arboles!
-El segundo: en el congreso al que fuimos  nos dieron varios libros y otros materiales referentes a los temas de investigacion que serian expuestos, todos muy bien empaquetados en una bolsa negra hecha con materia reciclada. La bolsa no es muy "glamourosa" que digamos, pero se aviene a mis gustos sencillos perfectamente y tengo que reconocer que, desde el primer dia, sustituyo a mi bolso de mano, aquel que habia elegido con sumo cuidado antes de partir, en todos mis trayectos. Me da muchisimo gusto llevarla, porque tambien a mi me gusta ayudar a la naturaleza.
Bolsa reciclada y la tarjeta que traia colgando.

5. Esta visita fue eminentemente martiana. Esto no deberia ser una sorpresa teniendo en cuenta que todos los cubanos sabemos que Jose Marti paso una periodo muy importante de su vida en Zaragoza, pero les aseguro que quedamos mas que sorprendidos por lo que encontramos alli relacionado con nuestro heroe nacional. Sin embargo, esto es otra historia y merece mucho mas detenimiento y mejores letras. Yo creo que dejare que sea G. quien les hable de ella mas adelante, aunque a lo mejor no logro aguantarme y les cuente yo misma algo.

Tarja a la entrada de la casa donde vivio Jose Marti.
No esta tan mal para empezar, ¿no?
¡Mañana regreso con mas!

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
Nota a los que reciben este Diario por correo: Ya les puse la cabecera con el fragmento del folio de Goethe de la que hablaba el lunes. Tarde me di cuenta de que no les llegaba.
_________________________________________________


Licencia de Creative Commons
Diario de la Pelusa es un blog escrito por Elena Brito (Pelusa) y esta bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
O sea: Pueden copiar de este blog uno o dos articulos (no mas) para usos no comerciales, sin cambiar nada en ellos y cuidando de poner siempre un enlace a este blog como referencia o fuente. Asi quedamos todos en paz. ¡Gracias!

Comentarios

  1. Se lee que fue un viaje gratísimo. De este lado de las infovías, al estilo Verne, esperaremos más crónicas para seguir aprendiendo. Beso.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por el comentario y la visita, Ivanius!
    Fue grato, gratisimo. Volvere con mas. Aun queda mucho para contar!
    Besos!

    ResponderEliminar
  3. Me alegra mucho, Pelusa, que estés de vuelta. Tendrás mucho que escribir. Cuántos conejos-post sacarás del blog-sombrero?
    Estoy preparado para seguir tu aventura "zaragoneza".

    ResponderEliminar
  4. Sobre la aventura en zaragoneza no creo que salgan muchos posts, Misuangelo. Me estan costando mucho mas de lo que pense mientras la vivia. Debi haberle dado mas tiempo a sedimentar.
    Besos!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario