Mi buena accion en Zaragoza.

Prometo que sera el ultimo post relacionado con mi viaje. No los atormento mas.
____________________
¿Se acuerdan de aquella idea de hacer regalos a desconocidos por el simple proposito de alegrarle el dia a alguien? Les conte entonces que ya estaba planeando mi primera accion de este tipo. Tenia la idea de preparar algo para regalar de esta manera anonima en Zaragoza. Seria una manera de devolver un poquito a la ciudad de lo mucho que estaba segura que recibiria. Sin embargo, con los preparativos y todo aquello del plagio del blog no encontre ni un momento para sentarme y concretar la idea asi que, como sabia que tendria tiempo libre en el trayecto en tren, me lleve conmigo lo necesario para hacerlo. Cargue en mi bolso de mano con dos paquetitos de te verde, un par de cartulinas (una azul y otra verde), dos hojas de papel de color rojo y unas tijeras, y en cuanto me acomode en el asiento puse manos a la obra. 
No les miento si les digo que tuve un viaje de lo mas entretenido. Parecia una niña jugando a cortar y doblar papeles en aquel tren super-rapido, pero no me importo lo que pudieran pensar el resto de los pasajeros ni las ferromosas que sonreian (enigmaticamente) al pasar por mi lado. Yo me concentre en diseñar un empaque con una especie de cierre integrado y dos bolsillitos interiores, uno para un paquetito de te y el otro para dos marcadores de libros hechos con aquella tecnica de origami que les comparti hace un tiempo. Como el congreso al que ibamos se celebraria en una sede universitaria, pense que estos eran los mejores regalos  (dentro de mis posibilidades) que se le podia hacer a unos estudiantes.

¡Asi quedaron los regalos!

El segundo dia del congreso, cuando ya conocia mas o menos bien el lugar, me di una vuelta por una sala de la biblioteca buscando donde dejar el primer regalo. Pense en dejarlo en algun estante, frente a los libros para que lo encontrara quien fuera a leerlos, pero al final vi una mesa llena de libros dispersos, algunos abiertos, y muchos papeles recien escritos. No habia nadie sentado, pero habia una chaqueta masculina y una mochila en la silla. A lo mejor su dueño habia salido al baño o a tomar un poco de aire fresco... Quien quiera que fuera el que estaba sentado alli, evidentemente estaba estudiando mucho, quizas para un examen. "¡Nadie mejor que el para recibir este regalo!"-pense, deje uno de mis paquetitos sobre sus papeles escritos, al lado del lapiz, y sali rapidamente de la sala para no ser sorprendida. El segundo regalo lo deje, ya con muchos menos nervios, en el baño de mujeres, al lado de los lavabos. Diez minutos despues regrese y ya no estaba en su lugar. 
¡Ojala les haya alegrado el dia a los destinatarios desconocidos! Para mi, la experiencia desemboco en un subidon de adrenalina y me mantuvo feliz por mucho tiempo. ¿Que si pienso repetirla? Pues claro!!!


_________________________________________________
Licencia de Creative Commons
Diario de la Pelusa es un blog escrito por Elena Brito (Pelusa) y esta bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
O sea: Pueden copiar de este blog uno o dos articulos (no mas) para usos no comerciales, sin cambiar nada en ellos y cuidando de poner siempre un enlace a este blog como referencia o fuente. Asi quedamos todos en paz. ¡Gracias!

Comentarios

  1. lo que hubiera dado por ver la cara de tus sorprendidos!!!!...seguro que lo van explicar durante mucho tiempo.
    Que grande eres!!
    un besito

    ResponderEliminar
  2. Sonia, Y Yo!! Pero las reglas son las reglas: se trata de hacer regalos anonimos a desconocidos y no vale quedarse por alli merodeando para ver sus caras, jajaja!! La verdad es que tampoco tenia yo mucho tiempo, de lo contrario, creo que me hubiera quedado a ver.
    Besos!

    ResponderEliminar
  3. Que padre alegrar así la vida de personas extrañas.

    Que buena idea Pelusina, eres mi heroína de hoy.


    besos.

    ResponderEliminar
  4. Malque, tu llevas siendo mi heroina desde que te conoci! Y si, se siente super lindo dar alegria a otros.
    Besos!

    ResponderEliminar
  5. muy bonitos regalos... oye que en zaragoza inaguraron una calle con el nombre de Mario Bros!! o es otro zaragoza?? jejejeje

    ResponderEliminar
  6. Hay mucho más placer en dar que en recibir. Esto no lo digo yo, sino el Libro de los libros, La Biblia.
    Qué linda experiencia! Me emocionaste!

    ResponderEliminar
  7. Ah, yo leí esta entrada en un lector de feeds que no despliega las imágenes. No me imaginé así los sobrecitos. Son lindísimos :)

    ResponderEliminar
  8. que suerte de ese par. mira que las sorpresas asi se agradecen :)

    eres genial

    ResponderEliminar

Publicar un comentario