Las rutas de Zaragoza

Zaragoza es una ciudad con rutas. Si, ya se que me van a decir que hay miles de ciudades con rutas marcadas para  que los turistas se lleven al menos una idea del lugar, pero no deja de ser sorprendente que cada una de las rutas -establecidas o no- que encontramos en Zaragoza vibrara de una manera muy particular y muy cercana para nosotros. Si me detengo a hablarles de todas no acabariamos nunca, por eso hoy vengo a contarles solamente de dos de ellas: la de Caesaraugusta y la que designamos Hotel-Basilica. Ya saben que por motivos tecnicos no pude tomar muchas fotos, asi que les expongo un 'collage' de mis imagenes junto a otras sacadas de internet.


-Ruta de Caesaragusta (que asi se llamaba Zaragoza en la epoca de los romanos, alla por los siglos I-V d.C.):  
Ya les he hablado otras veces de nuestra marcada orientacion hacia lo clasico y esto no se reduce solo a las lecturas. Nos encanta encontrar vestigios de otras epocas en nuestro camino. Nos paramos frente a ellos en silencio y dejamos que nuestros espiritus reciban lo que tienen para ofrecernos. Asi lo hemos hecho desde siempre, incluso desde antes de conocernos. Pues bien, una de las primeras noches en Zaragoza nuestros pasos nos llevaron por esta ruta romana:
Ruta de Caesaraugusta (imagen de Pelusa)

En ella encontramos (segun la numeracion del mapita): un gran trozo de la muralla que protegia la ciudad  (al extremo izquierdo de la plaza del Pilar)

Muralla romana de Zaragoza (credito de imagen)

y varios atisbos a traves de los cristales de los museos cerrados a esa hora de lo que fue en su dia un puerto fluvial a orillas del rio Ebro (2):


  (credito de imagen) Museo del puerto fluvial, Zaragoza.

  unas termas, o sea, un baño con sus piscinas, letrinas y restos de columnas (3): 

Termas publicas en Zaragoza (credito de imagen)

y hasta pudimos ver parte del Foro (1) que constituia el centro politico de la ciudad:

Foro de Caesaraugusta (credito de imagen)


Pero lo que mas nos impresiono sin duda fue encontrar, justo en el medio de la ciudad, alli donde se hallara el centro neuralgico de la cultura de Caesaraugusta, el enorme teatro (4) construido en el siglo I d.C. Acostumbrados a ver no mas que pequeñas ruinas aqui y alla, la vista de aquel coloso -del que solo queda en pie una pequeña parte- nos quito el aliento.

Nuestra mejor vista del teatro. (Imagen de Pelusa, regresamos de dia a tomar la foto)

Recreacion de lo que fuera el Teatro en todo su esplendor. (Credito de imagen)

- Ruta Hotel-Basilica del Pilar: No es una ruta establecida mas que por el mero gusto que encontramos en movernos por la ciudad entre sus gentes y disfrutar de su monumentalidad. Comenzaba en el Paseo de la Independencia, andando a todo lo largo y ancho del mismo, pasando por el lado de los buzones con formas de cabezas de leon del correo, y del vendedor de castañas asadas, y de la señora mayor tocando magistralmente el adagio de Albinoni en su violin y hasta del chico que, un poco mas adelante, nos regalaba los oidos con una melodia de Bach que interpretaba en su guitarra.

Credito de imagen
 Llegabamos hasta la Plaza de España, doblabamos a la izquierda por la calle Coso para no perdernos la fachada renacentista del Palacio de los condes de Sastago ni la pequeña pasteleria tradicional a su lado donde probamos el muy aragones "Pastel Ruso", una especie de hojaldre relleno con pasta de almendras.

Fachada del Palacio de los condes de Sastago. (imagen de Pelusa)

Y enseguida tumbabamos a la derecha, por la calle Alfonso I con sus farolas de tres luces y las pequeñas macetitas florecidas colgando de cada una, y el gusto a cada tramo mas antiguo, mas calido, mas pueblerino, para desembocar en la sorprendente plaza de la Basilica del Pilar. Sorprendente por su amplitud y belleza que hace pensar que asi es como se debe sentir uno al llegar al Vaticano...

Calle Alfonso I, con la Basilica del Pilar al fondo. (imagen de Pelusa)
 ¿La Basilica? Impresionante. Es la mayor iglesia en la que he estado en mi vida, y la mas rara por su distribucion interna con la capilla principal aislada en pleno centro del edificio, y la mas hermosa por sus cupulas de tonos azulosos.

Frente de la Basilica del Pilar (imagen de Pelusa)

Si afuera, en la plaza que la precede, puedes encontrar desde fuentes con angelitos hasta un monumento en recuerdo a Goya, pasando por otras dos grandes iglesias situadas a cada extremo...
Plaza del Pilar (credito de la imagen)

...adentro de la Basilica puedes hallar cosas tan extrañas, disimiles y milagrosas como un par de obuses colgando en una pared (dos de los tres que cayeron sobre la Basilica y no explotaron por milagro de la Virgen) rodeados de banderas de todos los paises que parecen custodiar a la virgen,

Credito de imagen

unas velas electricas que se encienden al insertar una moneda...
Las velas electricas se ven a la derecha, las otras las eliminaron en el 2008 (credito de imagen)

o la columna de jaspe (conocida como "el Pilar") que la Virgen entrego a Santiago, el discipulo de Jesus, cuando ella visito fisicamente Caesaraugusta poco antes de su asuncion, cuando aun estaba viva y no habia salido de Jerusalen.
Credito de imagen

Hubo otras rutas en nuestro camino, como esa que encontramos a medio insinuar en los mapas y que nos llevo por los lugares que recuerdan los asedios que a principios del siglo XIX sufrio la ciudad, conocidos como "Los Sitios de Zaragoza"; o como aquella otra que fue surgiendo espontanea mientras nos dejabamos llevar de un lado a otro de la calle tras el rastro de los edificios de marcado aire renacentista y un inconfundible toque mozarabe en sus fachadas. 
Y tambien, por supuesto, tuvimos la "ruta martiana" pero esa, como les dije ayer, queda para mas adelante.

_________________________________________________
Licencia de Creative Commons
Diario de la Pelusa es un blog escrito por Elena Brito (Pelusa) y esta bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.  
O sea: Pueden copiar de este blog uno o dos articulos (no mas) para usos no comerciales, sin cambiar nada en ellos y cuidando de poner siempre un enlace a este blog como referencia o fuente. Asi quedamos todos en paz. ¡Gracias!

Comentarios

  1. Válgame san Julio Verne. Eso de asomarse con itinerarios descubiertos como por casualidad a ciudades desconocidas suena muy interesante. Sobre todo, descubrir (¿desenterrar?) raíces insospechadas para el propio espíritu.

    Hacer viajes sin cámara también es manera de fraguar instantes irrepetibles; aunque puede parecer egoísta, en mi caso suele ser excusa para esconder mi profunda inexperiencia tras la lente. Bravo por las fotos. Beso.

    ResponderEliminar
  2. Hacer viajes sin camara, Ivanius querido, es la garantia para que las imagenes queden en nuestra memoria, que no en las de los equipos.
    Pienso que hay que atreverse a lidiar con lentes y todo tipo de artefactos, romper la barrera de la "ignorancia" y apretar el obturador. Lo demas es pura suerte -como lo es el quedarse sin bateria el primer dia de una viaje inolvidable, quizas gracias a este "percance".
    Un abrazo y gracias por la paciencia de compartir este viaje.

    ResponderEliminar
  3. Me encantan los viajes, las anécdotas, las experiencias... y los ojos que leen esas historias.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario