jueves, 9 de septiembre de 2010

¿Luz u oscuridad?

Una simple palabra pronunciada con un tono diferente y en un momento inapropiado puede arruinarnos todo el dia, o una parte de el. No se por que pero, cuando algo asi sucede, nos gusta regodearnos en esos sentimientos acuciandolos con pensamientos cada vez mas sombrios. En la mayoria de los casos, al cabo de un rato ya ni recordamos cual fue la palabra que desato el caos. Eso no importa. "¡Como si nos faltaran motivos para sentirnos vejados!" -dice nuestra vena de victimas y revolvemos con cierto deleite casi masoquista en el cajon donde guardamos los recuerdos de anteriores situaciones similares a esta. Gustazo irracional, pero gustazo al fin. Nos encanta ver moverse nuestras emociones, aunque sea de esta forma. Mejor aun si esto nos hace el centro de todas las atenciones.
Sin embargo, a veces basta con mirarnos al espejo en una habitacion lejos de la vista ajena para reconocer ante nosotros mismos que hemos levantado una tormenta en un vaso de agua. El rostro entonces se ilumina. Esa es la palabra exacta. Es como si hasta ese momento hubiera estado cubierto por una bruma oscura que se disipa al compas que nuestros sentimientos. En medio minuto, no suele tardar mas, todo en nuestro interior ha vuelto a la normalidad. Solo nos ha bastado comprender lo insustancial de nuestra situacion. A estas alturas el simple recuerdo del comienzo de todo nos hace hasta sonreir. "¡Que tonteria! -casi nos avergonzamos ahora- ¿Y por eso he perdido yo tantas horas de mi vida recomiendome el higado?"

Si, es cierto. Tenemos en nuestras manos la clave de la luz o la oscuridad.
Tambien es verdad que hay muchas cosas que estan fuera de nuestro alcance (los vecinos, la sociedad, la politica, la situacion mundial, el calentamiento global...), pero en nuestro circulo inmediato somos los dueños indiscutibles de la luz y la oscuridad. Solo nos queda elegir.
No estoy diciendo que sea facil. Como en toda decision, hay que atreverse a dar el paso.

6 comentarios:

  1. Así es , esta en nuestras manos el poner oscuridad o luz, solo es cosa de saber elegir..abrazo!!!

    ResponderEliminar
  2. Pus, yo digo que cada cosa a su time!

    luz cuando queramos iluminar y oscuridad para camuflaje :S

    Saludos.

    P.D. todo en balance (nada de extremos) :)

    ResponderEliminar
  3. Eso pienso yo, se trata muchas veces de elegir... o siempre, aunque no lo parezca. Hay que entrenarse! Cinta negra en observar la mente! jaja... vaya, la primera broma del dia, son las seis y ventidós de la mañana.
    Besitos, pelusita & visitadores!

    ResponderEliminar
  4. Antonio: Lo dificil es elegir. Mas que eso, incluso, creo que lo dificil es darse cuenta de que esta en nuestras manos.
    Te imaginas que me llevo a esta reflexion, no? ;)

    FrecuenciaX: Tienes razon, el mejor camino es el del medio. Abrazo!

    Silvita: Una cinta negra como esta debe ser bien dificil de conseguir! Es muy dificil no creerse el papel que representamos. Asi andan los higados del mundo!!
    Besos!

    ResponderEliminar
  5. y yo que me complico tant pelusita.

    ResponderEliminar
  6. Jo, sera porque eres mujer, como yo?
    ;)

    Besos!

    ResponderEliminar

Dime lo que piensas y te diré quién eres.

Epílogo

“No es bueno de este modo te apoltrones”
dijo el maestro, “que entre seda y pluma
no se va de la fama a las regiones.

Quien entre el ocio su existir consuma,
No dejará mas rastros en la tierra
Que humo en el aire y en el agua espuma.

¡Arriba, sin cansancio, como en guerra
triunfa el alma luchando por la vida,
si vence el flaco cuerpo que la encierra!”

(Infierno, Dante)