lunes, 30 de agosto de 2010

Sorpresa para alegrar un lunes.

Este ha sido un fin de semana dedicado a la lectura, es decir, de los mejores. Hoy, pues, les tenia preparada una de mis reseñas literarias pero algo ha sucedido que me ha hecho cambiar de opinion. 
Hace unas horas, de regreso de un paseo, decidimos tomar por uno de aquellos senderos que hay cerca de casa, por los que no caminamos hace ya meses. Los verdes prados que tanto me fascinaron cuando descubrimos estos senderos, ahora estan cubiertos en su totalidad por un sembrado de una especie de graminea tan alta como nosotros que no supimos identificar. El camino en si mismo ha casi desaparecido, y no puedo negar que termine decepcionandome no poco con estos cambios que apenas me dejaban ver a mi alrededor.
Sin embargo, mama naturaleza siempre nos tiene preparada una sorpresa. A un lado del sendero, despues del sembrado, estaban esperandonos dos enormes higueras cargaditas de frutos. ¿Como rechazar tan generoso ofrecimiento? He aqui nuestra colecta: 


Habia probado higos en Mexico, en casa de un amigo, pero su higuera era joven y quizas por eso sus frutos no eran tan grandes como algunos de los que recogimos aqui. Llegamos incluso a comentar, entre bocados, el asombro de esos frutos, autenticos recipientes llenos de la mas dulce mermelada que hayamos probado en nuestras vidas. 


Con algo como esto para alegrar un lunes, cualquier reseña puede esperar hasta mañana... ¿no creen?

¡Feliz semana!

12 comentarios:

  1. Pelusa...

    Estoy babeando todavía solo de pensar en morder uno de esos higos!

    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Le cid: Ojala pudiera hacerte llegar algunos! Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Hola:

    En casa tenemos una higuera, pero, pero, pero, tod@s comen esos higos, a mi no me gustan, no se porque...

    Besos.

    Mariposa Errante.

    ResponderEliminar
  4. Hola, esta es la primera vez que visito tu espacio y me topo con tan deliciosa entrada! En casa de mis abuelos habían higos, son parte de mis recuerdos de niñez y de mis alegrías infantiales, quizá sea eso lo que me gusté más de ellos que su sabor en sí.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  5. uyyyy que rico!!!!!!!!!!!, que agradable sorpresa el encontrar esos frutos por el camino y después saborearlos, que los disfrutes, saludos.

    ResponderEliminar
  6. Qué hermosura. Nunda he comido higos frescos :(

    ResponderEliminar
  7. Mariposita, en mi pais te dirian que "dios le da barba al que no tiene quijada!" A mi me encantan!

    Cuetzpallin: Bienvenida!
    Mis recuerdos infantiles estan cargados de mangos, guayabas, mameyes... pero no de higos. Estos frutos son un lujo en mi isla. Saludos!

    Margarita: Sorpresa de las mejores! Los disfrute mucho, creo que hoy regreso a por mas!

    Malque: Ojala pudiera enviartelos!

    Silvita: Como mi primera vez con los higos no fue nada memorable, he decidido que esta sera mi primera vez. Son deliciosos! Y estos, como dije en el post, eran pura mermelada por dentro!!! De mas esta decirte que por cada dos que colectabamos para traer a casa, nos comiamos uno al pie del arbol. Esa es una experiencia inolvidable! La naturaleza del mediterraneo, que no tiene igual!
    Besos!!

    ResponderEliminar
  8. Recuerdo que mi abuela tenia un arbol de Higos y cada anio nad mas diera la tempordad me gustaba arrancralos y empachar mi estomaguito =)

    Es una Delicia de fruta la verdad

    ResponderEliminar
  9. Acido: Es una delicia, sin dudas. Ya me hubiera gustado a mi tener una higuera en mi casa de niña!

    ResponderEliminar

Dime lo que piensas y te diré quién eres.

Epílogo

“No es bueno de este modo te apoltrones”
dijo el maestro, “que entre seda y pluma
no se va de la fama a las regiones.

Quien entre el ocio su existir consuma,
No dejará mas rastros en la tierra
Que humo en el aire y en el agua espuma.

¡Arriba, sin cansancio, como en guerra
triunfa el alma luchando por la vida,
si vence el flaco cuerpo que la encierra!”

(Infierno, Dante)