¡Madre mia, que calor!

Sali a la calle hace unos minutos con el pretexto de botar la basura pero con la mas sana intencion de ejercitar un poco mis piernas y casi no llego a los depositos de la esquina. ¡Se me estaba derritiendo el cerebro! O por lo menos esa era la sensacion clarisima que sentia. Esta vez no voy a ponerme a elucubrar sobre el cambio climatico, el sobre-calentamiento global o el derretimiento de los polos. Hay tantas opiniones a favor y en contra de estas teorias que a la larga uno no puede asegurar que sean ciertas y que no sean simples manipulaciones catastrofistas con algun trasfondo economico.

Como ven, me estoy volviendo mas moderada con mis opiniones...

¿O sera que el calor no me deja pensar?

Comentarios

  1. la luz del sol hace parecer que hasta cuando me piden que sonría en una fotografia salga con cara de fuchi

    si el clima causa obtrucciones queno previa :P

    :P jaja

    ResponderEliminar

Publicar un comentario