sábado, 17 de julio de 2010

Divagaciones de fin de semana.

Es sabado y son casi las diez de la noche. Los sabados no hay mucho movimiento por estos lares, y menos a esta hora. Puedo darme entonces permiso para divagar. 
Es sabado ya, es cierto. ¿Como se ha ido tan rapido esta semana? He publicado un texto diario y no he podido escribir ni la mitad de lo que pensaba. Se me ha quedado pendiente hablar, como le prometi a Silvita a principios de semana (¿o fue la semana pasada?) de los placeres sublimes de un baño salado, o dulce, segun se quiera. Tampoco he podido contar cuanto disfruto engañando al gran Casanova japones (Genji) con mi ultimo descubrimiento, nada menos que una mujer. No me ha dado tiempo mas que para poner una de las tantas listas de Sei Shonagon que me tienen fascinada, y me pregunto si acaso tendre tiempo de poner al menos las que mas me gustan antes de que llegue la fecha limite del concurso. ¿Sera necesario acaso mas de un post diario? No. Un post diario es mas que suficiente. Como decia una señora muy certera en  estos asuntos, 'a los amigos tambien hay que dejarles descansar', aunque sea medio dia (agrego).
Sin embargo, he sacado tiempo para responder ciertos correos que nunca debi demorar; para alegrar el corazon de una amiga en la distancia; para leer algunos posts memorables del blogbarrio; para alargar el doble un paseo por el simple placer de escuchar a las cigarras y dejarme arrastrar en ensoñaciones y nostalgias por su canto. He encontrado momentos para cuidar de mi mascota virtual, y ganarme de paso la confianza de un club -tambien virtual- en el que tuve a bien inscribirla hace un par de meses. Les he robado minutos de vez en cuando a otros quehaceres, quizas mas importantes, para intentar resumir en apenas 140 caracteres todo un pensamiento, y hasta una sonrisa.  He buscado el huequito necesario para localizar la letra de una cancion que me hace pensar en un amigo cuando la escucho, y enviarsela. 
No he leido, pues, todo lo que tenia en mente; ni me he ejercitado con la frecuencia que hubiera deseado; ni siquiera he tenido tiempo de ver la peli que anunciaban. Se quedaron algunos correos aun sin responder, y es lamentable: el bebe de mi amiga debe estar ya a punto de nacer y no tengo noticias de el desde que estaba recien concebido; mi ex-profe fue y regreso de viaje y aun no me dio tiempo a enviarle mis buenos deseos.
Las semanas cada vez se me hacen mas cortas y el tiempo mas escurridizo. No son estos aquellos tiempos de los que nos hablaba la dulce voz de Manzanero cuando afirmaba que 'la semana tiene mas de siete dias'. Esos ya pasaron. ¿O es que no he dado aun con la forma de encontrar el extra prometido?

4 comentarios:

  1. Pelusita, el mail era para avisarte que había escrito el post para el concurso, no te preocupes.

    Ya arreglé lo del link.



    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Besos a ti, Malque, y de nuevo mil gracias!!!

    ResponderEliminar
  3. no pelusa, por eso no te preocupes, no podemos sacarle mas tiempo al tiempo este vuela, quizas mas partido podriamos pero a veces es imposible y el dia solo tiene 24 horas, es una pena porque no alcanza para nada, cuando te quieres dar cuenta, ya pasó, saludos.

    ResponderEliminar
  4. Asi mismo es, Margarita. Lo mejor es reconciliarse con la idea de que se hace lo que se puede. Aunque a veces cuesta esa reconciliacion... no crees?
    Besos!

    ResponderEliminar

Dime lo que piensas y te diré quién eres.

Epílogo

“No es bueno de este modo te apoltrones”
dijo el maestro, “que entre seda y pluma
no se va de la fama a las regiones.

Quien entre el ocio su existir consuma,
No dejará mas rastros en la tierra
Que humo en el aire y en el agua espuma.

¡Arriba, sin cansancio, como en guerra
triunfa el alma luchando por la vida,
si vence el flaco cuerpo que la encierra!”

(Infierno, Dante)