De como se llega a odiar a un traductor.

Hubo un largo silencio, durante el cual Genji se estuvo mirando intensamente en el espejo, como si buscara marcas de vejez en su rostro. Al no encontrarlas, respiro aliviado. Estaba un poco nervioso. 

El resplandeciente Genji acaba de cumplir 36 años en este momento de la historia. Su camino ha sido largo y con muchas desviaciones, pero finalmente ha logrado situarse en uno de los lugares mas respetados en politica, asegurando asi su situacion economica. Ha aprovechado entonces para darle cobijo a muchas (seis hasta ahora) de las mujeres que han pasado por su vida, manteniendolas a ellas y a sus sirvientes. Se ha cerciorado de que tengan, de acuerdo a su nivel en la escala social, todas las comodidades y lujos propios de su estirpe. Ha construido un pabellon para cada una, de modo que puedan vivir a su antojo, comunicandose o no entre ellas, de acuerdo a sus preferencias. Ha cuidado personalmente cada detalle en su construccion. Incluso ha tenido en cuenta los gustos de cada dama en cuanto a las estaciones del año a la hora de seleccionar las plantas para sus jardines.
Genji en general, luego de haber madurado -aunque le costo bastante-, ha mantenido una conducta irreprochable con sus mujeres, incluso con aquellas mas feas que constituyeron solo un capricho pasajero en su momento. Ha aprendido a refrenar sus impulsos (ayudado sin dudas por algun que otro rechazo sentimental), no sin problemas pero con firmeza. Se ha convertido, en fin, en un esposo responsable y en un padre sin igual. 
Pues, justo en este momento de la historia, cuando el reformado Genji se preocupa por vez primera de los sintomas de vejez, aparece a pie de pagina la siguiente nota del traductor:

Notese la trayectoria ascendente y descendente de  la "carrera sentimental" de Genji: seductor exitoso en su juventud y primera madurez, fracasa luego en sus 'avances' ante las inexpugnables Asagao, Akikonomu y Tamazakura, para acabar tocandole el triste papel de cornudo en su ultimo matrimonio.

¡¿No es para odiarlo?! (Al traductor, esta claro). Con esas pocas lineas, que pudo haberse ahorrado porque no aportan nada en la lectura, no solo esta arremetiendo contra la imagen de Genji que tantas paginas le ha costado a la autora edificar sino que, ademas, me esta adelantando el final de la historia.

Lo odio.

______________________________________
Nota muy al margen: Tenemos un nuevo participante en el Primer Concurso del Diario de la Pelusa. Patricio, de 302bis,  ha llegado para demostrarnos que incluso un curriculum vitae, si ha sido escrito con buen arte y rellenado con recuerdos, puede constituir un excelente listado que regale nuestros sentidos y nos invite a pensar. ¡No dejen de leerlo! Recuerden que seran ustedes quienes decidiran el ganador de este concurso. Pueden encontrar el link a su listado y a los de los otros concursantes en la columna izquierda de este diario.
  
Aclaracion para mis nuevos lectores: Soy cubana, no española ni mexicana. Vivi un tiempo en Mexico y ahora radico en España, pero naci  y vivi casi 30 años de mi vida alla, en esa islita inolvidable del Caribe. 

Comentarios

  1. Yo lo mato, Pelusilla, al traductor, claro. ¡Qué tipo! Es como bajar del cielo a tamborazos... jaja... estupendo, como siempre. Me sabe mal no entrar al concurso, pero la vida anda corrida, así que deseo mucho éxito en eso y en todo. Besos grandes.

    ResponderEliminar
  2. Pelusita

    Si yo te contara... cuando leía Tokyo Blues, de Murakami, mentaba madres cada dos páginas. Pero ni modo, dada mi ignorancia del japonés no tenía más que soplarme esa traducción llena de gilipolleces. Pocos, poquísimos, como el gran Julio Cortázar en el arte de la traducción.

    Un beso

    ResponderEliminar
  3. El traductor me complica mucho la lectura o la comprensión y debo leer varias veces para entender, ni modo.



    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Totalmente de acuerdo con vos, el traductor merece la muerte. Te contó el final!!!!

    BESOTES PELUSA!

    ResponderEliminar
  5. Palomita, no te preocupes. Espero que este concurso no quede como experiencia unica. Besos!

    Marichuy, tienes toda la razon. Del japones, lamentablemente, es mejor buscar las traducciones al ingles que al español. Pero, incluso de esas, pocas cuentan con suficiente calidad. Por suerte y por desgracia, Cortazar hay solo uno. Un beso!

    Malque, asi es. Pero no siempre podemos tener la suerte de leer los originales. Hay que conformarse! Besos!

    Stanley, es como el del asiento vecino en el cine que le va contando la peli a la novia mientras la ven... y uno teniendo que oirlo!!! Besotes!!!

    ResponderEliminar
  6. ENVIDIA!!! Ese traductor le tiene tremenda envidia al resplandeciente príncipe Genji.
    No le hagas caso, Pelu, y sigue disfrutando.

    Yo me estoy leyendo un librito chino... moderno. Ya te contaré.

    ResponderEliminar
  7. Tendfre que leerme ea historia de genji, solo me he leido cosas de L5R, que tambien son muy buenas, saludos!!!

    ResponderEliminar
  8. Ja ja. Cierto, un asco de traductor, pero lo peor es el adelanto del final.

    "comodidades y lujos propios de su estirpe."
    Ah, es tan reconfortante el puro hecho de saber que estoy combatiendo contra esos privilegios que son solo para unos cuantos...

    ResponderEliminar
  9. Acido, no se quien o que es L5R pero Genji es una tarea dura... son dos tomos de casi mil paginas cada uno!!! Hay una version en anime muy bonita. La puedes encontrar en youtube, pero solo la he visto en japones sin subtitulos. No obstante, si te animas con el libro, es inmejorable! Ahi me cuentas!

    Malafacha, yo lucho contra traductores asi. Lo de la diferencia de clases: acuerdate que este es un libro del siglo X en Japon. En aquella epoca era algo normal que hubiera clases y se tratara de forma distinta a gentes de clases diferentes. De hecho, por lo que he podido ver en Genji, si a alguien de clase inferior lo trataban con mas deferencias de las que 'merecia', se podia sentir hasta insultado.
    Abrazo!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario