Mi nueva amiga.

Ya saben que amo los animales, a veces en demasia. De hecho, he sido acusada en alguna ocasion de preocuparme mas por ellos que por los seres humanos... pero aun asi no creo que pueda actuar de otra forma! Amo a casi todos los animales, incluso a aquellos que no me gustan del todo (algunos insectos como las cucarachas o los mosquitos entran en esta categoria. Ah! y las ranas tambien!) Pero ni siquiera a estos soy capaz de hacerles daño. Si me encuentro con alguno lo evito como pueda, y si llega a colarse en mi territorio (mi hogar), busco la manera de sacarlos de alli sin dañarles.
Siendo asi, se imaginaran que he tenido mi propia historia en defensa de sus derechos, peleandome cuando me encuentro a algun maltratador en plena faena, recogiendo animalitos de la calle para darles de comer, deteniendome a acariciar a cuanto ejemplar pase cerca de mi... Lo simpatico es que no solo los animalitos 'reales' me provocan tales impulsos. Juro que nunca deje morir a mi tamagotchi, y que se mantivo vivito y feliz mientras duro la bateria del equipo (y no le puse una nueva porque en Cuba no habia en aquel entonces donde conseguir una!).
Pues bien, todo esto viene porque acabo de descubrir una version virtual de los tamagotchis, con mucha mejor animacion y mucha mas interactividad. Fue culpa de La Malquerida, pase por su blog, vi el banner "Adopta una mascota" y no pude resistirme a entrar en el sitio para averiguar de que iba aquello. Pero para entrar al sitio el primer requerimiento es adoptar una mascota virtual y yo, por tal de asomarme a ese nuevo mundo, adopte una perrita preciosa a la que puse por nombre Pelusita. La alimente, la bañe, la lleve a jugar con otros animalitos, decore su habitat... y hasta le hice una foto para conservarla de recuerdo.


Asi que me di una vuelta por el sitio y sali de ahi convencida de que no perderia mi tiempo con una perrita virtual. Un par de horas mas tarde, regrese a ver que tal estaba Pelusita, si acaso tendria hambre... Y antes de cerrar la compu volvi para darle una caricia de buenas noches. "Total, un dia es un dia!"-me dije, pero al dia siguiente me desperte con un cargo de conciencia horrible. Yo no podria abandonar a esta perrita...
Han pasado unos dias y la he llevado de compras:


de viaje a conocer otros paises:


de paseo por el campo:


...y de tanto cuidarla y quererla, Pelusita ha crecido. Ya tiene nuevos amigos que la visitan cuando yo no estoy y la alimentan o juegan con ella....

Aqui la tienen, en su nueva y recien decorada habitacion... ¿No es un amor?


Prometo regresar pronto con un post mas serio!

Comentarios

  1. Estas mascotas virtuales son de todo tipo.... y pueden llegar a ser, más que un vicio, un manifiesto personal. Pero ya hablaremos de eso. Tal vez. ;)

    Beso.

    ResponderEliminar
  2. ¿Mi culpa?, chale.

    Yo tengo una mascota virtual en Facebook se llama Simonetta pero está olvidada, es que me da flojera el facebook y entro sólo cuando me remuerde la conciencia que no es muy seguido.

    Al llegar veo que Simonetta tiene casi siempre moscas a su alrededor, debo bañarla hasta que desaparezcan y me desespero, luego debo jugar con ella para quitarle ese dejo de tristeza en su cara pero no lo logro. Le doy de comer, le compro cosas y me voy porque hasta aí llegué, ya regresaré otro día cuando el cargo de conciencia vuelva a tomarme entre sus garras, aggg! que infeliz soy por no saber cuidar a Simonetta, buaaa!!!

    Parece que no tengo suficiente con cuidar a los chihuahuas a Jason Enrique, a mis hijos a Barry y a mi misma, snif!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario