lunes, 7 de septiembre de 2009

Lunes de adivinanzas e invitaciones.

Proyecto 365, día 208

Se deslizaron, y habrían seguido avanzando con gran silencio si Winkle, al ejecutar unas complicadísimas evoluciones con su escopeta, no hubiera disparado accidentalmente, en el momento mas crítico, por encima de la cabeza del muchacho…
-¡Eh! ¿Por qué ha hecho eso? –dijo el viejo Wardle, mientras los pájaros escapaban volando, sanos y salvos.
-En mi vida he visto semejante escopeta- respondió el pobre Winkle, mirando el gatillo, como si eso sirviera para algo-: Se dispara sola.
-¡Se dispara sola! –repitió Wardle, con acento un tanto irritado-. Me gustaría que matara algo sola.
-Ya lo hará antes que pase mucho tiempo –observó el hombre alto, con voz grave y profética.
(…)
Conforme a la autoridad del señor Pickwick, estamos obligados a afirmar que el modo de proceder de Tupman evidenció mas prudencia y deliberación que el seguido por Winkle. Sin embargo, esto de ningún modo va en menoscabo de la gran autoridad de este último caballero en todos los asuntos relacionados con la caza (…)
El sistema de Tupman, como muchos de nuestros descubrimientos mas sublimes, era extremadamente sencillo. Con la rapidez y penetración de un hombre de genio, había observado enseguida que los dos puntos básicos a lograr eran: primero, descargar el arma sin daño alguno para si mismo; y segundo, hacerlo así sin peligro para los circunstantes: evidentemente lo mejor que se podía hacer, tras de superar la dificultad de disparar de un modo u otro, era cerrar firmemente los ojos y disparar al aire.
En una ocasión, tras de ejecutar esta hazaña, Tupman, al abrir los ojos, observó que una gorda perdiz caía herida al suelo…
¿Ya adivinaron qué estoy leyendo ahora? ¿En qué paso mis tardes mientras tomo tecito caliente y miro agradecida la avanzada del otoño en mi ventana?

Pero baste ya de divagaciones: hoy es lunes, y como lunes, martiano es por estos lares. Hoy les convido a acompañar la sensible pluma de Fina García Marruz en su ensayo “José Martí”, en el que estudia detenidamente su figura y su obra…


¡Feliz semana!

8 comentarios:

  1. Ouch creo que no se =S pero bueno dejo saludos para un lindo inicio de semana

    =)

    ResponderEliminar
  2. Pelusita

    No me hagas eso de ponerme a adivinar... en lunes yo apenas medio carburo, jeje

    En la noche en casa (estoy en un cibercafe), leeré a Marti

    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Clásico de Dickens... me quito el sombrero, qué buenas tardes te pasas, jeje. Dejo besitos de tarde soleada, todavía.

    ResponderEliminar
  4. Lamentablemente no he hojeado (ni ojeado) esa novela, pero ya tengo ganas de leerla.

    ResponderEliminar
  5. Creo que palomita acertó, pero no me atrevo a secundarla... ¿me perdonarías, Pelusita, que esperes a que nos cuentes? Je, no e svagancia... ojalá pudiera ejercer la vagancia de cuando en cuando.
    Un besito.

    ResponderEliminar
  6. Asi es Marita el escritor es Dickens y el libro Los Papeles del Señor Pickwick, su primera entrega...

    Quien mas tendria personajes tan rombombantes como oliver Twist?

    ResponderEliminar
  7. En el proximo post la respuesta a la "adivinanza", que mas que eso, era un pretexto para hacerles disfrutar de este pasaje...
    Saludos y abrazos a todos!

    ResponderEliminar
  8. Ñam, ñam, Dickens... no recordaba a Pickwick, pero es un buen pretexto. Creo que hay algo más para la lista de relecturas. Yo prefiero, sin embargo, a Scrooge. Acabo de encontrar la que me parece la mejor versión en cine de esa historia, protagonizada por George C. Scott. Veremos.

    ResponderEliminar

Epílogo

“No es bueno de este modo te apoltrones”
dijo el maestro, “que entre seda y pluma
no se va de la fama a las regiones.

Quien entre el ocio su existir consuma,
No dejará mas rastros en la tierra
Que humo en el aire y en el agua espuma.

¡Arriba, sin cansancio, como en guerra
triunfa el alma luchando por la vida,
si vence el flaco cuerpo que la encierra!”

(Infierno, Dante)